miércoles 28/10/20
TURISMO

El turismo rural en Cantabria alcanzará el 85% de ocupación en agosto

Cantabria junto a Asturias son las comunidades autónomas en las hay mayor demanda.

El turismo rural crece en Cantabria
Cantabria lidera las reservas en turismo rural

Cantabria y Asturias son las comunidades autónomas en las hay mayor demanda de turismo rural en agosto, mes en el alcanzarán el 85 por ciento de ocupación, según datos de recogidos por Toprural.

Los datos se refieren a la ocupación de los alojamientos rurales de alquiler íntegro para el mes de agosto, durante el que turismo rural "sigue al alza" en todas las comunidades autónomas, salvo los ligeros descensos de Extremadura y Madrid.

Cantabria, Asturias y País Vasco, son las que "ocupan las tres primeras posiciones", según ha señalado Cortázar que ha seguido la lista con Baleares y Galicia, siendo éstas "las comunidades que tiene mayor demanda para practicar el turismo rural".

Asimismo, las tres comunidades autónomas que cuentan con un mayor porcentaje de ocupación, en comparación con la temporada pasada, son Cantabria y Asturias, con un 85 por ciento, así como Euskadi, 81 por ciento, seguidas de Baleares, con un 79 por ciento, Galicia, 78 por ciento y Navarra, que cuenta con un 76 por ciento.

Por el contrario, los destinos a la cola en cuanto al porcentaje previsto de ocupación se agrupan en el centro peninsular. Así, las tres comunidades autónomas menos demandadas son Castilla-La Mancha, con una ocupación del 33 por ciento, Madrid con un 35 por ciento y La Rioja con un 40 por ciento, que "no consiguen incrementar la ocupación" de un año a otro.

Pero si se tiene en cuenta el número total de plazas existentes, lo que se observa que las tres comunidades que lideran la lista son Andalucía, Castilla y León y Cataluña, porque tienen "un mayor número de viajeros rurales este año", no sólo en verano.

Estos datos están en línea con los datos de 2016 y 2015, donde la ocupación en el mes de agosto era más alta en la zona norte del país y Baleares; mientras que los registros más bajos se concentraban en el interior de la Península.