Lunes 17.06.2019
TRIBUNALES

Existen indicios de criminalidad en la anulación de la junta de accionistas del Racing ordenada por Lavín

El Juzgado de lo Penal de Santander ha aplazado hasta marzo el juicio contra el expresidente del club verdiblanco y tres exconsejeros por la incomparecencia del denunciante al entender que la desconvocatoria perjudicó a la asociación de peñas y al resto de pequeños accionistas.

El expresidente del Racing de Santander, Ángel Lavín, durante el juicio por la anulación de la junta de accionistas
El expresidente del Racing de Santander, Ángel Lavín, durante el juicio por la anulación de la junta de accionistas

El juicio contra el expresidente del Racing Ángel Lavín, 'Harry', y tres exconsejeros por la anulación de la junta de accionistas de enero de 2014, ha sido aplazado hasta marzo para intentar cursar una nueva citación al denunciante de los hechos y principal testigo, Onur Arslan, administrador concursal de WGA, la quebrada empresa del magnate indio Ali Syed, entonces accionista mayoritaria del club y responsable de la designación de los acusados como consejeros.

Así lo ha decidido este martes la magistrada Rosa María Gutiérrez, titular del Juzgado de lo Penal nº 3 de Santander, quien ha desestimado la pretensión de las defensas de suspender el juicio por incomparecencia del denunciante al entender que la desconvocatoria de la junta perjudicó también a la asociación de peñas y al resto de pequeños accionistas del Racing, a los que según la Fiscalía se trató de "impedir sus derechos sociales más básicos".

La jueza, que ha estimado que concurren indicios de criminalidad para continuar con el procedimiento, ha decidido también, a petición del fiscal, citar al actual representante legal del Racing para "asegurar la debida intervención de la entidad perjudicada".

Junto a Lavín están acusados los entonces consejeros Manuel Ruioloba, Jairo Lavín y Jorge Madrazo. La Fiscalía les acusa de un delito societario y solicita para cada uno de ellos una multa de 4.500 euros. El juicio se ha vuelto a señalar para el 14 de marzo a las 10:45 horas en las dependencias de la calle Alta.

Los hechos se remontan a diciembre de 2013, cuando la Asociación de Peñas Racinguistas presentó ante el Juzgado de lo Mercantil nº 1 de Santander solicitud de convocatoria de la junta general del Racing ante la "pasividad" de su consejo de administración, que al no convocarla estaba vulnerando la Ley de Sociedades de Capital.

Tras la incoación del procedimiento, el consejo convocó junta para el 31 de enero de 2014, lo que determinó que el Juzgado de lo Mercantil desestimara la solicitud de las peñas por pérdida de objeto del proceso en un auto del 10 de enero.

Una semana más tarde, Ali Syed fue cesado como consejero delegado de WGA por Onur Arslan en su condición de administrador de la empresa tras su quiebra en Holanda. A continuación, Arslan comunicó a los responsables del club su intención de comparecer en la junta de accionistas del 31 de enero, y su propósito de cesar a los acusados como consejeros de la entidad, ante lo cual éstos procedieron a desconvocar la junta un día antes de la fecha señalada para su celebración.

Arslan interpuso denuncia el mismo día de la junta, y el juzgado de guardia acordó como medida cautelar mantener la convocatoria, que se celebró sin la asistencia de los acusados ese mismo día y en la cual se acordó su cese como consejeros del Racing por unanimidad de sus socios.