viernes 13.12.2019
CONSUMIDORES

Cómo sacar el máximo rendimiento a tu tarifa de datos

No hay nada peor que quedarse sin datos a principio de mes
No hay nada peor que quedarse sin datos a principio de mes

Hace unos años era prácticamente impensable dónde iba a llegar la tecnología que actualmente disfrutamos con total normalidad. Accedemos a toda la información que deseemos simplemente desde un teléfono móvil, estando siempre conectados no solo con nuestros seres queridos, sino con el mundo entero. No obstante, para disfrutar plenamente de esto, necesitamos contar con una tarifa móvil que cubra todas nuestras necesidades. Por suerte, la oferta es lo suficientemente grande como para encontrarla.

TENERLO TODO ES POSIBLE

Cuando hablamos de tener acceso a internet, no deberíamos ponernos barreras. Navegar por la red, así como hacer un uso pleno de las redes sociales son necesidades básicas del siglo XXI. Por esta razón, si eres de aquellas personas a las que les encanta estar siempre con su smartphone, lo mejor será optar por tarifas móviles ilimitadas.

No hay nada peor que quedarse sin datos a principio de mes. Páginas que no cargan nunca, mensajes de WhatsApp que se quedan a medio camino o canciones que jamás se llegan a reproducir. Son solo unos ejemplos de los muchos perjuicios de la velocidad reducida una vez los megas de la tarifa se terminan y nadie debería pasar por esto. Por esta razón debemos contar con datos ilimitados o, al menos, con un mínimo de 3Gb o 7Gb con los que poder pasar el mes.

A su vez, las llamadas también son un factor que considerar. Quizás más importantes aún que los propios datos. Cuando los minutos de nuestra tarifa se terminan, automáticamente empezamos a pagar por cada llamada que hacemos, suponiendo un gasto extra considerable en la factura final. Por lo tanto, si bien es cierto que hay tarifas de datos que pueden ser suficientes sin necesidad de ser ilimitados, las llamadas siempre deberían serlo.

Por último, desconfía de aquellas compañías que no ofrezcan los SMS de manera gratuita. Actualmente pocas veces se usan y es un producto muy sencillo de regalar, por lo que sería una desconsideración de cara al cliente que la empresa contratada no lo hiciera.

Existen muchas alternativas a la hora de contratar la mejor tarifa. Pero siempre debemos tener en cuenta nuestras necesidades y actuar en consecuencia.

AHORRA DATOS SIEMPRE QUE PUEDAS

A no ser que la tarifa contratada no tenga límites, debemos ahorrar en el consumo de los datos de internet. Hay muchas formas para hacerlo y solo tenemos que contar con una buena red wifi; algo que actualmente es sencillo, todos los locales suelen contar con una.

El primer consejo es descargar todo lo posible en nuestro dispositivo cuando estemos conectado al wifi. Canciones, series, vídeos o incluso los mapas del GPS. Son los mayores focos de gasto en nuestra tarifa y la mayoría de las plataformas que ofrecen estos servicios, permiten la descarga previa.

Por otro lado, te recomendamos que desactives la descarga automática de imágenes y vídeos en plataformas de mensajería instantánea. Así como realizar llamadas por internet solo con wifi, porque si tenemos minutos ilimitados no será un servicio crucial.

En último lugar, será positivo desactivar el acceso a internet de ciertas aplicaciones. Un ejemplo son los juegos. Siempre están mandando publicidad que irremediablemente gasta datos en nuestra tarifa, además de molestarnos cuando estamos en plena partida. Desde los ajustes podremos desactivar su conexión a la red y ahorraremos datos en el proceso.

CONTRATA UNA TARIFA DEL HOGAR

En relación con lo previamente expuesto, para sacar el mayor partido posible a nuestra tarifa de datos, debemos contar con una buena conexión wifi en el hogar. Por suerte, las compañías telefónicas ofrecen la posibilidad de combinarlo con nuestra tarifa de móvil, suponiendo un ahorro considerable.

Una velocidad de 50MB de fibra óptica será más que suficiente para aquellos que hacen un uso básico del internet en casa. Sin embargo, si se te queda corta, 300MB es la opción que andabas buscando.

Al final del día damos más uso al internet en la vivienda del que pensamos. Nuestro smart tv, dispositivos como Alexa o simplemente el ordenador de mesa son productos que funcionan a base de este servicio y debemos cuidarlo tanto como el resto de las ofertas que contratamos.

Solo tenemos que acudir a una compañía con una buena gestión y cuente con el beneplácito de los usuarios en las redes. Porque actualmente es muy sencillo saber quiénes se preocupan por el dinero y quiénes por sus clientes.

Comentarios