domingo 25/10/20
POLÍTICA

Sánchez cambia los criterios de reparto del fondo de 16.000 millones de euros, que favorecerán el peso poblacional e irán en detrimento de Cantabria

Conferencia presidentes
Conferencia presidentes

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha transmitido hoy a los presidentes de las CCAA los cambios en los criterios para el reparto del fondo de 16.000 millones no reembolsables que se aprobarán para las autonomías, incluyendo un fondo para Educación y otro para movilidad. De esta manera, el Gobierno de España favorecerá el peso poblacional en el reparto del fondo de 16.000 millones, en contra del criterio que defendían algunas comunidades, como Cantabria, que reclamaban que primara el coste efectivo de los servicios. Esto favorecería a las autonomías que tienen más población, según fuentes autonómicas. Con ello el Ejecutivo pretende compensar a las CCAA parte de los gastos que ha generado la crisis del coronavirus durante estos meses.

Esto favorecería a las autonomías que tienen más población

El aumento del peso poblacional era una reivindicación de algunas regiones ya que inicialmente se había previsto que uno de los criterios de más peso en el reparto de ese dinero fueran los gastos en los que se había incurrido para atender las necesidades sanitarias de la pandemia. Así y según fuentes autonómicas, el presidente les ha comunicado que 9.000 millones se destinarían a gastos sanitarios; 2.000 millones para un fondo de Educación y otros 5.000 millones serían para compensar la caída de ingresos derivada del parón económico. Pero de estos últimos, 800 millones irían a compensar la disminución de la facturación de los servicios de transporte, como metro, cercanías o autobuses interurbanos. En cuanto al fondo para Sanidad, habría un primer tramo de 6.000 millones de tal forma que la población protegida equivalente pasa de pesar un 20% a un 35%, y en el segundo de 3.000 millones, el peso poblacional pasaría del 40% al 45%. En cuanto a los 2.000 millones para Educación se distribuirían así: el 80% según la población de 0-16 años y el 20%, de 16 a 24 años.

Con esta nueva propuesta, el reparto quedaría de la siguiente forma: los 9.000 millones para Sanidad se pagarían en dos tramos, uno de 6.000 millones a repartir en julio y los 3.000 millones restantes, se repartirían en noviembre; los 2.000 millones para Educación se transferirían en septiembre y los 5.000 millones para compensar la caída de ingresos, a partir de diciembre.

El planteamiento de reparto original que realizó el Gobierno para este fondo era distinto y contemplaba 10.000 millones para Sanidad en dos tramos, uno de 6.000 millones y otro de 4.000; 1.000 millones para un fondo social y otros 5.000 millones para la caída de ingresos por la menor actividad económica. Y para esos 6.000 millones iniciales planteaba que los ingresos en UCI que había registrado cada autonomía pesarían el 35% y los hospitalizados, otro 25%. Es decir, el 60% en total, mientras que los casos de Covid-19 confirmados por PCR significarían un 20% y el otro 20% restante, el dato de población. Hacienda aceptó que los PCR realizados que iban a contar no fueran solamente los que hubieran dado positivo, sino los que se hubieran realizado. En cuanto al segundo tramo sanitario que se preveía de 4.000 millones, Hacienda propuso que la población sería el criterio que tuviera más relevancia y pesara el 40 por ciento; los ingresos en UCI, un 30%; las hospitalizaciones supondrían un 20% y los positivos confirmados por PCR, el 10% restante. Sin embargo, fuentes autonómicas consultadas por Europa Press aseguran que los nuevos criterios de reparto favorecerán que tenga más peso el criterio poblacional.

 

Comentarios