domingo 9/8/20
URBANISMO

Viejas prácticas con nuevos rostros en la adjudicación de las obras en Santander

El Ayuntamiento de la capital cántabra, con la nueva alcaldesa, adjudica con una baja temeraria del 45% la reordenación de la plaza de las Estaciones.

Proyectos como las nuevas cocheras del TUS o el parque de la Remonta también fueron adjudicados con esta práctica.

Plaza de las Estaciones de Santander
Plaza de las Estaciones de Santander

Bajo el mandato de Íñigo de la Serna durante su etapa como alcalde era habitual que las obras adjudicadas en Santander tuvieran una baja del coste respecto al precio de licitación establecido por el Ayuntamiento, en muchas ocasiones temeraria y superior al 20 o 30%. Con el cambio de alcaldesa la situación no ha mejorado. De hecho, se puede decir que ha empeorado. Este lunes la Junta de Gobierno Local ha aprobado adjudicar a la UTE Dragados-Cuevas las obras de reordenación de la plaza de las Estaciones con una baja de más del 45%.

En concreto, este proyecto que salió a licitación por casi 2,8 millones de euros se ha adjudicado por 1.515.162 euros, algo “preocupante” para la oposición ya que no es la primera vez que se produce. De hecho, el PSOE ha denunciado las "constantes" adjudicaciones de obras con "bajas temerarias" por parte del Ayuntamiento de la capital cántabra.

Y es que recientemente varios proyectos han generado cierta polémica por estas bajas temeraria, algunos más importantes que otros. Sin ir más lejos, en abril se conoció que el proyecto de las nuevas cocheras del TUS, licitado en 5,6 millones de euros, se había adjudicado a Ascan con un presupuesto de 3,8 millones de euros.

Este proyecto que salió a licitación por casi 2,8 millones de euros se ha adjudicado por 1.515.162 euros, algo “preocupante” para la oposición

Aunque el importe fue menor, también se produjo una baja temeraria en la adjudicación del asfaltado de Reina Victoria, adjudicado a la empresa Senor por 139.046 euros un proyecto licitado en 236.191 euros.

También se adjudicó con esta práctica el proyecto del parque de La Remonta, licitado en 650.000 euros y cuyo importe final, adjudicado a la empresa Teginser, fue de 481.729 euros.

Desvirtúan los procesos

A juicio de los socialistas, "las bajas temerarias no pueden ser una costumbre en la gestión de proyectos por parte del Ayuntamiento de Santander", considerando que "no estamos hablando de bajas razonables, sino de muchísimo dinero, que desvirtúan todos los procesos de contratación municipales".

Para el PSOE, "no es lógico que un proyecto que salió a licitación por un importe de 2,8 millones de euros se adjudique en 1,5 millones de euros". "O bien el importe inicial era desorbitado o bien ahora el estado en el que se realizarán las obras no es el adecuado", ha cuestionado.

En este sentido, ha afirmado que las bajas temerarias no suponen un ahorro para la administración "ya que a largo plazo no es posible calibrar si una merma en la calidad de la obra obligará a nuevas obras en unos años".

Por ello, el PSOE considera que la situación "no puede mantenerse en el tiempo" ya que, a su vez, "perjudica a muchas empresas, generando incertidumbre y una competencia en precio que no es sana para el sector ni para la calidad de las actuaciones".

Asimismo, el concejal socialista crítica que "siempre quedará la duda" sobre si la rebaja de precio es la causa de que al final la calidad de las obras y materiales sea menor, se incumplan los plazos o se aprueben después sobrecostes económicos.

El proyecto, que tendrá un plazo de ejecución de diez meses, afecta a una superficie cercana a los 20.000 metros cuadrados, de los cuales, 6.200 fueron cedidos por ADIF

Espacio más funcional

La actuación permitirá "transformar esta zona céntrica y de gran valor estratégico, que a día de hoy se encuentra deteriorada, para convertirla en un espacio más funcional desde el punto de vista de los desplazamientos, más seguro para conductores y peatones y, también, más amable y atractivo", señala el Ayuntamiento de Santander en nota de prensa.

El proyecto, que tendrá un plazo de ejecución de diez meses, afecta a una superficie cercana a los 20.000 metros cuadrados, de los cuales, 6.200 fueron cedidos por ADIF a la ciudad a través de un convenio de colaboración firmado el pasado mes de julio.

En concreto, esta actuación contempla la recuperación de espacios degradados, la creación de zonas verdes, la optimización del tráfico rodado, la reurbanización de áreas infrautilizadas, como la propia plaza de las Estaciones, y la mejora y racionalización de los recorridos peatonales y de acceso a las estaciones.

"Se trata de dar solución a un entorno que soporta un flujo desde Jesús de Monasterio hacia las Estaciones de aproximadamente 740 vehículos a la hora, en un área donde se concentran 7 líneas del TUS, unos 60 autobuses regionales y de cercanías cada hora y un flujo peatonal adicional resultante de la llegada y salida de 6 trenes a la hora", ha apuntado el concejal.

Detalles del proyecto

Para racionalizar el tráfico en la zona, el proyecto plantea una rotonda elíptica que dé solución a las múltiples variables que inciden en este área de la ciudad. La rotonda contará con dos carriles de cuatro metros cada una, para dar cabida a las incorporaciones tanto del tráfico de paso como el de salida desde la estación de autobuses.

El proyecto plantea una rotonda elíptica que dé solución a las múltiples variables que inciden en este área de la ciudad

También se optimizarán los accesos a las áreas de aparcamiento, minimizando su impacto sobre la circulación viaria. Para conseguirlo, se proyecta un vial de servicio en paralelo a la calle Atilano Rodríguez con dos carriles, que daría acceso a los coches hacia las dos estaciones de tren, a la parada de taxis y a los accesos a los aparcamientos de RENFE y FEVE.

Asimismo, se creará una zona verde con una nueva superficie ajardinada superior a los 2.000 metros cuadrados frente a los 995 metros cuadrados ajardinados actualmente, lo que significa más del doble.

Se propone un itinerario peatonal claro y definido que responda a las necesidades de los recorridos para favorecer el tránsito en este punto intermodal, que estará dotado de áreas estanciales, con bancos y zonas verdes.

El proyecto incluye la organización racional de los espacios destinados a la espera del transporte público, mediante dársenas para autobuses municipales que evitarán aglomeraciones y problemas de espacio cuando se acumulan los vehículos.

Además, se llevarán a cabo mejoras como la reposición de toda la iluminación de la zona con alumbrado LED de alta eficiencia; una nueva señalización horizontal y vertical en todo el entorno de las estaciones; la incorporación de tres aparcamientos de bicicletas, tanto municipales como privadas; y la elección de un pavimento ecológico, que incorpora en su composición materiales reciclados y que tiene la capacidad de absorber los óxidos de nitrógeno.

Comentarios