domingo 25.08.2019
DEPORTES

Racing y Real Unión, dos históricos del fútbol español, cierran 2017 en el Stadium Gal

Los verdiblancos llegan al ecuador liguero con las bajas por lesión de Raúl Domínguez, Regalón, Antonio Tomás y Álex García.

Dani Aquino durante el entrenamiento celebrado el pasado jueves en Los Campos de Sport
Dani Aquino durante el entrenamiento celebrado el pasado jueves en Los Campos de Sport

El Racing cierra la primera vuelta del campeonato 2017/18 ante el Real Unión, en el Stadium Gal, este domingo a las 17:00 horas. Los verdiblancos afrontarán en Irún (Guipúzcoa) la última jornada liguera antes del parón vacacional navideño, que se prolongará hasta después de la llegada a Santander de los Reyes Magos –el primer compromiso del nuevo año será en Gobela frente al Arenas de Getxo.

La escuadra que dirige Ángel Viadero tratará de retomar su positiva dinámica a domicilio pues antes de su derrota en Las Gaunas había sumado dos triunfos consecutivos sobre el Caudal Deportivo en Mieres y Osasuna B en Pamplona.

El técnico de la escuadra cántabra, que ha incluido en la convocatoria para el encuentro de Irún a los filiales Adrián Peón, Íñigo Sainz- Maza y Badiola, recupera a Gonzalo, que no pudo actuar la última jornada por sanción, en tanto que no tiene disponibles a los lesionados Raúl Domínguez, Regalón, Antonio Tomás y Álex García.

Así, Viadero ha citado en las Instalaciones Nando Yosu el domingo, a las 9:30 horas, a los siguientes jugadores: Iván Crespo, Gándara, Córcoles, Julen Castañeda, Gonzalo, Borja Granero, Sergio Ruiz, Javi Cobo, Quique Rivero, Héber, Óscar Fernández, César Díaz, Juanjo, Dani Aquino, Pau Miguélez, Adrián Peón (Racing B), Badiola (Racing  B) E Íñigo Sainz- Maza (Racing B).

Sólo tres derrotas

El Real Unión, a pesar de que está situado en la zona baja de la clasificación del Grupo II de Segunda B –es decimoquinto con 20 puntos en su casillero, está llamado a cotas mayores que conseguir la permanencia en la división de bronce y venderá cara la derrota en su feudo, donde sólo ha perdido tres encuentros ligueros.

Los vascos, que comparten con el Real Racing Club el honor de haber fundado la Primera División, son uno de los clubes con más historia del fútbol español –datan de 1914- y se han proclamado en cuatro ocasiones campeones de la Copa del Rey.

El conjunto guipuzcoano está dirigido desde la semana pasada por el entrenador José Luis Ribera –ha formado parte del cuerpo técnico, en Primera, del Deportivo y el Villarreal CF con Miguel Ángel Lotina- y cuenta en su plantilla con jugadores con experiencia como el central Esnaola –defendió anteriormente las camisetas del Sestao River o la Sociedad Deportiva Noja- o el delantero Mikel Orbegozo, su máximo realizador en el presente campeonato. 

Homenaje a Echeveste

Racing y Real Unión tributarán un sentido homenaje a Luis Echeveste, quien defendiera la camiseta de ambos conjuntos en la década de los 50. El exfutbolista realizará el saque de honor del encuentro acompañado por el Presidente de Honor verdiblanco, Juan Antonio Tuto Sañudo, y el Presidente del club de Irún, Ricardo García.

Nacido en Rentería (Guipúzcoa) el 21 de abril de 1927, Echeveste llegó al Racing tras haber militado en el Club Deportivo Touring (1945- 47) y el Club Deportivo Tolosa (1947- 49). El jugador vasco, que actuaba de extremo izquierdo y destacaba por su velocidad, potencia y letal disparo a puerta, se estrenó con la elástica verdiblanca en un amistoso contra el Fulham FC inglés el 1 de junio de 1949 en tanto que el 4 de septiembre de ese mismo año debutaba oficialmente en El Sardinero ante el Club Ferrol (2-0). Su primera campaña en Cantabria finalizó con el ascenso del Racing a Primera y su primer encuentro en la elite con los verdiblancos fue ante el Club Deportivo Alcoyano el 10 de septiembre de 1950.

Echeveste dejó el conjunto cántabro en 1952 y su marcha a la Real Sociedad posibilitó el regresó al Racing de Rafa Alsúa, que militaba en el club de San Sebastián. En 1957, tras casi un centenar de partidos en la elite con los blanquiazules, se incorporó al Real Unión, con los que obtuvo un importante ascenso a Segunda División. El extremo de Rentería colgó las botas en 1959, en el cuadro irundarra, tras haber jugado en dos equipos históricos del fútbol español –fundadores de Primera División- que le tributarán un merecido homenaje en su último compromiso oficial del año.