miércoles 16.10.2019
SUCESOS

Decretado el ingreso en prisión de un joven que cogió 570 euros de un bar y mordió a un cliente que impedía su huída

Agente de policía | Foto: Policía Nacional
Agente de policía | Foto: Policía Nacional

La Policía Nacional ha detenido a un joven de 25 años por dos robos con violencia cometidos en sendos establecimientos en el centro de la ciudad. Uno de ellos tuvo lugar el pasado miércoles en un bar, donde el chico se subió a la barra para coger el dinero de la caja (570 euros) tras lo cual fue recriminado por varios clientes que trataron de evitar su huida reteniéndole en el suelo. El acusado reaccionó lanzando golpes y provocó heridos, ya que llegó a morder en el antebrazo a uno de los que le sujetaban, que tuvo que ser atendido en el Hospital Valdecilla.

El joven, con antecedentes, era autor de otro robo con violencia ocurrido el día anterior

Después del arresto, la Policía Judicial concluyó que ese joven era autor de otro robo con violencia ocurrido el día anterior, martes 17, en un comercio de la capital cántabra, del que trató de llevarse productos sin pagar empujando al empleado que trató de impedírselo y a pesar de lo cual se dio a la fuga.

El joven, con antecedentes por hechos similares, pasó a disposición judicial y se decretó su ingreso en prisión, ha informado hoy viernes la Policía Nacional.

ROBOS CON VIOLENCIA

El último de los robos por los que ha sido detenido tuvo lugar pasada la medianoche del miércoles 18 de septiembre. Un hombre alertó al 091 de que tenía problemas con otro en un local de ocio. En el lugar se personaron agentes del Grupo de Atención al Ciudadano que observaron a varias personas sujetando a un varón tendido en el suelo y que, según relataron, había tratado de llevarse la recaudación de la caja registradora. Tras inmovilizar al sospechoso, los policías se entrevistaron con el responsable del local, que les indicó que momentos antes el joven retenido se había subido en la barra para acceder a la caja, de la que cogió todos los billetes que había en su interior. Al tratar de irse con el dinero, varios clientes le recriminaron su acción y trataron de evitar su huida, ante lo que el hombre actuó de forma violenta lanzando golpes y mordiendo a uno los que le sujetaban. Los efectivos le detuvieron por un robo con violencia y entregaron los 570 euros sustraídos al propietario del local en calidad de depósito.

Las posteriores investigaciones lo señalaron como presunto autor del otro robo con violencia cometido el día 17 en un céntrico comercio de Santander a las 21:05 horas.

Comentarios