Lunes 27.05.2019
SOCIEDAD

¿Por qué nos gustan tanto los deportes?

Las sensaciones que nos genera a las personas la práctica deportiva son muy satisfactorios
Las sensaciones que nos genera a las personas la práctica deportiva son muy satisfactorios

Desde que nacemos, el deporte nos acompaña en nuestra cotidianeidad, incluso si no somos unos grandes practicantes profesionales. En los bares, en los campeonatos del mundo, en la televisión de casa, en las actividades extraescolares de nuestros hijos... Lo cierto es que el mundo del deporte, además de promover unos hábitos muy saludables en la sociedad, genera mucho interés. Y este interés no solo está presente los días en los que hay campeonatos o competiciones, sino también en los momentos previos y posteriores a ellos, cuando nos puede llegar a producir una gran expectación e incertidumbre. Pero, ¿de dónde viene este gusto por la práctica deportiva?

Decir que el deporte nació prácticamente al mismo tiempo que el ser humano no es una exageración. Es más, no es algo extraño y, de hecho, aunque los primeros humanos no fuesen necesariamente conscientes de los beneficios saludables del deporte, las sensaciones que nos genera a las personas la práctica deportiva son muy satisfactorios y proclive a la sensación de bienestar. Es decir, aunque el objetivo no era de tipo recreativo, la práctica se llevaba a cabo por ejemplo en acciones como la caza, la búsqueda de alimentos, la huida de peligros, etc. Algunos estudiosos sitúan el nacimiento de la práctica deportiva en, al menos, 4000 a.C. Fue en aquella época, en la sociedad china, donde ya se realizan movimientos que hoy identificamos con el deporte. También hay especialistas que se trasladan al antiguo Egipto ya que hay indicios de que en aquella época se practicaban deportes actuales como la pesca o la natación. Otros momentos de la historia y puntos geográficos en los que se ubican reminiscencias es en el actual Irán, donde los persas llevaban a cabo artes marciales conocidas como Zourkhaneh, o en América, donde la población Maya se divertía con juegos en los que la pelota era la protagonista y que nos hacen pensar, por su parecido, en juegos como el actual rugby.

EL DEPORTE Y SUS BENEFICIOS EN LA SOCIEDAD

En la actualidad el deporte sigue teniendo muchos jugadores, sobre todo si lo practicamos y no solo lo disfrutamos a través de una pantalla. Eso sí, ambas elecciones ayudan, por ejemplo, a la socialización y al bienestar, ya que nos evaden de nuestros problemas y preocupaciones. Pero, ¿qué más ventajas nos puede aportar el deporte?

-   Detener el tiempo: aunque puede parecer una utopía, lo cierto es que practicar deporte nos hace envejecer más tarde. No solo físicamente, también mentalmente. Por eso, nos sentiremos activos y autónomos más tiempo que si no lo practicamos.

-   Reducir los problemas de salud: tanto si sufrimos ciertas enfermedades o si queremos prevenirlas, el deporte es el mejor medicamento, siempre bajo las indicaciones de un especialista.

-   Ganar en bienestar: este es, sin duda, el motivo más habitual para su práctica y, es que la sensación que nos produce el deporte, tanto justo después de haberlo practicado, como con el paso del tiempo, es inconfundible. Mientras hacemos deporte, liberamos tensión, estrés, pensamientos negativos... y ganamos en concentración y en superación. Estas sensaciones nos ayudan a aumentar nuestra capacidad para gestionar las dificultades diarias y futuras.

Comentarios