domingo 12.07.2020
JUSTICIA

El ex presidente del Racing asegura que no ordenó pagar "nada" sin justificante

Dice que pensó que si alguno de los jugadores del Racing Primavera se hubiera quedado en el club, "habría saldado la deuda". 

El expresidente del Racing de Santander Francisco Pernía
El expresidente del Racing de Santander Francisco Pernía

Hoy ha comenzado el juicio en la Audiencia Provincial de Cantabria contra el expresidente del Racing Francisco Pernía, tras una denuncia interpuesta por el Racing, Asociación de Exjugadores del Racing y AUPA –Asociación Unificada de Pequeños Accionistas-. El exmandatario racinguistase enfrenta a la petición de la Fiscalía de seis años de prisisión y una indemnización de más de 410.000 euros por supuesta apropiación indebida en relación a la escuela de fútbol brasileña Racing Primavera.

Asimismo, también es acusado de administración desleal por la compra de un coche de lujo a cargo de la entidad para uno exclusivo suyo y por la indemnización de 100.000 euros a la empresa Galería Cultural de José Campos, por rescisión contraactual. En esta acusación también entran Vergara y Urquijo por un delito de apropiación indebida. 

Durante su intervención, Pernía afirma que “nunca dio orden de que pagase nada sin un justificante de pago”. Asimismo, cuenta que las facturas que recibía la entidad “no le llegaban a él directamente” ya que todas ellas estaban intervenidas por la propia Administración del club, ya que según él no todos los gastos los tenía que autorizar.

Respecto a la escuela de fútbol brasileña, ha dicho que fue una “buena oportunidad de negocio” con la idea de vender jugadores el Racing o evitar tener que comprarlos, ya que si una operación se hubiera dado, habría saldado la deuda del club.

En cuanto a Iñaki Urkijo y Juan Vergara, el primero es acusado por promotor y responsable del proyecto de la escuela de fútbol en Brasil, que consistía en formar jugadores para incorporarles al Racing o traspasarlos a otros equipos. Ambos también son acusados de un delito de apropiación indebida y para los que el ministerio público pide una pena de tres años de cárcel y multa de 3.240 euros. En concepto de responsabilidad civil, la Fiscalía entiende que los tres deben responder de manera solidaria con el pago de una indemnización para el equipo de 316.993 euros.

Con respecto al coche, un Audi S8, Pernía afirma que decide en un Consejo de Administración sustituir el anterior por otro del mismo modelo porque “se había parado en dos ocasiones” y por la “imagen” que transmitía había que tener un buen coche para dar imagen a sus jugadores. Hablando del uso del mismo, decía que los viajes los realizaba como presidente del club de modo que superaba los 100.000 kilómetros de media al año y que no le daba ningún uso particular porque ocupaba su cargo los “365 días del año”.

También sale a escena la empresa de José Campos, ya que se estableció un contrato verbal y que él estuvo presente en el momento en el que se llegó al acuerdo, sin intervenir. El club y los abogados de Campos, que inicialmente perdía 300.000 euros -acordaron la cifra de 100.000 euros para la indemnización por rescindir el contrato de cinco años antes de lo acordado, ya que el equipo ha creído que en caso de ir a los tribunales, el juez impondría una sanción mayor.

Comentarios