martes 17.09.2019
EMERGENCIAS

Sindicatos del 112 Cantabria denuncian que la reducción de personal pone “en peligro” las operaciones

El servicio de Emergencias niega reducciones de personal y atribuye las críticas a demandas salariales "injustificadas".

Detalle de un uniforme de los bomberos del 112 Cantabria
Detalle de un uniforme de los bomberos del 112 Cantabria

Los sindicatos CCOO y UGT, mayoría en el comité de empresa del 112 Cantabria, han denunciado que las "medidas de represalia" tomadas por la Gerencia del servicio han puesto "en peligro" este lunes sendos operativos del parque de Los Corrales de Buelna, por la mañana en el incendio de una vivienda de Corrales y por la tarde en el incendio en la chimenea de una casa rural en Vargas. Los sindicatos denuncian que en ambos casos los tres bomberos de guardia no han podido utilizar el camión para rescate en altura, ya que la dotación mínima para poder operar ese vehículo en una operación de extinción de incendio es de cuatro bomberos en total. Según han señalado en un comunicado de prensa, el camión escala de Corrales se ha quedado aparcado frente al lugar del suceso y, ante la imposibilidad de utilizar esta infraestructura básica, el propio 112 ha desplazado la escala (el camión de rescate en altura) de Torrelavega. Los representantes de los trabajadores han asegurado que este lunes también se ha sufrido una falta de personal en Reinosa, donde sólo había dos bomberos de guardia, y para reforzar el parque el 112 ha desplazado un bombero desde Laredo dejando este puesto con el camión escala también sin operación.

Los sindicatos ya denunciaron este fin de semana que la Gerencia del 112 ha reducido el número de bomberos de guardia "a la mitad" en represalia por las críticas de los bomberos a los nuevos procedimientos operativos del servicio. "Lo ocurrido hoy, además, contradice las afirmaciones del gerente del 112, Fidel Cueto, que en respuesta a los bomberos, aseguraba que no se habían producido recortes de personal ni reducción de efectivos", ha señalado CCOO y UGT.

Según han relatado, la situación vivida este lunes en Corrales se produce porque la dotación mínima de personal para utilizar el camión para rescates en altura –que supuso una inversión de cerca de 700.000 euros– es de cuatro bomberos y esta mañana sólo había tres. "El procedimiento indica que dos bomberos realizan la extinción desde el interior, otro coordina la operación desde fuera y debería haber un cuarto bombero responsable de la escala", han explicado los sindicatos, que han añadido que esta mañana los tres bomberos fueron obligados a sacar los dos camiones –el de la autobomba y el de la escala–, pero el de rescate en altura ha quedado "aparcado" porque era "imposible" utilizarlo con el equipo humano disponible. "Hasta hace un mes siempre había cuatro bomberos de guardia en Corrales, ahora, como consecuencia de las represalias, es una lotería", han insistido. Los sindicatos han advertido de que la situación que se ha producido en Los Corrales de Buelna puede repetirse en Laredo, donde también se ha reducido el equipo disponible por debajo de cuatro personas. "Esta situación es variable porque no todos los días están dotados los municipios de los mismos equipos humanos", han concluido.

El 112 niega reducciones de personal

Por su parte, el gerente del Servicio de Emergencias 112, Fidel Cueto, ha señalado este lunes que la seguridad en la actuación de los bomberos autonómicos está garantizada y ha negado de nuevo problemas operativos en las intervenciones o cualquier tipo de reducción de personal en la plantilla, tal y como han afirmado los sindicatos UGT y CC.OO. Según Cueto, esas declaraciones se deben "exclusivamente a desacuerdos en materia retributiva" con la Gerencia, demandas que son "injustificadas" por la limitación de la normativa vigente, y ha reprochado a ambos sindicatos que incurran en "críticas continuadas" y "mentiras" que pueden transmitir "una sensación equivocada de inseguridad". El gerente del 112 considera que "no todo vale" para conseguir unos aumentos salariales, que siendo "siempre legítimos", están limitados actualmente por la normativa y deben estar parejos y justificados a cambios organizativos y a una mejora del servicio. Por eso ha hecho un "llamamiento a la responsabilidad" y ha pedido a CCOO y UGT que retomen las negociaciones para cerrar un acuerdo que puede suponer relevantes mejoras salariales para los bomberos, hasta alcanzar casi los 5.000 euros anuales, y un importante aumento de la plantilla mediante la convocatoria de 30 plazas de cabo en el servicio, ha explicado el Gobierno autonómicoen un comunicado de prensa.