Jueves 16.08.2018
RICARDO CORTÉS

“Asumir los resultados jamás puede ser sinónimo en el PSOE de sometimiento o humillación”

El diputado nacional y candidato a las primarias para elegir al representante socialista en las elecciones de 2019 considera que su experiencia como eurodiputado puede ayudar a Cantabria en la búsqueda de nuevas oportunidades.

El diputado nacional del PSOE por Cantabria, Ricardo Cortés
El diputado nacional del PSOE por Cantabria, Ricardo Cortés

Ricardo Cortés Lastra (Castro Urdiales, 1969) es diputado nacional del PSOE por Cantabria. Candidato a las primarias para que los socialistas cántabros elijan a su representante en las elecciones autonómicas de 2019, Cortés, que también fue eurodiputado socialista, considera que los diferentes procesos internos que ha vivido el PSOE cántabro “nos han dejado heridos y debilitados”, por lo que considera que su experiencia y su trabajo tanto a nivel nacional como en Europa pueden no solo situar a la región en la “búsqueda de nuevas oportunidades”, sino hacer una aportación “muy importante en materia de acuerdo”.

¿Qué le ha animado a presentarse como candidato en estas primarias?

Los socialistas hemos dado pruebas a lo largo de los 140 años de historia de nuestro partido de ser personas comprometidas con la sociedad, en constante búsqueda de la justicia social, de la igualdad y del respeto a los derechos humanos. Estamos viviendo tiempos muy complicados en la política, también en nuestro partido. Los diferentes procesos internos que ha vivido el PSOE  de Cantabria nos han dejado heridos y debilitados y creo que yo puedo hacer una aportación muy importante en materia de acuerdo, consenso, de trabajo colectivo, no sólo a nivel interno dentro de la propia organización sino también hacia el exterior.

Los diferentes procesos internos que ha vivido el PSOE  de Cantabria nos han dejado heridos y debilitados

Uno de los aspectos que le critican a usted por parte de la otra candidatura es su pertenencia a la gestora que se hizo cargo de las riendas del PSOE tras el fatídico 1 de octubre.

Y es una acusación que parte de premisas que saben que son falsas. Mire, no creo que nadie tenga una relación más cercana y próxima como la que yo he tenido con Pedro Sánchez. Crecimos juntos política y personalmente. En su primera campaña de primarias, se alojó en mi casa.

Tras el 1 de octubre a Cantabria se le ofreció entrar en la gestora como también se le ofreció, por ejemplo a Baleares y La Rioja. Por tanto, Cantabria entró en esa gestora dentro de la minoría que quería votar NO a la investidura de Rajoy. La gestora no hizo presidente a Rajoy, fue la decisión del Comité Federal, Comité en el que yo voté NO a esa investidura. Lo repito, voté NO a la investidura de Rajoy. Ganó quienes defendían la abstención por una corta diferencia y, por tanto, mi voto en el Congreso de los Diputados fue el resultado de la decisión del máximo órgano entre congresos del PSOE, al igual que hicieron, por ejemplo, José Luis Ábalos o Adriana Lastra, nada sospechosos de otra cosa que apoyar a Pedro     Sánchez.

También dicen que se presenta porque no asumieron los resultados de las primarias en las que salido elegido secretario general Pablo Zuloaga después de que la vicepresidenta Eva Díaz Tezanos anunciara el apoyo a su candidatura.

Además de no ser cierto, es absurdo. En mi partido todos aceptamos las decisiones de la mayoría. Usted me preguntaba antes por el asunto de la gestora y el sentido del voto en la investidura de Mariano Rajoy. A mí me hubiera gustado votar no en esa investidura y, en cambio, tuve que respetar la decisión de la mayoría. Y en el PSC-PSOE sucede lo mismo. Por tanto, no es verdad que no se haya asumido. Tampoco es verdad que todos tengamos la misma responsabilidad, entiendo que quien tiene la responsabilidad de gestionar la organización cumpliendo el mandato de los militantes es quien tiene que hacer un esfuerzo mayor para unir voluntades y crear un ambiente propicio en el que todos los militantes, votaran lo que votaran, se puedan sentir cómodos y parte del proyecto. Y a la vista está que no ha sido así. Se han tomado decisiones legítimas, pero que han abundado en una brecha que supuraba.

La gestora no hizo presidente a Rajoy, fue la decisión del Comité Federal, Comité en el que yo voté NO a esa investidura

Asumir los resultados jamás puede ser sinónimo en el PSOE de sometimiento o humillación. Ambas cosas son incompatibles con los valores que defiende el socialismo.

Lo primero que hice cuando anuncié mi candidatura fue llamar a Pablo Zuloaga para comunicárselo y decirle que por mi parte no habría ataque alguno sino todo lo contrario, porque antes de nada somos compañeros de partido.

