domingo 29.03.2020
SANTANDER

Vox pretende excluir de las subvenciones municipales a una asociación cultural tras una ‘performance’ de memoria histórica

En la mitad izquierda, la ‘performance’ de La Vorágine en La Magdalena. En la mitad derecha, prisioneros en el campo de concentración franquista que estuvo ubicado en el mismo lugar
En la mitad izquierda, la ‘performance’ de La Vorágine en La Magdalena. En la mitad derecha, prisioneros en el campo de concentración franquista que estuvo ubicado en el mismo lugar

La asociación cultural La Vorágine, de Santander, ha manifestado hoy su “preocupación” por “las consecuencias que ya se pueden sentir en las instituciones públicas por la entrada de partidos minoritarios de ultraderecha”, en referencia a Vox. La Vorágine se refiere así al intento de Vox de excluirla de las subvenciones municipales tras su performance de memoria histórica realizada el pasado 13 de septiembre en la península santanderina de La Magdalena, que acogió uno de los campos de concentración franquistas ubicados en la capital cántabra.

“Queremos alertar sobre el esfuerzo totalitario de esta formación por definir qué es cultura y qué no es cultura”

La Vorágine se ha expresado así en un comunicado tras conocer la moción registrada el 16 de septiembre –tres días después de la performance– por el único concejal de Vox en Santander, Guillermo Pérez-Cosío, para ser debatida en el Pleno del Ayuntamiento, “en la que se dedican varias páginas a una especie de juicio sumario a la legítima actividad de cultura crítica que esta asociación lleva impulsando durante seis años y medio con 920 eventos realizados hasta el día de hoy a los que han asistido cerca de 29.000 personas”. “Queremos alertar sobre el esfuerzo totalitario de esta formación por definir qué es cultura y qué no es cultura, por vaciar de contenido político la cultura como si todo acto en la vida y, por lo tanto, en la cultura no fuera un acto político”, ha manifestado La Vorágine, que ha alertado de que “el ataque de Vox no es a La Vorágine, aunque se centre en este colectivo”, sino que “utiliza” la asociación cultural “como disculpa en su proyecto para cercenar la libertad de expresión, eliminar el disenso y homogeneizar una sociedad que es diversa, plural y libre”. No obstante, La Vorágine se ha mostrado convencida de que “ningún partido demócrata con representación en el Pleno del Ayuntamiento de Santander participará” en lo que ha tildado de “mascarada vergonzosa, pero ante todo peligrosa”.

En la moción, Vox propone al Pleno del Ayuntamiento “mostrar la voluntad de modificar la ordenanza reguladora de la concesión de subvenciones en régimen de concurrencia competitiva para el fomento de la cultura en el municipio de Santander, aprobada en sesión ordinaria de fecha 29 de noviembre de 2007, a fin de excluir de dichas subvenciones a las manifestaciones o actividades culturales de contenido político o ideológico de cualquier signo”. “Lo que se quiere destacar con esta moción es que esta asociación cultural, con el único voto en contra del concejal de Vox, obtuvo del Ayuntamiento una subvención de 1.347,50 euros para organizar el pasado mes de julio una exposición fotográfica en la que se mostraba a unos individuos portando armas de guerra y que al parecer pertenecen a unas denominadas brigadas de autodefensa indígena, protagonistas de varios levantamientos armados contra el Gobierno en la región de Michoacán, Méjico”, aduce Vox en la exposición de motivos.

Por su parte, La Vorágine ha insistido en su “preocupación” por un “ataque en sede institucional que atenta contra todo el sector” y ha recordado asimismo que la trayectoria de la asociación cultural ha sido reconocida por “expertos” en el último Observatorio de la Cultura Nacional de la Fundación Contemporánea, que la ubicó como “la sexta institución cultural más influyente en Cantabria”.

Comentarios