Miércoles 26.09.2018
EDUCACIÓN

UGT denuncia en el ORECLA que profesores de la concertada trabajan un 25% más que los de la pública

Los profesores de la educación concertada trabajan un 25% más que los de la pública, según los sindicatos
Los profesores de la educación concertada trabajan un 25% más que los de la pública, según los sindicatos

La Federación de Empleados de los Servicios Públicos (FeSP) de UGT ha interpuesto una demanda en el Organismo de Resolución Extrajudicial de Conflictos Laborales (ORECLA) por la "discriminación" de los docentes de Educación Secundaria, Formación Profesional y Bachillerato de la enseñanza concertada de Cantabria, que según la denuncia del sindicato, tienen un 25% más de jornada laboral que sus homólogos de la enseñanza pública.

La denuncia de UGT ha sido respaldada por CCOO, aunque los otros dos sindicatos representativos del sector, FSIE y USO, no se han adherido a la misma y son parte demandada junto con las tres patronales de la enseñanza concertada cántabra.

Según ha explicado en un comunicado la responsable regional de Enseñanza Privada y Concertada de UGT, Araceli Bravo, "ya no nos queda otra que denunciar una discriminación tan absurda como injustificable, consentida desde hace tiempo por las patronales, la Administración educativa y otros sindicatos", después de que en los últimos cursos hayan intentado llegar a un acuerdo para homologar la jornada laboral de estos docentes con la de sus homólogos de la enseñanza pública, ya que todos trabajan en centros educativos financiados con fondos públicos.

Bravo ha recordado que en su momento ya se homologaron las condiciones laborales de los docentes de Educación Infantil y de Primaria de la enseñanza concertada y pública, por lo que "no tiene sentido que se mantenga esta discriminación laboral" en la ESO, la FP y el Bachillerato.

De hecho, la sindicalista ha precisado que hoy en día la jornada laboral de los docentes de la concertada de la ESO, la FP y el Bachillerato equivale a los de sus compañeros de Primaria, lo que confirma "una discriminación incuestionable porque se les asimila con un cuerpo docente al que no pertenecen".
Para Bravo "no es de recibo" que todavía no se les haya homologado a sus compañeros de la enseñanza pública y que estos profesionales tengan que hace un "sobreesfuerzo para compensarlo y para que no incida en la calidad educativa".

"Después de muchas negociaciones infructuosas y promesas incumplidas, recurrimos primero al ORECLA y luego lo haremos ante los tribunales de justicia o hasta donde sea necesario porque no podemos dejar pasar ni un minuto más con esta clara discriminación laboral", ha concluido.