miércoles 08.04.2020
CONSUMIDORES

Cosas que hay que saber sobre los parkings en los aeropuertos españoles

Aeropuerto Seve Ballesteros de Santander
Aeropuerto Seve Ballesteros de Santander

A todos nos encanta viajar y esperamos dichosos poder disfrutar de unos días de relax u ocio o incluso de trabajo en cuanto se acabe esta crisis que nos obliga al encierro total. Pero, irse de viaje no siempre es un camino de rosas pues tenemos que hacer frente a esperas, retrasos, imprevistos… Afortunadamente, hoy en día tenemos a nuestra disposición multitud de servicios que pueden hacer que este proceso sea más fácil y cómodo así que, ¿por qué no beneficiarnos de ellos? 

Planificar un viaje, ya sea de ocio o trabajo, requiere de cierto tiempo y dedicación y, normalmente nos olvidamos de planear los momentos previos a coger el avión. Existen múltiples opciones para ir al aeropuerto: autobús, metro, taxi… Aunque no todas ellas están disponibles en todas las ciudades ni son demasiado accesibles. 

Normalmente, el avión suele ser el medio de transporte más utilizado debido a su comodidad y rapidez en llegar a los destinos pero uno de sus inconvenientes es que se encuentran, por motivos obvios, a las afueras de la ciudad lo que supone que el acceso a ellos no sea demasiado fácil. Parece algo curioso que, en ocasiones, se tarde más tiempo en llegar al avión que la duración del propio vuelo. Por ejemplo, el recorrido en avión de Madrid a Barcelona dura alrededor de 1 hora y media, aproximadamente el mismo tiempo que se tarda en llegar desde el centro de la ciudad condal hasta el aeropuerto. Todo esto sin contar con el requerimiento de las autoridades aeroportuarias que sugieren llegar con un mínimo de 2 horas de antelación para facturar y embarcar. 

En definitiva, lo que debería ser un viaje rápido de 1 hora y media se puede convertir en 4 o 5 horas por lo que, ¿por qué no reducimos al máximo el tiempo que tardamos en llegar al aeropuerto?

La mejor opción, la más fácil y más cómoda es ir en tu propio coche. De la puerta de casa al aeropuerto. Anteriormente, me habían hablado del servicio de aparcamiento pero aún no había tenido el placer de probarlo. Sin embargo, después de mi último viaje me he dado cuenta de que reservar el parking en el aeropuerto es la opción más adecuada y asequible. 

Por supuesto existen varias opciones de estacionamiento: en primer lugar, se encuentra el parking de AENA, cuya principal ventaja es que se encuentra en el propio aeropuerto pero su gran inconveniente es su desorbitado precio pues el estacionamiento en este parking durante dos días puede rondar los 45 o 50 euros. En segundo lugar, se puede acceder a uno de los parkings cercanos y disfrutar tanto de la comodidad de hacer el recorrido en coche como de un precio muy asequible y un servicio de calidad.  

En mi último viaje me animé a probar este servicio y reservé mi aparcamiento a través de la página web de MyParking cuyo proceso para realizar la reserva de la plaza de aparcamiento es muy sencillo y rápido. Solo se tiene que acceder a la página web del portal de reservas y seleccionar el aeropuerto donde se quiere estacionar el vehículo. Una vez seleccionado, se indican las fechas de entrada y salida del vehículo así como la hora estimada de entrega y retirada. Y ya casi está listo. 

Podrás acceder a un listado de parkings y seleccionar el que más se adapte a tus necesidades en cuanto a distancia, precio y servicios. Además, te ofrece la posibilidad de realizar el pago tanto en el propio emplazamiento como en el momento de la reserva y aprovechar sus descuentos. 

Y no solo eso, también puedes acceder a las valoraciones de otros usuarios sobre los diversos parkings para ayudarte a seleccionar el más conveniente para ti. Los aparcamientos de MyParking ofrecen una excelente relación calidad-precio a todos sus usuarios así como un traslado en minibús que normalmente suele ser gratuito. También puedes beneficiarte de otros servicios como el servicio de aparcacoches o car valet, un servicio de recogida y devolución del vehículo en tu terminal. Un sinfín de servicios que se adaptan a todo tipo de necesidades.

Sin duda es una opción perfecta y económica alejada de los precios prohibitivos del parking de AENA. Además, si decides modificar tu viaje no tienes que preocuparte por nada, puedes proceder a realizar cualquier cambio con tan solo un clic desde cualquier lugar y a cualquier hora. Y si tu vuelo se retrasa o se cancela, no entres en pánico, los parkings cuentan con toda la información sobre los vuelos por lo que serán conocedores de estas nuevas circunstancias. 

Otra de las cosas que más me gustó es la seguridad que me proporcionaba saber que mi vehículo se encontraba en un aparcamiento vigilado y que estaría disponible a mi vuelta. En definitiva, después de probar este servicio he descubierto la solución perfecta para poder comenzar los viajes fácilmente y volver a casa sin esperas y disfrutando de la comodidad de mi propio vehículo.

Comentarios