Martes 19.02.2019
CANTABRIA

Superar el cáncer de mama a golpe de remo

El Club Deportivo BCS Estelas Rosas, formado por 19 mujeres supervivientes de este cáncer, prepara su participación en su primera cita internacional remando en una trainera y tratando de conseguir un Barco Dragón.

Además de los beneficios físicos de este deporte, que previene la aparición de linfedema, estas mujeres encuentran en el equipo, segundo que se crea en España, un grupo de apoyo y amistad.

El equipo Estelas Rosas entrena en una trainera de Pedreña. Foto: Facebook (@estelasrosas)
El equipo Estelas Rosas entrena en una trainera de Pedreña. Foto: Facebook (@estelasrosas)

Según la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), una de cada cuatro mujeres desarrolla linfedema tras ser operadas de cáncer de mama. Este trastorno crónico y progresivo provoca una inflamación en la axila del pecho operado por acumulación de linfa. Evitarlo es relativamente sencillo: realizar ejercicio. En 1996 un grupo de mujeres que habían superado este tipo de cáncer, apoyadas por el especialista en medicina deportiva Don McKenzie, decidieron formar un equipo de remo en Barco Dragón que les permitiera, por un lado, practicar deporte con los brazos, y por otro crear un grupo de apoyo en el que las mujeres pudieran compartir experiencias, problemas y amistad. 20 años después esta iniciativa, denominada ‘Abreast in a Boat’, ha llegado a Cantabria.

El Club Deportivo BCS Estelas Rosas dio sus primeros pasos en agosto de 2016, siendo el arranque oficial del equipo en octubre. Casi un año después, el equipo integrado por 19 mujeres supervivientes de cáncer de mama (entre ellas dos Médicos Rehabilitadoras del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla) está preparando su primera competición internacional de este tipo de remo, que se celebra los días 15 y 16 de abril en San Pedro del Pinatar (Murcia). El equipo cántabro es el segundo que nace en España, después del que se creó precisamente en Murcia.

El equipo cántabro es el segundo que nace en España

La idea de tener en Cantabria este equipo de remo, grupo de apoyo al mismo tiempo, fue de 'Chepe' Saiz, miembro del proyecto ‘Santander en Boga’ y patrón de la embarcación, según recuerda Dolores Echevarría, una de las integrantes del equipo. Fue él quien se puso en contacto con AECC Cantabria, organización que respalda a Estelas Rosas y que unió a Saiz con el grupo de linfedema. Para Natividad Clérigo, otra de las remeras, la idea fue “muy interesante”.

Y es que además de los beneficios físicos de este deporte con remo corto, destaca el apoyo psicológico y los fuertes lazos que se forman en el grupo de mujeres. Así lo destaca, por ejemplo, Sara de Miguel, para quien compartir “parecidas vivencias ayuda a crear un vínculo que ayuda a sobrellevar la enfermedad”.

El equipo Estelas Rosas está integrado por mujeres que han superado el cáncer de mama. Foto: Facebook (@estelasrosas)

“Nos une un sentimiento de comprensión y entendimiento mutuo”, ha opinado Echevarría, que ha estado desde el principio en Estelas Rosas y para quien el equipo “aporta amistad, compañerismo, vitalidad, ganas de superarme día a día”. Ella es una de las mujeres que ha padecido el linfedema tras el cáncer de mama, y reconoce que este tipo de remo “es el más indicado para favorecer un drenaje linfático natural” que evita que el brazo se hinche.

Pertenecer a Estelas Rosas va “más allá de formar parte de un grupo deportivo” para Marta Vidal, “es un soplo de aire fresco” que permite “sacarle beneficio a algo que ha sido tan doloroso”, compartiendo “algo tan duro como es esta enfermedad” y las dudas o problemas que “surgen tras la operación”, como reconoce Natividad.

