martes 10.12.2019
CANTABRIA

La promotora de Guillermo Vega recibe del Ayuntamiento 100.000 euros de ayuda para los conciertos de la Semana Grande

El propietario de Mouro Producciones, que realizaba las obras que han provocado el derrumbe del edificio de Santander, recibe esta aportación compensatoria municipal por los precios “populares” de 25 euros como mínimo por persona y día, salvo la cita solidaria.

La oposición ha denunciado la doble vara de medir del Consistorio, con una tramitación “excepcional y ultrarrápida” de las licencias de obra y una comprobación “lenta, torpe y desganada” de las “gravísimas denuncias de los vecinos”.

El empresario Guillermo Vega, junto al consejero de Turismo, Francisco Martín, en la presentación de los conciertos de la Semana Grande
El empresario Guillermo Vega, junto al consejero de Turismo, Francisco Martín, en la presentación de los conciertos de la Semana Grande

El derrumbe de parte del edificio ubicado en el número 57 de la calle del Sol de Santander ha puesto el foco sobre Guillermo Vega y su relación con el Ayuntamiento de la capital cántabra o, más concretamente, su vinculación con el equipo de Gobierno del PP. El hecho de que un muro de carga afectado durante las obras que Vega estaba realizando en el antiguo pub ‘Masters’, que quería convertir en un “bar de copas agradable”, y que no existiera permiso, según el propio Consistorio, para algunas de las obras de licencia mayor realizadas durante la reforma, ha levantado las sospechas de la oposición en el Ayuntamiento y la indignación de muchos de los afectados, que ven ahora cómo han perdido los recuerdos de toda una vida.

La relación entre Vega y el Ayuntamiento de Santander, dirigido por el PP, viene de lejos. Al menos desde 2007, cuando el Consistorio inició los conciertos de la Semana Grande que en estos días celebran su décima edición. Desde ese año, y durante los ocho siguientes, el equipo de Gobierno, encabezado entonces por Íñigo de la Serna,  actual ministro de Fomento, encargó a Mouro Producciones, propiedad de Guillermo Vega, la organización del evento.

No fue hasta ocho años después cuando el Consistorio decidió ‘vestir’ este convenio, que había sido renovado de forma sucesiva con la misma empresa, y sacó a concurso por primera vez la ocupación especial de la Campa de la Magdalena para que pudieran celebrarse estos conciertos. La convocatoria fue en marzo de 2015, y en noviembre se dio a conocer el ganador, que no fue otro que Mouro Producciones.

El Ayuntamiento de Santander cede el terreno de la Campa de La Magdalena para organizar los conciertos por los que Mouro Producciones recibe 100.000 euros de compensación municipal

En los pliegos de la oferta se establece que el Ayuntamiento realizará una “aportación compensatoria” de 100.000 euros para “posibilitar el carácter social de estos conciertos”, compensando a Vega por la “realización de conciertos con precios populares” y por la “difusión de la imagen de la ciudad de Santander que supone la realización de este ciclo musical a nivel nacional e internacional”. El mismo pliego señala que el coste total no podrá ser inferior al millón de euros, y que los patrocinios deberán ser al menos de 200.000 euros.

Este año esos precios “populares” son, salvo el concierto solidario de 10 euros, de 25 euros por día (75 si es entrada VIP). A esto se suman los 65 euros por abono y los 245 euros por abono VIP, según los precios que pueden consultarse en la página web de Santander Música en Grande.

Cabe señalar que, según datos de ediciones anteriores, más de 70.000 personas acuden a estos conciertos. Este año, las obras realizadas en el edificio derrumbado por parte del organizador de estos eventos han dejado durante esta Semana Grande a 27 personas sin hogar.

PRÓRROGA

El convenio contempla también que el Ayuntamiento cede gratuitamente el uso de la Campa de la Magdalena donde se realizan estos conciertos. Es decir, aporta el terreno sin contraprestación alguna y entrega a Mouro Producciones, además, 100.000 euros. Y según las bases publicadas en el Boletín Oficial de Cantabria, “podrá prorrogarse la concesión de la licencia por un máximo de dos años más” a partir de finales de 2016, situación en la que por tanto se encuentra la empresa de Guillermo Vega. Una prórroga que, sin embargo, la actual alcaldesa Gema Igual estaría valorando suspender, según fuentes del Ayuntamiento consultadas por este diario.

