viernes 06.12.2019
ECONOMÍA

Los bancos utilizarán una nueva moneda digital en 2018

Banco Santander, junto con otras entidades, va a acuñar una divisa similar al bitcoin para lograr un sistema mundial que facilite las operaciones.

El Banco Santander presidido por Ana Botín quiere operar con una divisa digital en 2018. Foto: Público/Reuters
El Banco Santander presidido por Ana Botín quiere operar con una divisa digital en 2018. Foto: Público/Reuters

En España las gestiones habituales entre bancos nacionales se realizan en euros. Pero, ¿qué ocurriría si en lugar de esa moneda se utilizara una divisa digital a un cambio determinado? ¿Y cómo se gestionaría el trabajo entre entidades financieras en todo el mundo? Esas preguntas pueden tener respuesta en la iniciativa promovida por el Banco Santander en colaboración con el Deutsche Bank, UBS, BNY Mellon y el operador de mercado ICAP, que se han unido para desarrollar y promover entre las instituciones financieras y los bancos centrales una nueva divisa digital basada en blockchain, la tecnología en la que se sustenta el bitcoin. El objetivo es facilitar pagos y liquidaciones de forma eficiente, rápida y segura.

El proyecto, que recibe el nombre de Utility Settlement Coin (USC), que permitirá la transaccionalidad de activos reales sin necesidad de una gestión centralizada. Según ha explicado la entidad presidida por Ana Botín en un comunicado, “un USC sería una 'moneda' que existe en un registro contable distribuido” compartido por un gran número de entidades, y que “representa digitalmente dinero respaldado por un activo real.

Dicho de otro modo, esta nueva moneda digital “es convertible en paridad con un depósito en su correspondiente divisa”, por lo que se puede intercambiar entre entidades. En estas operaciones, “gastar un USC es como si gastáramos el dinero equivalente en el mundo real”.

Las monedas digitales serían directamente convertibles en efectivo en los bancos centrales, reduciendo el tiempo y el coste pero aumentando la efectividad

El objetivo de los grandes bancos que han promovido esta iniciativa, que ha contado con el trabajo de la 'startup' Clearmatics, es que esta nueva forma de dinero se convierta en un estándar en la industria financiera para que entidades e instituciones puedan pagar por valores, como bonos y acciones, sin tener que esperar a que las transferencias de dinero tradicional sean completadas. Las monedas digitales serían directamente convertibles en efectivo en los bancos centrales, reduciendo el tiempo y el coste pero aumentando la efectividad.

En la nota de prensa, además, el Santander ha anunciado que los responsables del proyecto y las entidades ya están en contacto con los bancos centrales y los reguladores para asegurar que USC “se lanza en una estructura que cumple todos los requisitos regulatorios, y es sólida y eficiente”. Según ha publicado Financial Times, los bancos esperan el primer lanzamiento comercial a principios de 2018.

Esta es la primera alianza de grandes entidades para aprovechar la tecnología específica blockchain y las oportunidades de las redes informáticas descentralizadas con el fin de mejorar la eficiencia de los mercados financieros. UBS fue el iniciador del proyecto al que se han ido uniendo el resto de bancos.

Comentarios