martes 20.08.2019
EDUCACIÓN

La Consejería modifica la orden que obligaba a compensar las horas ‘perdidas’ por las jornadas reducidas

Consejería de Educación del Gobierno de Cantabria
Consejería de Educación del Gobierno de Cantabria

La Consejería de Educación ha publicado hoy lunes, en una edición extraordinaria del Boletín Oficial de Cantabria (BOC), la orden de 4 de abril que modifica la de 2014 que dicta instrucciones para la implantación del decreto que establece el currículo de la Educación Primaria en Cantabria, que obligaba compensar las horas perdidas por las jornadas reducidas. De este modo, tras la entrada en vigor mañana martes de la nueva orden que permite jornadas reducidas sin incumplir las horas lectivas mínimas, queda legalmente abierta la posibilidad de jornadas reducidas en junio y septiembre manteniendo 175 días lectivos.

La orden establece que la modificación de la orden se aplicará a partir del inicio del curso escolar 2019/20

La orden que se modifica establecía que el horario escolar era, como regla general, de 25 horas semanales y contemplaba la posibilidad de autorizar la jornada continuada reducida en determinados periodos lectivos del curso escolar, cumpliendo, en el cómputo anual, las condiciones mínimas establecidas por la normativa básica estatal. La Ley 4/2019, de 7 de marzo, de mejora de las condiciones para el desempeño de la docencia y la enseñanza en el ámbito de la educación no universitaria ha restablecido la situación anterior al Real Decreto-ley de 2012, conocido como de los recortes, y recomienda, con carácter ordinario, un máximo de 23 horas en los centros de Educación Infantil, Primaria y Especial y de 18 en los centros que impartan el resto de enseñanzas. La orden establece que, por razones de planificación y organización del curso escolar, la modificación de la orden se aplicará a partir del inicio del curso escolar 2019/20.

La Consejería de Educación abrió el 12 de marzo y hasta el 2 de abril la consulta pública para la derogación de la orden que dictó en julio de 2018 para permitir jornadas reducidas sin incumplir las horas lectivas mínimas. La Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnado de Cantabria (FAPA) presentó alegaciones, entre otras razones, aduciendo que se recorta en 32 horas lectivas –más de una semana de clase– el calendario escolar del alumnado y que no se garantiza el mínimo de 875 horas lectivas anuales.

Comentarios