viernes 06.12.2019
NATURALEZA

“El riesgo de contraer rabia por contagio desde murciélagos es muy bajo y muy fácil de eliminar”

La SECEMU tranquiliza a la sociedad después de que diversos medios hayan “comentado de forma alarmista que dos personas han sido mordidas por murciélagos en Valladolid y Huelva este verano”.

Una especialista manipula un murciélago
Una especialista manipula un murciélago

La SECEMU (Asociación Española para la Conservación y el Estudio de los Murciélagos) ha emitido un comunicado después de que en los últimos días diversos medios de comunicación hayan “comentado de forma alarmista que dos personas han sido mordidas por murciélagos en Valladolid y Huelva este verano, con el consiguiente riesgo de contraer la rabia”, un hecho que según la asociación “no es en absoluto excepcional o alarmante, pues casi todos los años se produce algún episodio similar, por lo que están previstos y habilitados los procedimientos de actuación adecuados”. Por ello, la SECEMU ha querido explicar, “de forma breve pero rigurosa, la relación de los murciélagos con este asunto y la forma de evitar problemas de contagio de rabia por parte de animales”.

“Sólo los especialistas pueden manipular murciélagos, y siempre con guantes”

La asociación ha destacado que “sólo los especialistas pueden manipular murciélagos, y siempre con guantes”, ha recordado que “para evitar el contagio de la rabia es conveniente no coger animales silvestres o desconocidos, incluidos perros o murciélagos, lo que evita el riesgo de mordeduras” y ha advertido de que “en caso de mordedura, hay que acudir siempre al médico por razones de seguridad, para que haga una evaluación del riesgo y, si estuviese indicado, nos prescriba el tratamiento preventivo”. “En definitiva, el riesgo de contraer rabia por contagio desde murciélagos es muy bajo y muy fácil de eliminar: basta con evitar cogerlos con la mano”, ha insistido. Además, ha recordado que “los murciélagos conviven con nosotros, como siempre lo han hecho, con efectos muy beneficiosos (nos libran de muchos insectos dañinos), y algunas de sus poblaciones se encuentran amenazadas (incluso a punto de extinguirse), por lo que la SECEMU vela por su conservación”, y ha rogado a cualquier persona que tenga dudas o algún tipo de conflicto con murciélagos que “se ponga en contacto” con la asociación o con la Consejería de Medio Ambiente de su comunidad autónoma.

La SECEMU ha asegurado asimismo que “los murciélagos no atacan a los humanos ni a otros vertebrados, en ninguna parte de Europa” y que “únicamente pueden intentar morder a personas si ésas los cogen, y su intención es liberarse, no atacar maliciosamente” y que “los murciélagos europeos son animales pequeños (entre 5 y 60 gramos, menos de una milésima de lo que pesa una persona adulta) que se alimentan fundamentalmente de insectos, por lo que son muy beneficiosos, al controlar de forma natural las poblaciones de estos invertebrados, algunos de ellos plagas y otros transmisores de enfermedades a humanos o molestos como los mosquitos”. “Algunas especies presentes en España han visto reducidas sus poblaciones en las últimas décadas debido a la acción humana”, por lo que “actualmente todos los murciélagos se encuentran protegidos por la ley”, ha añadido.

“La rabia que estos murciélagos pueden potencialmente transmitir no tiene nada que ver con la conocida rabia terrestre”

La asociación ha explicado que “la rabia (enfermedad producida por dieciséis virus diferentes del grupo de los lisavirus) puede estar presente y transmitirse en todos los mamíferos, también en murciélagos”, que “tienen sus propios lisavirus, presentes solo en algunas especies, siendo infrecuente encontrar individuos infectados: mucho menos del 1% de los murciélagos sanos son portadores de virus, pero esta frecuencia puede ser mayor en ejemplares que presentan alteraciones del comportamiento que los hacen más accesibles al público”. Además, “la rabia que estos murciélagos pueden potencialmente transmitir no tiene nada que ver con la conocida rabia terrestre (perros, zorros, etc.), ya que esta última está producida por el virus de la rabia, que no infecta a los murciélagos europeos”.

Finalmente, la SECEMU ha asegurado que “en los últimos 30 años, sólo una persona ha muerto por rabia transmitida por murciélagos en toda Europa” y que “no ha habido ninguna víctima en España”, y ha destacado que “en caso de mordedura por cualquier animal con rabia, existe un tratamiento para evitar el desarrollo de la enfermedad y es totalmente eficaz y seguro” y que “cuando se ha dado el caso, se ha aplicado el tratamiento y nunca se ha contraído la rabia”. “En el caso humano al que hacíamos referencia no se siguieron dichos procedimientos preventivos”, ha finalizado.

Comentarios