Usted ha manifestado que la suya es una candidatura de consenso, es una candidatura abierta y en la que cabe todo el mundo. ¿No cree que la gente puede pensar que ese es un lema tan usado como incumplido habida cuenta del estado de fractura que sufre actualmente el PSOE?

Yo tengo muy claro que dentro de los valores del socialismo cabemos todos los militantes del PSOE de Cantabria. Y también caben los simpatizantes y cuantos progresistas consideran que el PSOE es la herramienta más eficaz para cambiarle la vida a la gente. El PSOE no es un fin en sí mismo, sino una herramienta de transformación social; para poder llevar a cabo esa transformación es necesario ser capaces de llevar la voz de la sociedad y para que la ciudadanía sienta suya la voz del PSOE no hay nada mejor que hacerles partícipes de nuestras decisiones. Nosotros somos como los ciudadanos, tenemos los mismos problemas y las mismas expectativas. A la vista está que la sociedad ha decidido salir a las calles a exigir sus derechos: mujeres, pensionistas, las distintas mareas que defienden la sanidad y la educación, si queremos recuperar la credibilidad de la política estamos obligados a ser capaces de ser la correa de transmisión de su voz y cumplir sus expectativas.

Es evidente que la progresión del PSOE en los últimos procesos electorales no ha sido buena y que ha perdido peso en cuanto a representación.

Nosotros somos como los ciudadanos, tenemos los mismos problemas y las mismas expectativas

Yo ahí discrepo. Es verdad que los resultados de las pasadas elecciones no fueron buenos en Cantabria, como no lo fueron en España en general. Fue un proceso electoral en el que concurrieron nuevos partidos políticos, en un clima muy complicado que no fue beneficioso para el conjunto del Partido Socialista. Cantabria sufrió como sufrieron el resto de comunidades autónomas, pero también es cierto que nunca con menos refrendo electoral logramos más representación. No sólo en el Gobierno de Cantabria sino a nivel municipal. Conviene recordar que sólo seis alcaldes socialistas lograron imponer su mayoría absoluta y que fue el ejercicio de la esencia de la política -la negociación y el pacto- los que lograron que hayamos tenido hasta 20 alcaldes y alcaldesas cambiando la vida de sus vecinos en sus municipios y otros muchos compañeros y compañeras participando en equipos de gobiernos municipales aplicando la impronta socialista en las políticas de esos ayuntamientos.

Hoy los socialistas gobernamos desde los municipios para más de la mitad de la población de Cantabria y desde el Gobierno de Cantabria hemos hecho políticas que, sin duda, han mejorado la vida de la gente. Desde el Plan de Emergencia Social a políticas de empleo que han conseguido reducir de manera notable las cifras de desempleo.

¿A qué retos de futuro se enfrenta Cantabria y qué puede aportar su candidatura?

El reto más importante e inmediato al que se enfrenta Cantabria, sin duda, es reeditar un sistema de financiación que nos permita mantener las cifras que tenemos. Tenemos un grave problema de envejecimiento, dispersión y despoblamiento y eso hace que el coste de los servicios sea más caro. Además, estamos ante un mundo cada vez más global en el que cada vez dependemos menos de nosotros mismos. Por ello es necesario ser pequeños pero fuertes, relevantes, aprovechar el enorme potencial que tenemos y sacarle el mayor provecho posible.

En un mundo cada vez más globalizado y que mira cada vez más a Europa, pero también al resto del mundo, creo que tanto mi experiencia como eurodiputado como a nivel laboral en el plano internacional pueden ayudar a Cantabria en la búsqueda de nuevas oportunidades.

Mi equipo será intergeneracional y estará compuesto, al menos, por un 60% de mujeres. Ya es tiempo de que las mujeres tengan la representación que merecen

Está muy de moda eso de “hacer carrera política...”

Tengo 48 años y tuve algún tipo de responsabilidad política institucional a los 39 años. Llegué teniendo trabajo a la política y mi trabajo me está esperando cuando acabe mi etapa. He demostrado que se puede trabajar por y para el PSOE desde la militancia de base con mucho orgullo.

¿Cómo será su equipo si logra la confianza de los militantes de su partido?

Será intergeneracional y estará compuesto, al menos, por un 60% de mujeres. Ya es tiempo de que las mujeres tengan la representación que merecen. Son más del 50% de la población y, por tanto, más tienen que ser más del 50% en mi equipo. Además, contaré con los jóvenes para todas y cada una de las políticas que les afecten. Y sus aportaciones serán vinculantes porque tenemos que pasar esa fase de escucharles y hacer más de lo mismo. No pueden votar en este proceso y creo que eso es un error porque las políticas de hoy son su presente y futuro, por ello serán una parte muy importante.

Comentarios