lunes 27.01.2020
VIVIENDA

Stop-Desahucios denuncia que una pareja y sus dos hijos tendrán que abandonar este viernes su vivienda y quedan “en una terrible situación de desamparo”

Movilización de Stop-Desahucios
Movilización de Stop-Desahucios

Tino, Elisabet y sus dos hijos, de 11 y 7 años de edad, tendrán que abandonar mañana viernes la vivienda donde han residido durante el último lustro, pues el acuerdo de la familia y la plataforma Stop-Desahucios Cantabria con el juzgado era entregar las llaves allí una vez realizada la mudanza, que se llevará a cabo mañana por la mañana, ha informado hoy jueves Stop-Desahucios en un comunicado.

“Siguen empecinados en ofrecer el piso de Unquera a sabiendas de que una familia tras otra lo rechaza, y eso es por algo”

“Hace un mes exactamente se negoció la suspensión para poder encontrar una vivienda de alquiler, pero no ha sido posible”, advierte la plataforma, para la que “resulta muy difícil encontrar viviendas de alquiler para gente en una situación tan precaria y en general para cualquier persona” porque “piden avales, nóminas, seguros… y lo único que puede presentar esta familia son los ingresos de una exigua renta básica de 630 euros”, por lo que “la única opción razonable que quedaba era esperar hasta el último momento para ver si la Oficina de Emergencia Habitacional de la Consejería de Vivienda” del Gobierno autonómico “ofrecía un piso de alquiler social en condiciones razonables”. La plataforma ha estado negociando “hasta el último momento” con la Consejería “la posibilidad de obtener un piso en alquiler social” –“en este momento hay inmuebles”, destaca–, pero asegura que “los resultados no han sido satisfactorios para la familia”. “Siguen empecinados en ofrecer el piso de Unquera a sabiendas de que una familia tras otra lo rechaza, y eso es por algo”, ha insistido Roberto Mazorra, portavoz de Stop-Desahucios.

Mazorra ha considerado que “la falta de criterios técnico-sociales razonables es tremenda y lo peor es que produce una evidente discriminación de esta familia”, aunque no creen que sea intencionada sino “fruto de un pobre conocimiento o formación sobre el contexto social de estas familias”. “No tiene mucho sentido que unas familias carguen con el piso de Unquera y a otras, sin más sentido, se les ofrezcan viviendas en zonas cercanas a su residencia actual: nos consta que, al menos, seis familias han conseguido pisos de alquiler social después de la solicitud de la familia de Solares, y por supuesto a ninguna de estas familias se les ha ofrecido el piso de Unquera”, ha manifestado el portavoz de la plataforma, que ha destacado que “no puede haber familias de primera y de segunda” y ha denunciado que “han dejado a la familia de Solares en una terrible situación de desamparo”. “Las Administraciones Públicas tienen una serie de obligaciones, más cuando hay menores de por medio; parece que quieren convertir a todos los pobres y personas en riesgo de desahucio en okupas”, ha añadido Mazorra.

Stop-Desahucios ha manifestado asimismo que la plataforma se encuentra en una situación difícil, pues siempre defiende “a las familias de los afectados por un desahucio”, pero también entiende “el derecho que asiste al propietario particular del inmueble”. “La plataforma se dedica a paralizar lanzamientos de los bancos y sólo en situaciones excepcionales llevan a cabo acciones para paralizar desahucios en los que el propietario sea una persona física”, ha recordado Mazorra. “Normalmente, esto se produce cuando coinciden una serie de criterios como pobreza sobrevenida y ser una familia con niños menores, además en este caso los dos niños padecen sendas enfermedades crónicas”, ha finalizado.

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad