Martes 14.08.2018
DEPORTES

La Gimnástica sueña con salir del infierno

Once inicial de la Gimnástica frente al Mallorca B
Once inicial de la Gimnástica frente al Mallorca B

Torrelavega se viste de gala para encarar el partido de vuelta del playoff de ascenso de la Gimnástica. 90 minutos son los que separan a los blanquiazules del final de su paseo por los infiernos de la Tercera División cántabra.

Los de Pablo Lago se trasladan a más de 960 kilómetros de la capital del Besaya con el objetivo de mantener la importante renta obtenida en los campos del Malecón. El 4-1 del partido de ida no debe ser un espejismo para los cántabros, que se encontrarán con un filial balear volcado en ataque y sin nada que perder.

La Gimnástica hizo gala hace unos días de una efectividad sin precedentes

La Gimnástica hizo gala hace unos días de una efectividad sin precedentes. Con sus cuatro remates a puerta de la primera mitad consiguió anotar tres tantos que hicieron mucha mella en el ánimo de los bermellones. El plan de este encuentro pasa de nuevo por ceder la pelota y esperar para encontrar los espacios que tarde o temprano acabarán apareciendo.

Han pasado ya cinco años de aquel doloroso descenso administrativo que privó a Torrelavega de la categoría que había ganado en el terreno de juego. Años complicados en los que los aficionados han seguido siempre al lado del club, remando contra todo tipo de adversidades y contra el chasco de ver truncado una y otra vez el sueño de volver a la categoría de bronce.

Ahora, el objetivo está más cerca de lo que lo ha estado jamás. Plantilla y cuerpo técnico llegan más enchufados que nunca al momento clave de la temporada. Para tranquilidad de muchos, desde los despachos se ha garantizado que si el ascenso se consigue en el campo, la Gimnástica jugará el próximo año en Segunda B.

Es inevitable en Torrelavega sonreír ante la posibilidad de que el año que viene Cantabria disfrute de un derbi de tú a tú entre el Racing de Santander y la Gimnástica. Sería esa una jornada para el recuerdo y la fiesta del fútbol cántabro. 90 minutos son los que separan al equipo de volver ‘a la B’. Toda la ciudad empujará el domingo para conseguirlo.