Sábado 17.11.2018

El sistema MES: principales ventajas de implantarlo en la empresa

Empresa
Empresa

Un sistema MES (Manufacturing Execution System) es un tipo de software enfocado al control de la producción que monitoriza y documenta todos los procesos de producción en planta de una manera eficiente. Una solución independiente y que se integra en el ERP, pero con ligeras matizaciones.

La información sobre los sistemas MES afirma que este sistema tiene que ver con la información de la producción en tiempo real, mientras que el software ERP se centra en la gestión del negocio. Además, este último solo funciona a partir de una carga de datos. El MES, por su parte, lo hace de manera automática y con la información extraída desde el propio proceso de producción.

De esta manera, se puede decir que el sistema ERP determina qué se va a fabricar, mientras que el MES concreta cómo se va a fabricar. Será este quien tome las decisiones fundamentales de fabricación, tales como el cambio de prioridad en las órdenes de trabajo, la conexión y desconexión de máquinas y equipos, el flujo de materiales, el ajuste y lectura de parámetros de calidad, la asignación de personal, etc.

El sistema MES es, por tanto, una herramienta que integra y centraliza la información de todo el proceso de fabricación, monitorizándola y gestionándola de manera automática desde un único punto. La solución perfecta para la toma de decisiones en tiempo real y para reducir los tiempos y los costes de producción.

Principales ventajas y beneficios de implantar un sistema MES en la empresa

Quiere esto decir que el sistema MES es la herramienta ideal para modernizar la planta de operaciones y hacerla más sostenible, eficiente, competitiva y moderna. La mayoría de grandes empresas acude a ella para aumentar la eficacia y el rendimiento de la planta y lograr así sus principales objetivos. Pero, ¿cuáles son en realidad las principales ventajas de este sistema?

En primer lugar, hay que hablar de la eficacia de este sistema para anticipar posibles situaciones de riesgo y detectar fallos en determinados procesos. Un sistema que planifica tareas y que consigue mejorar a grosso modo la productividad de cualquier empresa que lo implemente.

Una de las principales funciones del MES es tener toda la información disponible y actualizada al momento. Algo que resulta ideal si lo que queremos es prever, identificar y solucionar las posibles incidencias antes de que estas se puedan convertir en problemas mucho mayores. Para ello, nada mejor que poner en práctica las acciones de simulación, enfocadas a anticiparse a los potenciales fallos.

El sistema MES, por otra parte, está especialmente diseñado en función de las prioridades y las necesidades de cada planta de operaciones en concreto. Esto se traduce en poder confiar algunos de los procesos más técnicos, mecánicos y automatizados a este sistema para reducir la carga de trabajo de la planta en cuestión. Un aspecto que, sin duda, mejorará la actividad de todo el equipo al poderse encargar de otros temas más complejos e importantes.

Hay que señalar también que cualquier sistema MES está diseñado especialmente para adaptarse a la normativa vigente en cada momento. Son, por tanto, herramientas que se pueden actualizar en función de las necesidades que cada empresa tenga en cada proceso, por lo que se podrán instalar actualizaciones a medida que la planta de producción lo vaya necesitando.

Y todo esto teniendo en cuenta que estamos hablando de ventajas generales, ya que el MES puede reportar numerosos beneficios específicos para cada determinado sector.

Conclusiones generales

Los principales objetivos del sistema MES son reducir los tiempos y costes de fabricación. Entre algunos de ellos habría que señalar los siguientes:

- Tiempo empleado en cambios de lotes de productos en máquina

- Tiempos de entrega

- Inventario de productos en curso

- Papeleo entre turnos

A partir de aquí, será capaz de mejorar la calidad del producto, el servicio al cliente y la capacidad de responder de manera anticipada a determinados fallos, errores o incidencias que se produzcan en la planta de producción.

Pero antes de implementar un sistema MES en una empresa hay que realizar un análisis previo de su modelo productivo. Solo así se logrará establecer una estrategia de producción y diseñar un plan de organización adecuado. De ahí que los beneficios de este sistema se comenzarán a ver a medio y largo plazo.

Lo cierto es que disponer en la actualidad de un sistema MES es fundamental para evolucionar hacia la industria 4.0 y lograr que la empresa tenga éxito y perviva en el tiempo. Una herramienta que lleva presente en el mercado desde comienzos del siglo XXI y que puede marcar sin duda la diferencia entre una fábrica tradicional y una fábrica ya enfocada hacia el futuro. Y todo ello sin tener que dejar de lado en ningún momento el cumplimiento de la normativa vigente.

Comentarios