miércoles 20.11.2019
TERRITORIO

Unidos Podemos pide en el Congreso la suspensión provisional de dos permisos de investigación de zinc en Cantabria

Mina de zinc en Reocín
Mina de zinc en Reocín

El Grupo Parlamentario Confederal Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea ha presentado una proposición no de ley para su debate y aprobación en la comisión de Transición Ecológica del Congreso de los Diputados, con la que pretende que se suspendan provisionalmente los permisos de investigación concedidos a las empresas Slipstream Resources y Cantábrica de Zinc que está previsto que se ejecuten en las zonas central y occidental de Cantabria.

De este modo, Podemos quiere que se garantice su "adecuada tramitación" y que haya, de acuerdo a Derecho, dos estudios de impacto ambiental del ciclo completo de los proyectos presentados, "empezando por una adecuada y correcta identificación de los puntos de sondeo previstos en la fase I que permitan la correcta evaluación del impacto ambiental en esta fase", según ha explicado la formación morada en un comunicado. En este sentido, la diputada de Podemos por Cantabria, Rosana Alonso, ha subrayado la necesidad de que los permisos de investigación se sometan a un informe de impacto ambiental que abarque la totalidad de los proyectos, puesto que ambos son contiguos, están "claramente vinculados entre sí" y se extienden por una amplia porción de territorio.

"Afecta a lugares de nuestro patrimonio tan relevantes como la cueva de Altamira"

Al respecto, la diputada ha argumentado que la "extracción masiva" de recursos genera una cantidad "importante" de residuos, produce "importantes perturbaciones y contaminación", agota la disponibilidad de los mismos al no ser renovables, y afecta a hábitats de interés comunitario, masas de agua subterráneas y superficies, paisajes y "lugares de nuestro patrimonio tan relevantes como la cueva de Altamira". Además, con esta proposición no de ley quieren que se protejan los intereses medioambientales y de los vecinos de los municipios de Comillas, Ruiloba, Udías, Cabezón de la Sal, Alfoz de Lloredo, Reocín, Mazcuerras, Cartes, Torrelavega, Santillana del Mar y Suances. Y pretenden que a través del Ministerio de Transición Ecológica se realice un Plan Especial para la puesta en valor del patrimonio natural de la zona apostando por su desarrollo y sostenibilidad.

El permiso Buenahora, de la empresa australiana Slipstream Resources Spain, SL ocupa 188 cuadrículas mineras de los municipios de Comillas, Ruiloba, Udías, Cabezón de la Sal y Alfoz de Lloredo y el permiso conocido como 'Salia' de la empresa canadiense Cantábrica del Zinc, SL ocupa 120 cuadrículas mineras de los municipios de Reocín, Mazcuerras, Cartes, Torrelavega, Santillana del Mar y Suances. El permiso Salia tiene previsto realizar 145 sondeos, la mayoría de los cuales superan los 500 metros de profundidad y el Buenahora tiene prevista en una primera fase 40 sondeos de una profundidad aproximada de 200 metros y en una segunda fase los sondeos con mayor riqueza minera, más allá de 500 metros. Todas estas actuaciones tramitadas como permiso de investigación constituyen la fase I del proyecto. Posteriormente, en la fase II, las empresas plantean la elaboración de un estudio de impacto ambiental completo para evaluar las actuaciones más invasivas que se van a producir, "que no definen, pero que sí adelantan", como son la realización de 15 sondeos que representan "unos 2.000 metros de perforación" y, posteriormente, 25 sondeos con un total de 5.000 metros de los que al menos cinco quedarán sin sellarse y otros 7.000 metros en la fase III del proyecto, señala Alonso.

A Podemos le preocupa que las empresas promotoras sostengan que los lodos de perforación que se utilizarán para los sondeos son inocuos y biodegradables porque, dada la "falta de especificaciones" del tipo de sustancias que van a emplear en la composición de los lodos, sobre todo, del tipo de polímeros sintéticos de alto peso molecular que entrarían a formar parte de su composición, consideran que debe quedar clara "su inocuidad y no afección a los acuíferos". Las zonas afectadas por los permisos de investigación ocupan amplias zonas con un subsuelo kárstico, con cavidades internas. La presencia de metales pesados en las áreas de investigación puede generar su arrastre y comunicación con el sistema de acuíferos de la zona Santillana-San Vicente de la Barquera; por lo tanto, las afecciones se pueden producir tanto al medio natural como a los recursos de consumo de agua en localidades como Queveda, Santillana del Mar, Novales o Comillas, indica la diputada.

Comentarios