La convocatoria de este concurso está limitada únicamente a los conciertos de la Semana Grande, pero no al Festival Santander Music, que se celebra cada verano en el mismo lugar y unos días después.

"El Ayuntamiento tan sólo pareció mostrar interés por gestionar raudamente la petición de licencias de obra mayor y menor que solicitaba la empresa" del propietario de Mouro Producciones

TRAMITACIÓN ULTRARRÁPIDA

La estrecha relación entre el empresario santanderino Guillermo Vega y el equipo de Gobierno del PP no solo ha permitido que el primero organice los conciertos de las fiestas de Santander, cobre entradas “populares” de 25 euros como mínimo y reciba por ello 100.000 euros municipales.

Según ha denunciado la oposición municipal este viernes tras asistir a una Comisión de Desarrollo Sostenible en la que se ha abordado el derrumbe del edificio santanderino que tuvo lugar el miércoles 19 de julio, el Ayuntamiento ha demostrado una doble vara de medir en lo que al trato con empresarios y vecinos se refiere. En palabras del concejal de Izquierda Unida, Miguel Saro, mientras que las licencias de obra solicitadas por Vega tuvieron una “tramitación excepcional y ultrarrápida”, el Consistorio se mostró “lento, torpe y desganado a la hora de comprobar las gravísimas denuncias de los vecinos”.

Y es que el primer escrito de los inquilinos del número 57 de la calle del Sol se registró en el Ayuntamiento el 2 de junio. A esto se sumaron “numerosas llamadas telefónicas a los servicios de emergencia municipal”, lo que para Saro demuestra que los vecinos “hicieron todo el esfuerzo exigible” para poner en conocimiento del equipo de Gobierno la gravedad de la situación.

“Sin embargo, el Ayuntamiento tan sólo pareció mostrar interés por gestionar raudamente la petición de licencias de obra mayor y menor que solicitaba la empresa del conocido promotor de eventos y empresario de hostelería santanderino Guillermo Vega”, denuncia el concejal de IU.

Cabe recordar que estos avisos vecinales provocaron que el Ayuntamiento dictara una orden de paralización de las obras “que no llegó a ejecutarse” al obtenerse la licencia de obra mayor por parte de Guillermo Vega “en el tiempo récord de 10 días”. Según Saro, todo ello “sin comprobar de ninguna manera el alcance de las obras ejecutadas” en el local, y que habrían sido origen del desplome.

Las denuncias de los vecinos se han acompañado, además, por un informe pericial de arquitecto del 3 de julio, en el que se señalaban los “daños de elementos de la estructura del edificio”, y donde se hacían constar varias actuaciones de Vega que ahora se barajan como posibles desencadenantes del derrumbe, entre ellas la “excavación en la solera del edificio, no permitida por la licencia de obra”.

“Repugna a cualquier ciudadano las diferencias de trato en este Ayuntamiento, por lo que la alcaldesa Gema Igual y el concejal de Obras César Díaz deberán dar cumplidas explicaciones sobre el por qué fue ultrarrápida la concesión de licencias y la revocación de la paralización inicialmente acordada, mientras denuncias sobre el riesgo sobre el edificio no fueron atendidas, algo que no ha hecho hasta el momento”, ha denunciado Saro.

El concejal de IU ya ha anunciado que su partido agotará todas las vías para aclarar las responsabilidades personales y políticas en la tramitación de estos expedientes y el derrumbe del edificio, y exigirá que los responsables asuman las consecuencias, sean cuales sean, algo que también han reclamado en estos días PSOE, PRC y el resto de representantes de la oposición.

De hecho, y tras la Comisión, fuentes socialistas han avanzado que "vamos a estudiar toda la información que se ha dado. Hay cosas muy preocupantes, dudas sobre el procedimiento y hechos muy graves", mientras que los regionalistas consideran que la "gravedad de los hechos merece un análisis reposado de toda la documentación".

Comentarios