jueves 22.08.2019
TRÁFICO

Cómo evitar las multas más comunes a transportistas y mejorar el servicio de flotas

No siempre se cuida que los vehículos estén al día con las exigencias de la ley
No siempre se cuida que los vehículos estén al día con las exigencias de la ley

Las multas de tráfico están a la orden del día en todas las carreteras, autopistas, avenidas y calles del país. Por increíble que parezca, los choferes que se dedican a trabajar con el transporte de cargas o de pasajeros sufren sanciones por incumplir con las normas básicas.

Debido a esto, las empresas de flotas de vehículos que se desempeñan en este área son objeto de un sinfín de penalizaciones que generan pérdidas monetarias y que en realidad podrían ser evitadas fácilmente. Pero por negligencia o ignorancia estas compañías no logran evadirlas… A continuación, te comentamos acerca de las sanciones más habituales entre los transportistas y cómo ponerles remedio.

UNA GESTIÓN RESPONSABLE

Los dueños o socios de empresas transportistas sueñan con no tener que pagar multas, sin embargo, debido a lo complicado que es monitorear a sus trabajadores, parece que controlar esos detalles que les perjudican es imposible. Entonces ¿cómo evitar lo que parece inevitable? Mediante un estricto control de cada acción y cada desplazamiento de los coches de la flota, procedimiento que resulta perfectamente posible gracias a un sistema de gestión de flotas.

Se trata de una aplicación diseñada por expertos para que cada quien pueda gerenciar su flota teniendo el control absoluto de lo que sucede con sus vehículos desde la comodidad del hogar o la oficina. De esta forma, virtualmente se es copiloto de cada conductor. La gestión de una flota de transportes nunca había sido tan fácil, y con este software puede saberse al detalle dónde se encuentra cada auto, con exactitud y en tiempo real.

A su vez, se tiene pleno conocimiento de qué desplazamientos se han hecho y cuánto combustible se ha consumido, datos que son vitales para todo empresario, de manera que pueden evitarse multas y también fugas de dinero por malgasto de combustible.

Asimismo, dentro de las funciones de este valioso sistema se encuentra la evaluación de rutas, por lo que ayuda a prevenir atascos y planificar itinerarios de viaje más efectivos para la satisfacción de los usuarios.

¿CUÁLES SON LAS SANCIONES A EVITAR?

Las leyes de tráfico terrestre son de corte público, es decir, tanto los conductores como los gerentes de flotas deberían conocer cuál es la normativa que se debe cumplir al ofrecer el servicio de transporte de personas o mercancía de cualquier tipo.

Lamentablemente no siempre se cuida que los vehículos estén al día con las exigencias de la ley. Es por esto que existe un tipo de multas en particular que se repite una y otra vez y que perjudican a las compañías. Y sin duda, cada uno de los clientes quieren viajar o enviar artículos sintiendo que están a bordo de un transporte seguro y con un piloto respetuoso de las normas.

Las infracciones más habituales, de las que toda empresa destinada al transporte de mercancías o personas debe cuidarse para evitar multas, son:

     - Falta de Tarjeta MDL o MDP: esta tarjeta es responsabilidad de la empresa de transporte, es la empresa la que debe gestionar un solo tipo de documento; MDL para transporte ligero y MDP para transporte pesado. Sea cual sea el caso, esta tarjeta debe estar vigente. No tenerla o transportar algo que no vaya acorde con el permiso que especifica puede acarrear multas de más de 4.000 euros.

     - Conducción a velocidad excesiva: cada tipo de vehículo según su tamaño debe respetar cierto límite de velocidad, estas especificaciones pueden ser consultadas en la web. Al mismo tiempo, los trabajadores del volante deben respetar por igual las señales de tráfico que indican cuándo frenar, hacia dónde se puede o no cruzar y la velocidad permitida en ciertas zonas. Romper con estos términos puede traducirse en sanciones directas al conductor.

     - Falta o no funcionamiento del tacógrafo: esta herramienta es indispensable en cada coche, autobús o camión que pertenezca a una flota dedicada a trasladar cargas con pesos de más de 3,5 toneladas, o en el caso de personas, más de 9 pasajeros. Sin este dispositivo instalado en el vehículo, salir a la carretera significa exponerse a sanciones. Si un transportista quebranta esta regla puede generarle multas de hasta 6.000 euros.

     - Falta o no funcionamiento del limitador de velocidad: precisamente pensado para los automóviles que transportan pesos mayores a las 3,5 toneladas. De modo que cada vehículo está en la obligación de tener ese limitador, ya que este asegura, siempre y cuando no haya sido manipulado, que los límites no sean vulnerados. Las multas por no tener este artefacto pueden superar los 4.000 euros.

Comentarios