domingo 15.09.2019
CANTABRIA

La visita de los Reyes a Santo Toribio, “lo antes posible”

Revilla ha asegurado que “no hay mal que por bien no venga”, pues Cantabria tendrá “en este año dos veces” a Felipe VI y la Reina Letizia.

El Rey Felipe VI saluda a Miguel Ángel Revilla. Foto: Casa Real
El Rey Felipe VI saluda a Miguel Ángel Revilla. Foto: Casa Real

El Rey Felipe VI ha manifestado que espera visitar "lo antes posible" el monasterio de Santo Toribio de Liébana y hacerlo durante este Año Jubilar Lebaniego, después de la meteorología le haya impedido hacer este viernes "esa deseada visita" junto a la Reina Letizia.

Los Reyes tenían su visita de este viernes a Cantabria ya cerrada desde hacía una semana pero este jueves, ante las condiciones meteorológicas que auguraban lluvias, quedó suspendida la que, en helicóptero, les llevaría al monasterio a primera hora de la mañana.

Sobre la suspensión de esa visita ha hablado Felipe VI en su intervención en la inauguración del Centro Botín, donde ha dicho que tanto él como Letizia "esperamos que próximamente podamos volver a intentarlo, lo antes posible, y sobre todo durante este año tan especial como lo es el Año Jubilar Lebaniego".

Así ha contestado el Rey a un comentario del presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla (PRC), que, durante el mismo acto, ha afirmado que este viernes era un "día importante" por la inauguración del Centro Botín presidida por los monarcas, pero "un poco incompleto" porque la niebla había impedido que Felipe VI y la Reina Letizia acudieran a Liébana, tal y como estaba previsto.

"Esa niebla que de vez en cuando entra en Polaciones y en Liébana ha impedido que los helicópteros hayan podido volar para recibir a las diez de la mañana a sus Majestades en Liébana en un año mágico para Cantabria, para Liébana y para España: Año Jubilar Lebaniego", ha lamentado Revilla en el inicio de su intervención en la inauguración del Centro Botín.

Sin embargo, ha afirmado que "no hay mal que por bien no venga" ya que esta circunstancia "dará lugar a que los Reyes nos vuelvan a visitar próximamente". "Tendremos en este año dos veces a los Reyes en Cantabria", ha subrayado Revilla, que ha bromeado con que el día que acudan a Liébana "habrá que tener previsto que no haya niebla".

ESTADO DE LA CARRETERA A LIÉBANA

Sí ha recordado que, además de en helicóptero, "también hay carretera" para llegar a Liébana. "Que no estaría mal que los Reyes la vieran para darse cuenta de la necesidad que hay de unos accesos a Liébana", ha aseverado el presidente cántabro, quien, ante el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, y el delegado del Gobierno, Samuel Ruiz, ambos del PP, ha añadido que los actuales "no están acordes con la historia y la dignidad del lugar".

Tanto el Rey como Revilla, en sus intervenciones en la inauguración del Centro Botín de Santander, han dedicado algunos minutos de su intervención a subrayar la importancia de Liébana y el monasterio de Santo Toribio de Liébana, que alberga el 'lignum crucis', el trozo más grande de la Cruz de Cristo que se conoce, y de Beato de Liébana.

El Rey ha recordado que sólo el monasterio de Santo Toribio de Liébana y otros cuatro lugares (Jerusalén, Roma, Santiago de Compostela y Caravaca de la Cruz) tiene el "privilegio de celebrar su participar Año Santo" de la Cristiandad.

Felipe VI también ha destacado la "historia, arte y fe" que "envuelven" el monasterio de Santo Toribio y "nos recuerdan la profundidad de las mismas raíces milenarias de España, así como el valor incalculable del patrimonio cultural y religioso de nuestro país".

Por su parte, Revilla ha ensalzado Liébana como el "germen y origen ideológico de la Reconquista" en el siglo VIII, un periodo "determinante en lo que hoy es para muchos un orgullo que se llama España".

Ha señalado que en Liébana "confluyeron" el 'Lignum Crucis', don Pelayo y Beato de Liébana, un personaje -ha dicho- "poco difundido pero vital en devenir de España y Europa".

Revilla ha señalado a Beato de Liébana como "el gran escritor del siglo VIII" y que, con sus 'Comentarios al Apocalipsis de San Juan', marcó "la ortodoxia cristiana" y se convirtió en asesor de Carlomagno.