martes 4/8/20
BALONMANO

"Por fin he podido abrazar a mi mujer y a mis hijos"

Alberto Urdiales, el exjugador internacional de balonmano, contó en Aquí Hay Pelotas su historia de cómo ha superado el COVID-19.

Alberto Urdiales, en un programa de televisión
Alberto Urdiales, en un programa de televisión

Alberto Urdiales se recuperó con éxito del coronavirus. El exinternacional y miembro de la Federación Española de Balonmano ha conseguido ganar la batalla al COVID-19, tras haber estado ingresado en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla durante casi dos semanas.

Fue entrevistado en el programa Aquí Hay Pelotas, donde contó cómo empezó con la enfermedad: "empecé el 13 de marzo teniendo fiebre muy alta, llegué a estar una semana en casa sin que bajara de 37 y 38 grados, hasta que ya empezaron los problemas respiratorios y me trasladaron al Hospital Universitario Marqués de Valcedilla, donde me hicieron la prueba del COVID-19 y di positivo. Posteriormente me hicieron una placa de tórax en la que se vio que tenía una neumonía bilateral. A partir de ahí se me ingresó en planta y empezaron con la medicación y cuidados para superar la enfermedad. El día 1 de abril llegué a casa, donde estuve aislado los 14 días que me habían ordenado y ya ayer he salido del confinamiento y por fin he podido abrazar a mis hijos y mi mujer".

Alberto Urdiales además relató que lo ha pasado muy mal, ya que está englobado en el grupo de personas de riesgo al padecer un cardiopatía porque tiene un stent (endoprótesis vascular) de arteria coronaria, lo que le hacía ser un poco más receloso con la enfermedad. "Siempre he sido una persona muy optimista, me gusta ver el vaso medio lleno y siempre he pensado que en la vida no importa las veces que te caigas, sino las que te levantes. Solo tengo palabras de agradecimiento para médicos, enfermeros y auxiliares, e incluso para toda la gente que en condiciones no óptimas se desviven por hacer su trabajo y gracias a ellos seguimos aquí".

El exjugador de balonmano contó que al principio de la enfermedad notaba un "cansancio extremo", por lo que le costaba hacer cualquier cosa. También dijo que no llegó a necesitar un respirador, pero sí que le pusieron oxígeno desde el primer día, sin llegar a estar en el grupo de pacientes muy graves.

Comentarios