Sábado 15.12.2018
FÚTBOL

La cuarta parte de la película

Un instante del partido Barakaldo - Racing
Un instante del partido Barakaldo - Racing

Dicen que la vida es una película. Desde luego el fútbol parece que lo es. La película favorita de uno la ve tantas veces que se sabe casi todos sus diálogos de memoria, y por malas que sean las segundas y terceras partes –que casi nunca fueron buenas- uno las ve una y otra vez. Lo que pasa es que la tercera es tan mala que apenas tienes ilusión en la cuarta entrega. Y de repente, surge el milagro. La última parte es tan buena como la primera, o incluso mejor. Cuando parecía que todo estaba perdido y el desánimo inunda a los fans, la magia surge y el ave fénix renace de sus cenizas.

Esta puede ser la historia de cualquier saga, pero también la del Racing. Un Racing de película, que con su nueva entrega ha vuelto a generar la ilusión que sus seguidores perdieron con la segunda, y sobre todo con la tercera parte.

El Racing vuelve a reencontrarse con la Gimnástica, a quien no se medía en partido oficial desde la temporada 1990/1991

El Racing vuelve a reencontrarse con la Gimnástica, a quien no se medía en partido oficial desde la temporada 1990/1991. Sin duda, el Racing llega en estado de gracia. Todo le sale bien, hasta jugar de tú a tú al Betis de Quique Setién y tener más posesión de balón que el equipo de “el flaco”.

El club santanderino ha sabido hacer una auténtica revolución en su elenco, el ex gimnástico Iván Crespo, Julen Castañeda, César Díaz y los canteranos Sergio Ruiz, Miguel Gándara y Quique Rivero son los únicos jugadores que permanecen de una campaña que fue la peor del Racing. Los nuevos fichajes mezclan juventud y veteranía a la par que calidad y entrega. Un casting realizado casi a la perfección por Chuti Molina. Un Chuti Molina que ha salido de manera precipitada de varios clubs pero que, de momento, en Santander la parte deportiva la ha gestionado de forma formidable.

Los nuevos actores parecen los mejores que podían aparecer en el film, pero sin duda una de las claves es el director que hace posible que la cinta sea un éxito en taquilla y crítica. Iván Ania es un entrenador con carácter que tiene clara su idea de equipo, y las claves del mismo; tocar y atacar. En lo personal el asturiano se le ve entregado al proyecto y con ganas de crecer en el banquillo verdiblanco.

Por otra parte, el público terminó muy desencantado con la anterior entrega. Y en el inicio de la pre-producción de la actual las cosas no comenzaron bien. Por un lado, la “fiesta de la limpieza” organizada por PITMA, en El Sardinero, la campaña de abonos –con descuento pero sin antigüedad-, y la prohibición de los jugadores de acercarse a La Gradona. Todo esto hizo que los racinguistas no comenzaran la temporada cómodos desde su asiento del campo. Pero al final el resultado manda. Hay victorias, hay buen juego y la gente está contenta. Aun así si preguntásemos a cualquier aficionado, la respuesta sería “en lo deportivo un 10, en lo social un 0”. Y es que durante la temporada nuevas crisis sociales han sacudido a la directiva presidida por Alfredo Pérez Fernández. Primero la salida de los consejeros de las peñas y pequeños accionistas y por otro lado, el precio de las entradas para los socios en el partido contra la UD Logroñés y contra el Real Betis. Pero lo dicho, al final si la película es buena el aficionado se engancha y la ama con pasión.

Y es que, tan solo una derrota en liga contra el Sporting B, y un juego de dominador y de líder hacen partir al Racing como el claro favorito para terminar la temporada en la primera posición. El equipo de Ania llega en estado de gracia al derbi cántabro. Sin duda será un envite muy complicado para “la decana”.

Comentarios