martes 4/8/20
CORONAVIRUS

Revilla también se plantea hacer obligatorio el uso de la mascarilla en Cantabria

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, con mascarilla
El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, con mascarilla

El brote de Santander, que cuenta con 16 contagios -14 activos y dos curados- y que ha tenido confinados diez días a los vecinos de un edificio de la calle Nicolás Salmerón de Santander, ya ha terminado el aislamiento. Durante estos días con el primer rebrote en Cantabria en activo, se ha actuado de forma “impecable” para controlarlo, señala Miguel Ángel Revilla a preguntas de la prensa en un acto al que ha asistido esta mañana en Suances. Sin embargo, la respuesta de la población es lo que más preocupa al presidente, que aún ve a "mucha gente, sobre todo jóvenes", que no llevan mascarilla y no descarta hacerla obligatoria vista la situación. “Me temo que habrá que obligarla porque veo que hay gente que no lo respeta", sentenciaba Revilla, que una vez más califica esta "barrera" contra el contagio del COVID como "imprescindible": “Está demostrado que es lo más eficaz para evitar contagios".

“Está demostrado que es lo más eficaz para evitar contagios"

De esta manera, si finalmente se llega a hacer efectivo este planteamiento, Cantabria se sumaría a Cataluña, donde será obligatorio el uso de la mascarilla a partir de este jueves. En este sentido, y con vistas a seguir concienciando a la población del uso de la misma, se ha referido al contagio del presidente brasileño, que ha sido uno de los escépticos en torno a la gravedad del virus y que anunció ayer que había dado positivo en Covid-19, como un “buen ejemplo de insensatez".

 

En cuanto a la posibilidad de volver a confinar a Cantabria ante más rebrotes, ha dicho que "no ve por ningún sitio" la opción de volver a confinar algún territorio "pase lo que pase", y en su lugar ha apostado por actuar "puntualmente para aislar focos que puedan aparecer en un municipio o en una calle", como en este caso ha ocurrido en Nicolás Salmerón.

Comentarios