Pertenecer a Estelas Rosas va “más allá de formar parte de un grupo deportivo” para Marta Vidal, “es un soplo de aire fresco”

Barco Dragón

El principal escollo al que deben hacer frente estas mujeres en el plano deportivo es el Barco Dragón y el dinero para conseguirlo. El equipo entrena actualmente en una trainera de la SDR Pedreña en la Bahía de Santander y la Ría de Cubas (Pedreña), pero remar en una trainera es notablemente diferente a hacerlo en uno de estos botes, fundamentalmente porque los remos son distintos, más cortos.

Como reconoce el equipo, la forma de remar de la trainera “no es la específica del movimiento ‘Abreast in a Boat’, por lo que lo ideal sería disponer de un Barco Dragón” que les permita aprovechar todos los beneficios para la salud que ofrece. Para ello, sin embargo, necesitan 5.700 euros.

El equipo Estelas Rosas entrena en una trainera de Pedreña. Foto: Facebook (@estelasrosas)

Sonia Saiz, presidenta del BCS Estelas Rosas, reconoce que “no está siendo nada fácil”. Todavía no han podido reunir el dinero ni el apoyo necesario para adquirir el barco ni las palas. De hecho, en lo referente a los apoyos, “son bastante escasos”, algo en lo que coinciden el resto de integrantes del equipo.

Aunque Saiz reconoce que “aún no se nos conoce demasiado”, espera que “cambie la situación y alguien decida luchar por nuestro proyecto”, algo en lo que coincide, por ejemplo, Sara de Miguel, que se incorporó al equipo en septiembre de 2016 y que espera que “con el tiempo consigamos patrocinios que nos ayuden”.

A nivel institucional por ahora son pocos los apoyos. Dolores Echevarría recuerda que el Ayuntamiento de Astillero “nos permitió darnos a conocer en sus calles”, pero más allá de colaboraciones y apoyos de diversas empresas y organizaciones, no reciben demasiados. La cosa cambia en el plano personal. “Noto un gran apoyo de toda la gente que nos va conociendo en persona y a través de las redes sociales”, reconoce la remera.

“Nos une un sentimiento de comprensión y entendimiento mutuo”, ha opinado Dolores Echevarría

Por ahora, y a falta de lograr el barco y las palas para poder entrenar y beneficiarse de “este estilo de remo a nivel rehabilitador”, estas mujeres preparan en la trainera su participación en la cita internacional de Murcia, a la que por desgracia no podrán acudir todas. Tampoco llegarán a la cita con una amplia preparación, aunque ganar es lo de menos.

Como explica Dolores, “vamos, sobre todo, a aprender todo lo posible y reencontrarnos con nuestras compañeras de Murcia”, ciudad en la que existe otro equipo de similares características. “Mucho entusiasmo y mucha alegría, sabemos que somos afortunadas”, añade Marta Vidal.

El equipo Estelas Rosas entrena en una trainera de Pedreña. Foto: Facebook (@estelasrosas)

IBCPC y deporte

El objetivo es también poder asistir a la próxima cita organizada por The International Breast Cancer Paddlers Commission (IBCPC), organización internacional con sede en Canadá que fomenta el establecimiento de este tipo de equipos en todo el mundo. Actualmente existen 184, que competirán en Florencia (Italia) en 2018.

A través de esta iniciativa el equipo Estelas Rosas pretende fomentar este deporte entre las mujeres que han superado un cáncer de mama para prevenir el linfedema, lograr apoyo social y emocional y mejorar la calidad de vida.

La importancia del proyecto ‘Abreast in a Boat’ la define el propio Don McKenzie en el documento que escribió en 1996: “Es un enfoque para promover la salud y la concienciación del cáncer de mama que está impulsado por las mujeres con la enfermedad y que se extiende a otras mujeres y les ofrece un mensaje de esperanza y apoyo. Se trata de ayudar a cambiar las actitudes hacia la “vida después del cáncer de mama”, y se anima a las mujeres a llevar una vida plena y activa”.

Comentarios