sábado 25.01.2020
EDUCACIÓN

La Junta Docente cambia de presidenta y plantea a Lombó sus demandas para “revalorizar” el trabajo de profesor

De izquierda a derecha, Laura Aguate (UGT), Rus Trueba (ANPE), Belén González (STEC), Marta Trujillano (TU), Henar Arguiñarena (CSIF) y Conchi Sánchez (CCOO), representantes de la Junta de Personal Docente de Cantabria
De izquierda a derecha, Laura Aguate (UGT), Rus Trueba (ANPE), Belén González (STEC), Marta Trujillano (TU), Henar Arguiñarena (CSIF) y Conchi Sánchez (CCOO), representantes de la Junta de Personal Docente de Cantabria

La Junta de Personal Docente de Cantabria ha elegido este mes a Belén González, del sindicato STEC, como nueva presidenta y ha consensuado las grandes líneas que guiarán en esta legislatura su acción reivindicativa ante la Consejería de Educación, ahora dirigida por la regionalista Marina Lombó, para la "revalorización social del trabajo docente". Una nueva adecuación retributiva; la mejora de las condiciones de trabajo de los profesores de más de 55 años a través de una sustitución parcial de sus horas de clases; la reducción de las ratios de alumnos por aula; la negociación y definición con antelación de ofertas públicas de empleo que permitan reducir la interinidad y que la Consejería asuma la gestión de servicios complementarios con alguna función educativa que estén externalizados son las cinco grandes líneas reivindicativas fijadas por la Junta de Personal Docente para este periodo. Así lo han expuesto hoy lunes en rueda de prensa las representantes de los seis sindicatos que tienen representación en la Junta de Personal Docente (STEC, ANPE, TU, CCOO, UGT y CSIF), encabezadas por la nueva presidenta, que sustituye al frente de la Junta a Patricia Ruiloba, también de STEC, que abandonó el puesto por razones "personales".

Por parte de la Junta ya se ha presentado por escrito a la Consejería un documento con estas grandes reivindicaciones y ahora ha pedido a Lombó que "se siente a negociar" y no se dedique a gestionar solo "el día a día".

Uno de los puntos que consideran que se deben negociar es la "dignificación salarial" del trabajo docente

Uno de los puntos que consideran que se deben negociar es la "dignificación salarial" del trabajo docente con una adecuación retributiva como las que se disfrutaron gracias a los acuerdos de 1998, 2003 y 2008. De hecho, han explicado que de la subida retributiva acordada en 2008 por los sindicatos, que era de 170 euros en cuatro años, hay un último tramo de 30 euros (el que tocaba en 2011), que queda aún pendiente de cumplirse. Por ello, consideran desde la Junta que lo primero que debe hacerse es aplicar esta subida pendiente, además de comenzar a negociar una nueva adecuación salarial.

Otro de las grandes líneas de negociación tiene que ver con las condiciones de los profesores mayores de 55 años. Así, la Junta reclama que para estos docentes se implante un sistema de sustitución parcial de sus horas lectivas por otras actividades en los centros. Las representantes sindicales de la Junta han explicado que en los colegios hay "un montón de cosas que hacer" que son "igualmente necesarias" que las horas docentes y de las que, a su juicio, pueden ocuparse estos profesores más mayores si se les sustituye de forma parcial al frente de las clases. Han detallado que la ley de sostenibilidad de los servicios públicos aprobada en 2012 por el Gobierno cántabro (entonces del PP) acabó con la posibilidad de la reducción de horas lectivas para estos docentes. La Junta de Personal ha señalado que dicha norma, que supuso la ruptura de todos los acuerdos existentes entre Gobierno y sindicatos docentes, se sustentó en su momento en la existencia de una crisis económica que ahora "ha pasado" y, por ello, reclama su "derogación" y que se "ponga fin" a los "recortes" que supuso.

La Junta reclama que la Consejería negocie con los sindicatos Ofertas Públicas de Empleo que permitan reducir la tasa de interinos

También, en relación a la profesión docente, la Junta reclama que la Consejería negocie con los sindicatos Ofertas Públicas de Empleo que permitan reducir la tasa de interinos y no se limiten a la simple reposición de efectivos. En este sentido, señala que las OPEs, al menos en lo que se refiere a la determinación de cuerpos y especialidades a convocar, se negocien y den a conocer con dos cursos de antelación.

Otra gran reivindicación para esta legislatura es la reducción generalizada de las ratios máximas de alumnos por aula, empezando por la etapa de Educación Infantil (donde ahora es de 25 por clase) para, paulatinamente ir extendiendo "hacia arriba" esta reducción al resto de etapas del sistema. Así, por ejemplo, consideran que reducir a 20 alumnos por aula en la Educación Infantil podría ser una situación "ideal". En este sentido, la Junta de Personal pide a la Consejería que "aproveche" este momento de descenso demográfico para reducir el número de alumnos por clase y no para cerrar escuelas o suprimir aulas, masificando otras.

Por otra parte, los sindicatos docentes han incluido entre sus grandes reivindicaciones la petición de que servicios complementarios que cumplan alguna función educativa y que actualmente están externalizados dejen de estarlo y pasen a depender de la Consejería. Con esta reivindicación hacen referencia, por ejemplo, a la situación de los técnicos de las aulas de 2 años; los monitores de transporte escolar; los del plan de refuerzo educativo (los PROA) o los auxiliares de la conversación de inglés.

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad