sábado 19.10.2019
TRIBUNALES

Lavín justifica su sueldo, que no era “descabellado”, y defiende que tomó las decisiones con “la mejor voluntad”

El expresidente del Racing, Ángel Lavín 'Harry', durante el juicio
El expresidente del Racing, Ángel Lavín 'Harry', durante el juicio

El expresidente del Racing de Santander Ángel Lavín, conocido como 'Harry', ha asegurado que, en su etapa al frente de la entidad verdiblanca, "siempre" ha tomado las decisiones, fueran "acertadas o desacertadas", con la "mejor voluntad" y pensando en el club y ha opinado que su sueldo de 72.000 euros anuales era "razonable" y "no le parecía desproporcionado" o "descabellado".

"No paraba. Llegaba el primero y me iba el último", ha dicho este jueves Lavín durante su declaración en el juicio contra él como acusado por un presunto delito continuado de administración desleal durante su mandato al frente del club durante aproximadamente año y medio, un ilícito por el que la Fiscalía solicitaba para él una pena de tres años de prisión y una indemnización de 216.400 euros para el club. Ejercen la acusación particular la Asociación de Exjugadores del Racing y la Asociación Unificada de Pequeños Accionistas, AUPA, que había pedido tres años y medio de prisión y la misma indemnización.

Lavín ha sido juzgado por cuatro hechos concretos. Estos son por asignarse un sueldo de 72.000 euros brutos anuales en 2012; por el contrato a José Ignacio Urquijo como director técnico deportivo de las secciones inferiores del Racing; por el suscrito con la empresa de servicios con la empresa Blu Sistemas, pese a que estaba en disolución y sin actividad los tres años precedentes. El cuarto hecho por el que se le juzga es por la renovación del alquiler de varios apartamentos en la urbanización Albatros por cinco años e importe anual de 36.000 euros, "de forma innecesaria, a precio muy superior a los del mercado en esa zona" y pese al informe desfavorable de los administradores concursales, según se señala en los escritos de acusación de las partes.

La magistrada ha llamado en reiteradas ocasiones la atención a 'Harry' por "divagar" y no contestar directamente a las preguntas

Respecto al sueldo, Lavín ha justificado su decisión de, tras su nombramiento, darse de alta en la Seguridad Social en calidad de director ejecutivo con un salario de 72.000 euros anuales y ha afirmado que ejercía esa función, "trabajaba" unas 10 o 12 horas diarias y, en su opinión, no hacerlo era cometer una "fraude" contra la Seguridad Social. Además, ha señalado que fue el entonces director general del Racing, Antonio Corino, el que le aconsejó hacerlo y le comentó el salario que debía imponerse y, según ha dicho, como le pareció una cantidad "adecuada" así lo hizo. Sin embargo, ha señalado que no cobró esta asignación hasta que fue aprobada en una Junta General celebrada en diciembre de 2012.

Lavín, que ha explicado que se encargaba de "muchas gestiones", sobre todo ante la Liga de Fútbol, ha afirmado que "no sabía" si sus predecesores en el cargo se habían dado de alta en la Seguridad Social o si habían cobrado por ser presidentes ya que el Racing mantiene que nunca, hasta 'Harry', había ocurrido. "Yo cobraba con director ejecutivo", ha insistido 'Harry', que ha comentado que los anteriores mandatarios habían venido siendo contratados, tradicionalmente, por la empresa que ejercía de máxima accionista del club.

Además, Lavín ha señalado que, tras la asignación de un sueldo, su intención era donar su sueldo a la Fundación Racing pero no fue posible por la situación en que ésta se encontraba y ha explicado que, al finalmente cobrarlo, podía, "al menos", "paliar" los gastos que le acarreaba gestionar el club. Lavín ha relatado que, además del salario, tenía una tarjeta para pagar gastos que le generaba su labor (desplazamientos, hoteles o gasolina), y tenía un coche a su disposición. "Gastaba lo necesario", ha dicho.

Y cuestionado sobre la situación económica que tenía el Racing durante su etapa como presidente, Lavín ha explicado que él llegó tras el concurso de acreedores, cuando el club estaba en "mejor situación" que en ejercicios anteriores y ha asegurado que, en esos momentos, el club "podía pagar perfectamente el desarrollo normal del Racing".

