lunes 13.07.2020
EDUCACIÓN

Publicadas las instrucciones para la vuelta a las aulas, excepcional y voluntaria, a partir del 8 de junio

Mascarillas y gel desinfectante en la mesa del profesor de un aula
Mascarillas y gel desinfectante en la mesa del profesor de un aula

La Consejería de Educación, Formación Profesional y Turismo ha publicado la resolución por la que se dispone la reanudación de la actividad lectiva presencial, así como las condiciones para su desarrollo en el curso 2020-2021. Una edición extraordinaria del Boletín Oficial de Cantabria recoge hoy jueves estas instrucciones, que también se han colgado en el portal www.educantabria.es, y que contemplan la vuelta parcial y voluntaria del alumnado a las aulas.

La resolución remarca que la actividad educativa seguirá siendo no presencial, con carácter general, hasta la finalización del curso escolar 2019-2020 y contempla la reanudación de la actividad presencial, a partir del día 8 de junio, con carácter excepcional y voluntario sólo para los alumnos de segundo de Bachillerato que asisten a clases preparatorias de la EBAU. También, para quienes opten a un título de Formación Profesional -los segundos cursos de los grados medio y superior- y los alumnos de FP Básica; el alumnado de módulos integrados de proyecto y FCT de Formación Profesional y aquellos inscritos en el último curso de Enseñanzas Elementales y Profesionales de Música y Danza.

En atención al alumnado especialmente vulnerable, se permitirán reuniones presenciales de los profesores con los que estén teniendo "más dificultades", y se dará libertad a los claustros para que, eventualmente, el personal docente sea convocado por las direcciones de los centros para la realización de Juntas de Evaluación, trabajos y trámites relacionados con el final de curso, además de reuniones para la planificación del curso 2020-2021.

ALUMNOS Y PROFESORES

Educación establece que no podrá acudir al centro el alumnado con síntomas compatibles con COVID-19 o diagnosticado, o que se encuentre en cuarentena domiciliaria. Para ello, "las familias vigilarán el estado de salud y realizarán la toma de temperatura todos los días antes de salir de casa para ir al centro educativo". Si el alumno tuviera fiebre o síntomas compatibles con COVID-19, no deberá asistir al centro. A estos efectos las familias presentarán una declaración responsable, cuando se vayan a incorporar al centro educativo, en la que se declarará que los alumnos no se encuentran en ninguna de estas situaciones.

En lo que se refiere a los docentes, el personal directivo organizará su reincorporación presencial en función del alumnado que acuda. La atención presencial combinada, en su caso, con la atención a distancia, "no podrán suponer un incremento del horario del profesorado". El personal docente del Gobierno de Cantabria que pueda ser considerado especialmente sensible al riesgo de la COVID-19 deberá remitir la solicitud de valoración de riesgo por motivos de salud al Servicio de Prevención de Riesgos Laborales de Personal Docente de la Consejería de Educación.

Para permitir la conciliación de la vida laboral y familiar, los trabajadores que tengan que atender a dependientes a su cargo -menores de 14 años, discapacitados o mayores- podrán solicitar permiso.

MEDIDAS DE SEGURIDAD

Por lo que se refiere a las medidas de seguridad, las instrucciones señalan que el centro educativo "deberá proporcionar el material preciso y necesario", así como la información para su uso correcto, con el fin de garantizar las medidas de seguridad, higiene y prevención de riesgos laborales. Este material incluirá geles hidroalcohólicos, agua y jabón, toallas de papel, mascarillas, guantes, papeleras con bolsa así como mamparas de protección si fueran necesarias. Se limitará el uso de ascensores y los aseos estarán destinados exclusivamente a trabajadores del centro educativo y alumnos.

En lo relativo al uso de los espacios de atención al público, las instrucciones contemplan la instalación de mamparas o elementos de protección similar. Será siempre a través de cita previa y para los supuestos en los que sea estrictamente necesario. Los equipos directivos deberán determinar los espacios del centro que se van a utilizar para la actividad docente durante la fase 2. Se organizarán los espacios y la distribución de las personas para lograr una distancia de seguridad interpersonal de 2 metros, así como evitar la coincidencia masiva.

La organización de la circulación de personas, la distribución de espacios y la disposición de estudiantes se organizará para mantener las distancias de seguridad interpersonal. En cada aula existirá una solución de gel hidroalcohólico y se reducirán al mínimo los desplazamientos de grupos de alumnos por el centro. Además, se organizarán las salidas y entradas del centro y de las aulas y otros espacios de forma ordenada, en filas, con distancia interpersonal de 2 metros y de manera escalonada. Siempre que sea posible se organizarán las entradas y salidas del centro por puertas diferentes y al alumnado, en bloques diferenciados para minimizar el contacto.

El equipo directivo, en función del alumnado que voluntariamente se incorpore al centro, organizará los grupos, turnos rotatorios, adaptación de los horarios, etcétera, que garanticen la aplicación de las medidas de distanciamiento, higiene y protección individual y colectiva. El alumnado deberá cumplir todas las medidas de seguridad e higiene recomendadas por las autoridades sanitarias para la incorporación al centro educativo, así como las establecidas por cada centro para el uso de las instalaciones, con especial observancia de la distancia de seguridad interpersonal de dos metros.

En el portal www.educantabria.es se han habilitado enlaces específicos con la información disponible sobre el coronavirus COVID-19 en permanente revisión y actualización.

Comentarios