sábado 16/1/21
EDUCACIÓN

Los directores de Secundaria piden la dimisión de Lombó por "faltar a la verdad y mantener una actitud manipuladora"

Un aula vacía
Un aula vacía

La Comisión Permanente del Comité de Directores de Secundaria de Cantabria ha pedido la dimisión de la consejera de Educación, Marina Lombó, por "faltar a la verdad, mantener una actitud manipuladora e irresponsable" y haber mostrado una "manifiesta incapacidad" para dirigir su área tras la modificación del calendario escolar y la suspensión del periodo no lectivo programado para esta próxima semana.

La Comisión asegura que los directores han sido "manipulados"

En un comunicado, la Comisión asegura que los directores han sido "manipulados" y que su posición de rechazo a la suspensión de vacaciones escolares, "que quedó muy clara en la reunión mantenida el pasado martes 27 de octubre, se ha tergiversado" en los medios y declaraciones de la Consejera. Además, se quejan de que la decisión se ha tomado de forma "atropellada" y "unilateral", ya que ellos "se limitaron a recibir una comunicación en nombre del Gobierno y a instancias de Salud Pública".

En este sentido también lamentan que en primer lugar se anunció la propuesta de suspender las vacaciones como una sugerencia de Sanidad para evitar la movilidad de las familias y con ello reducir la propagación del coronavirus, y sin embargo esto era "algo incierto según ha informado Sanidad posteriormente", ya que lo que proponía era el cierre perimetral de Cantabria y el intermunicipal en algunas zonas con mayor riesgo.

Los directores destacan que si en los centros educativos se mantiene un "bajo nivel" de contagios es "por el esfuerzo de los equipos directivos, que incluso han trabajado en los meses de verano, por el trabajo del profesorado y PAS de los centros y por la buena respuesta de los alumnos y sus familias". Por ello, aseguran que "la carga de tensión y esfuerzo" soportado por la comunidad educativa para mantener estos niveles "hacía más necesario que nunca el descanso de esta semana".

"Las razones pedagógicas son evidentes y su supresión, a menos de dos días del inicio de este periodo, supone un torpedo en la línea de flotación de la educación en Cantabria", sentencia la Comisión, que advierte que las consecuencias de esta medida van a ser "imprevisibles".

Comentarios