JUSTIFICA SU ACTUACIÓN

Al margen de lo relativo a su sueldo, Lavín ha justificado su actuación en los otros tres hechos por los que se le acusa. Así, por ejemplo, lo ha hecho en relación a la contratación de Urquijo como director técnico deportivo de las secciones inferiores del Racing, la cual ha justificado por la decisión del anterior responsable de marcharse. Además, ha señalado que a Urquijo su titulación, currículo y la labor en otros clubes, le avalaban "sin ninguna duda" como el "mejor profesional" que había tenido el Racing en toda su historia para desempeñar ese cargo. Ha afirmado que las condiciones del contrato de Urquijo eran "las mismas prácticamente" a las que tenía su predecesor "salvo en algunas cosas", algo con lo que no se han mostrado de acuerdo el abogado del Racing en esta causa, el también expresidente del Racing Manolo Higuera.

Lavín ha reconocido que Urquijo cobraba más que su antecesor pero ha considerado "justa" esas diferencias y también ha admitido que figuraban ciertas "primas por objetivos" que no tenía el contrato del anterior coordinador de las categorías deportivas, como, por ejemplo, aquellas vinculadas al mantenimiento de los equipos de las secciones inferiores en sus categorías o por aquellos jugadores que llegaran al primer equipo.

Al respecto, 'Harry' ha aclarado que, aunque esas primas estaban incluidas en el contrato, Urquijo no las cobró y ha señalado que a él "le presentaron" el contrato y "lo aceptó". También, ha defendido el trabajo de este coordinador deportivo y los resultados que consiguió y ha negado que contratarle para este cargo fuera una manera de paliar el perjuicio que había sufrido Urquijo en el concurso de acreedores del Racing, en el que estaban algunas de sus empresas.

Lavín también ha justificado la necesidad del contrato con la empresa Blu Sistemas, para cubrir "huecos" del personal afectado por el ERE y la rentabilidad del mismo. Además, ha señalado que ese contrato se suscribió en agosto de 2012 con el "parabien" de la administración del Racing y del director general y fue aprobado por la Junta General de Accionista y por el Consejo de Administración. Ha señalado que ese contrato, aunque no fue suscrito hasta agosto, ya existía de forma "tácita" con anterioridad y era conocido por todas las partes, entre ellas los administradores concursales.

El contrato con Blu ha supuesto un enfrentamiento Lavín-Higuera, cuando éste último ha sugerido que estos servicios no se prestaron. "¿Usted qué está diciendo?", le ha espetado 'Harry' al letrado del club, frase por la que le ha reprendido la juez, que le ha pedido que mostrase respeto. "Me está ofendiendo", ha respondido Lavín a la reprimenda de la magistrada. Además, ha dicho que "no conocía" que en los tres años precedentes a su contratación la empresa no tuviera ninguna actividad o estuviera en concurso de disolución.

Y respecto al cuarto hecho, la renovación del alquiler de los apartamentos, ha defendido que el precio que se acordó en la renovación estaba "en el mercado" y era "equiparable" a cualquiera de los que había en esa época en el entorno de El Sardinero. Ha asegurado que "no trató" de beneficiar al administrador de los mismos, Félix Pardo y ha negado que fueran amigos. En el juicio, inicialmente estaba previsto que declararan como testigos Francisco Pernía o José Campos, que, sin embargo, no han comparecido y han sido retirados como testigos.

REPRIMENDA DE LA JUEZ

En su declaración, que se ha prolongado durante unas dos horas y media, la magistrada ha llamado en reiteradas ocasiones la atención a 'Harry' por "divagar" y no contestar directamente a las preguntas. "No nos tome el pelo a los que estamos aquí sentados", ha dicho. Además, le ha reprochado que solo respondiera a cuestiones deportivas y le ha recordado que lo que se juzga "no es un delito deportivo" sino de administración desleal.

El juicio ha quedado visto para sentencia después de que todas las partes, incluída la Fiscalía, hayan elevado a definitivas sus conclusiones y no hayan introducido modificaciones, segun han confirmado a Europa Press fuentes jurídicas vinculadas al caso. De esta forma, el Ministerio Fiscal ha mantenido su acusación contra 'Harry' por un presunto delito continuado de administración desleal y ha ratificado la pena que solicitaba en su escrito de acusación: tres años de prisión y una indemnización de 216.400 euros para el club. Tampoco han introducido modificaciones y han elevado sus conclusiones a definitivas el resto de partes.

Comentarios