sábado 24/10/20
ECONOMÍA

Habilitados 1.200 millones de euros para créditos a inquilinos que no puedan pagar el alquiler

El Estado dará créditos a los inquilinos que no puedan pagar el alquiler
El Estado dará créditos a los inquilinos que no puedan pagar el alquiler

El Gobierno habilitará una línea de créditos de un máximo de 1.200 millones de euros avalada por el Estado para aquellos inquilinos que no puedan afrontar el pago de la renta de la vivienda por encontrarse en dificultades financieras a causa de la actual crisis sanitaria y el estado de alarma. Así lo permite el aumento del techo de gasto que el Consejo de Ministros de este martes aprobó para el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, el Departamento que avalará a través del ICO estos préstamos, de los que estima se podrán beneficiar unos 450.000 inquilinos.

Los préstamos no suponen ni gastos ni intereses para quien los solicite que, además, contará con un plazo para devolverlo de seis años

Esta línea de créditos, cuyo importe global aún no había transcendido, constituye una de las 'medidas estrella' del plan de ayudas para el alquiler que el Ejecutivo aprobó hace quince días. En virtud del aumento del techo de gasto autorizado, el importe global de préstamos a avalar por el Estado a través del Departamento que dirige José Luis Ábalos será de 1.200 millones de euros, detallaron a Europa Press en fuentes de este Ministerio. "Esta autorización permite elevar el nivel de gasto comprometido y las anualidades para hacer frente a este compromiso", añaden.

En virtud de esta medida, el Ministerio podrá firmar un acuerdo con el ICO para un plazo de hasta catorce años por el se habilitará una línea de avales con cobertura estatal para que, a su vez, los bancos ofrezcan créditos a los inquilinos con dificultades. Así, las personas que vivan de alquiler en una vivienda cuya titularidad sea de un particular (el 85% de los casos) y cuya situación económica se haya visto afectada por la crisis, podrán pedir uno de estos préstamos a través de su entidad financiera para pagar hasta seis meses de alquiler.

Los préstamos no suponen ni gastos ni intereses para quien los solicite que, además, contará con un plazo para devolverlo de seis años, con posibilidad de una prórroga de cuatro años más. Además, el banco abonará directamente el importe del préstamo al propietario del piso que, de esta forma, se evita la incertidumbre de un eventual impago del inquilino.

TRANSPORTES

Para articular los préstamos, el ICO una vez firme el acuerdo con el Ministerio, formalizará los contratos de aval con los bancos por dicho importe máximo de 1.200 millones de euros.

De su lado, el Departamento que dirige Ábalos pagará a los bancos las comisiones que los créditos tengan por gastos de administración y gestión y los correspondientes así como intereses, lo que supondrá un importe máximo de 123,6 millones de euros. Por ello, el Consejo de Ministros le ha autorizado a modificar los porcentajes vigentes de los compromisos de gasto con cargo a los ejercicios 2021 a 2031, ambos inclusive, en las aplicaciones presupuestarias que dotarán a esta medida.

REQUISITOS

En cuanto a los inquilinos, para poder acceder a uno de estos créditos, deben acreditar que, a consecuencia de la crisis, se encuentran afectados por un expediente de regulación de empleo temporal (ERTE) o han visto reducida su jornada por motivo de cuidados. Así, la unidad familiar no debe haber alcanzado, el mes previo de solicitar la ayuda, ingresos conjuntos que superen tres veces el IPREM. Esta ratio se incrementará en 0,1 veces por cada persona mayor de 65 años o cada hijo a cargo en la unidad familiar, en este caso, en 0,15 en caso de unidad familiar monoparental.

Además, el importe de la renta a pagar, sumado a los gastos por suministros básicos de la vivienda, debe ser igual o superior al 35% de los ingresos netos del conjunto de los miembros de la unidad familiar. Se entiende por suministros básicos la electricidad, el gas, el gasoil para calefacción, el agua corriente, los servicios de telecomunicación fija y móvil, y las posibles contribuciones a la comunidad de propietarios, todos ellos de la vivienda habitual que corresponda satisfacer al arrendatario.

Comentarios