viernes 14/8/20
DEPORTES

Ruth Beitia seguirá compitiendo la próxima temporada, pero es “casi impensable” un nuevo ciclo olímpico

La atleta cántabra, tras el recibimiento de este martes, regresa a los entrenamientos para terminar la Diamond League, y confirma su presencia el próximo año en las competiciones.

La atleta cántabra Ruth Beitia y su entrenador, Ramón Torralbo
La atleta cántabra Ruth Beitia y su entrenador, Ramón Torralbo

Después de que este martes Ruth Beitia llegara a la región con su oro en salto de altura, acompañada por el resto de deportistas que han competido en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, la atleta cántabra vuelve a la rutina de entrenamientos para seguir compitiendo, ahora con la vista puesta en la Diamond League. Pero antes de comenzar, ha anunciado que “seguiremos la próxima temporada, un poco más”, y aunque no ha querido dar una fecha concreta para su retirada, sí ha afirmado que “un nuevo ciclo olímpico sería casi impensable”.

Beitia, que ha dado una rueda de prensa en el Palacio de los Deportes de Santander junto a su entrenador, Ramón Torralbo, ha reconocido que “con 41 años sería difícil competir” en las Olimpiadas de Tokio, aunque quiere ir “paso a paso”, acabar la temporada el 1 de septiembre y descansar para comenzar el siguiente ciclo en octubre.

La atleta cántabra, de 37 años, ha reiterado además el “honor” que ha supuesto el recibimiento en el aeropuerto Seve Ballesteros de Santander y en el Ayuntamiento de la capital cántabra, así como poner nombre al Complejo Deportivo La Albericia, “donde hemos entrenado toda la vida”.

“Con 41 años sería difícil competir” en las Olimpiadas de Tokio

“Me lo pasé genial en el autobús, saludando a la gente, y en el Ayuntamiento, con todo el calor y el cariño, fue increíble”, ha recordado Beitia, quien ha vuelto a incidir en que el 50% de su éxito se debe a su entrenador.

Precisamente ha sido Torralbo el que ha afirmado que seguirá “entrenando mientras mi cuerpo y mi mente me lo permitan”, y ha valorado el reconocimiento de la atleta a su trabajo como un “reconocimiento para todos los entrenadores”.

Final difícil

Rememorando la final del salto de altura, Beitia ha reconocido que antes de celebrarse “se planteaba difícil”, pues es la primera vez que han participado 17 atletas en una final.

“Cuando vimos las alturas supimos que iba a ser exigente”, ha dicho la campeona olímpica, para quien ser la primera en saltar “podía ser un hándicap o una ventaja”. En este sentido, Torralbo ha reconocido que “no me gusta ser primero porque siempre hay oportunidad de réplica” del resto de competidores.

Beitia ha reconocido que antes de celebrarse “se planteaba difícil”, pues es la primera vez que han participado 17 atletas en una final

Respecto al ambiente de los propios Juegos Olímpicos, Beitia ha indicado que algo que ha aprendido con el atletismo es el “respeto a los rivales”, y ha desvelado que “el clima es buenísimo” entre todas las participantes, con las que llegó a “compartir entrenamientos”. Este fue el motivo de que no celebrara el oro de un modo especial.

A diferencia de otros deportistas y asistentes a los Juegos, la atleta cántabra ha opinado que “las condiciones han sido estupendas” durante su estancia en las instalaciones. “Pensábamos que iba a ser un caos”, ha reconocido, pero considera que ha habido una “buena organización”.

“Lo que ha fallado, si es que hay que decir algo, es la comida, muy monótona, pero hemos comido perfectamente”, ha revelado.

Dopaje

Las noticias de dopaje de muchos deportistas rusos, que han marcado el desarrollo de estos juegos, han sido condenadas tanto por Beitia como por Torralbo. A este respecto, la atleta no considera que hayan bajado el nivel de la competición, pues “se han batido cuatro récords del mundo”.

Su entrenador, sin embargo, sí ha opinado que “hacer trampas debe perseguirse, pues engañan a sus compañeros”, y considera que no debe perseguirse solo a los deportistas, sino “a todos los que están detrás”.

Comentarios