lunes 21/9/20
EDUCACIÓN

ANPE exige el cese de la consejera de Educación por sus "tics autoritarios y la dejación de responsabilidades"

Aula de un colegio
Aula de un colegio

El sindicato docente ANPE ha exigido al presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, el cese de la consejera de Educación, Marina Lombó, por los "tics autoritarios de toda su gestión hasta el momento y la dejación de responsabilidades" manifestada durante la crisis de la pandemia del coronavirus.

Anpe denuncia la actitud "intolerante y poco dialogante" de la consejera, que ha tomado las decisiones "de forma unilateral"

En un comunicado, el colectivo manifiesta la "incapacidad" de Lombó para gestionar una Consejería "de la importancia de la de Educación" y pide buscar para el cargo a otra persona con un carácter "más dialogante y receptivo". En este sentido, Anpe denuncia la actitud "intolerante y poco dialogante" de la consejera, que ha tomado las decisiones "de forma unilateral, sin espíritu de negociación ni voluntad de alcanzar acuerdos".

El sindicato también considera que Lombó ha "aprovechado" el decreto del estado de alarma para tomar decisiones "totalmente unilaterales, rompiendo con los acuerdos alcanzados previamente en algunos casos". Por ejemplo, el despido inmediato de 60 docentes de formación profesional, la anulación del acuerdo del calendario escolar, el intento de modificación de la orden de interinos sin negociación previa o la publicación en boletín de normas que deberían negociarse con la Junta de Personal Docente, según Anpe.

El colectivo critica que Lombó "no ha estado a la altura" durante el confinamiento, "dictando una serie de instrucciones contradictorias y ambiguas, dejando toda la responsabilidad de la aplicación de la enseñanza a distancia en manos de los equipos directivos y del profesorado". Y de cara al inicio del curso escolar este lunes, Anpe asegura que la Consejería "se ha negado" a aceptar las propuestas realizadas desde las organizaciones sindicales y lamenta la "improvisación", con "cambios de opinión constantes, políticas erráticas y descargando la responsabilidad en los centros y en el personal docente".

Además, señala que la polémica en torno a la apertura de los centros en Santoña, confinada debido al número de casos de Covid, ha sido "la gota que ha colmado el vaso", ya que Anpe era uno de los colectivos que había solicitado retrasar el inicio de las clases durante los días que durase el aislamiento y la Consejería de Educación y el Gobierno de Cantabria obligaron a abrir. "Afortunadamente, parece que la población tiene mucho más criterio y sentido común que nuestros gobernantes, y la asistencia de alumnos a las aulas en Santoña ha sido escasa", subraya el sindicado.

Comentarios