martes 1/12/20
CRISTÓBAL PALACIO

“La Democracia actual es la consecuencia de 150 años de luchas civilistas entre españoles”

El portavoz de Vox en el Parlamento de Cantabria defiende que “tendríamos que explicar que Europa cataloga a La Pasionaria como una terrorista y a Carrillo como un asesino”.

“Podemos quiere destruir nuestro sistema institucional para crear un sistema que es copia del chavismo”.

“Somos la verdadera oposición al Gobierno. No hay un liderazgo alternativo a Vox”.

El portavoz de Vox en el Parlamento de Cantabria, Cristóbal Palacio
El portavoz de Vox en el Parlamento de Cantabria, Cristóbal Palacio

Iniciamos este martes una serie de entrevistas a los portavoces de todos los partidos políticos con representación en el Parlamento de Cantabria, analizando la actualidad política autonómica y nacional, la situación de la región ante la pandemia de COVID-19 y la crisis económica y sanitaria que afrontaremos en los próximos meses. Unas entrevistas diarias que iniciamos con el partido con menor representación en la Cámara regional, Vox.

El portavoz de Vox en el Parlamento de Cantabria se presenta a la entrevista, en su despacho en la cuarta planta, con una agenda llena de citas y reuniones. Cristóbal Palacio es un reputado abogado y que, aunque ocupa por primera vez sillón de diputado en el Parlamento, se desenvuelve de forma rápida y ágil por cada uno de los diferentes espacios de la Cámara representativa de todos los cántabros.

Cantabria surfea mejor que otras comunidades la segunda ola de la COVID-19. Sin embargo, el paro alcanza las 40.000 personas y no se atisban proyectos industriales de calado. ¿Qué opina sobre la gestión del Gobierno de Miguel Ángel Revilla?

Tenemos que irnos a otros métodos de detección mucho más baratos, igual de efectivos y con resultados inmediatos

Hemos tenido un buen verano en hostelería. Lo único que tiene que hacer el Gobierno es dejar que los hosteleros funcionen. Nuestros clientes vienen solos, y en un momento en que se les prohíbe viajar al extranjero es éxito asegurado. La calidad del servicio turístico y de hostelería es muy alto. ¿Qué ha hecho el Gobierno? Regalar las entradas de Cabárceno. Eso supone desperdiciar 5 millones de ingresos que nos habrían venido muy bien, y cobrarlo a los visitantes que llegan no habría supuesto ningún problema. Hemos regalado a españoles de otras comunidades autónomas 5 millones de euros. En cuanto a la COVID-19, estamos teniendo suerte. Por desgracia, tenemos muchas menos relaciones comerciales que otras comunidades al estar más aislados que otras del centro. Eso hace que la transmisión sea menor, salvo en verano.

Pero Cantabria recibe mucho visitante de segunda residencia, sobre todo en la zona oriental.

Sí, pero la previsión de la segunda ola de la COVID-19 es que va a generar picos de sierra a partir de septiembre. En verano teníamos el mayor riesgo por el mayor cruce de población, pero es la época de menor incidencia del virus. Si esas visitas las tuviéramos en noviembre tendríamos un problema de COVID complejo, que previsiblemente no vamos a tener por la idiosincrasia de los cántabros y por la forma en que funcionamos. Pero eso no debe hacernos olvidar que no estamos controlando ni estamos rastreando bien los procesos. En fin de semana no trabajamos, no tenemos personal suficiente y no hacemos PCR con la celeridad necesaria. Tenemos que irnos a otros métodos de detección mucho más baratos, igual de efectivos y con resultados inmediatos. Una persona sospecha que puede tener la afección, y desde que nos hacen la prueba hasta que nos dan los resultados seguimos pensando que no lo tenemos, con lo cual nos comportamos con normalidad. Eso es un problema.

El hospital da una buena calidad en el servicio, pero el resto de la estructura sanitaria se resiente

No veo que sea crítico con la situación de los centros de salud, con las horas de espera de la gente mayor ahora que llega el frío…

Respecto a los centros de salud posiblemente seamos el partido más crítico. Es un problema muy complejo, causa de una estructura sanitaria que genera ventajas e inconvenientes desde hace muchos años. Teníamos un hospital que era referencia nacional y que tiene un peso enorme en la economía de Cantabria, para bien y para mal. Un peso tan grande que el Estatuto de Cantabria es el único que hace referencia al traspaso de competencias con la particularidad de Valdecilla porque es una máquina devoradora de recursos. Los que se benefician de la atención del hospital tienen una prestación médica de calidad, pero supone dedicar muchos recursos al mantenimiento del hospital. El hospital da una buena calidad en el servicio, pero el resto de la estructura sanitaria se resiente porque tiene que cooperar en ese coste. Eso supone que la Atención Primaria tiene serios problemas de servicio.

Es muy difícil de entender que con unos Presupuestos de Cantabria en los que Educación y Sanidad se llevan casi el 60%, no haya una prestación sanitaria adecuada.

La frase es del consejero de Sanidad: “Espero que en los próximos años el coste real de la Sanidad se vaya ajustando al coste presupuestario”. Es decir, asumimos que la Sanidad consume entre 100 y 200 millones de euros más de coste real respecto al presupuestado, y eso antes de la pandemia. Eso supone que en septiembre nos hemos quedado sin dinero. Cuando en enero de este año el periodo medio de pago era de 120 días, lo que estábamos explicando era que en septiembre de 2019 dejamos de pagar a los proveedores sanitarios porque no había dinero. No estaba presupuestado y no teníamos recaudación suficiente. Y hemos tenido que esperar a los presupuestos de 2020 para incluir como gasto corriente lo que era déficit de 2019. Eso, traducido a la Atención Primaria, quiere decir que no hay recursos. Y no solo materiales. Si yo tengo la oportunidad de trabajar en Valdecilla o en Puente Nansa, salvo que tenga un amor irrefrenable por la medicina rural, previsiblemente optaré por un hospital. Valdecilla es un atractivo para los profesionales, pero también se dota al hospital de todos los medios, porque si las urgencias fallan en Valdecilla, nos enteramos todos, pero si 11 dispensarios están cerrados todo el año, solo se enteran los vecinos afectados. Y no salta a los medios. En ese escenario es en el que se produce la COVID, y no damos abasto. Cuando el virus presiona los hospitales, hay que convertir las salas de reanimación en centros de UCI, y lo hacemos. Cuando la presión llega a los centros de Atención Primaria no podemos reorganizar porque estamos ya en mínimos, y el servicio se desborda.

A día de hoy no se busca ningún consenso, solo la adhesión sin fisuras a las cuentas que se traigan

¿No hay ninguna solución para atender a la gente en unas condiciones dignas?

Claro, y es muy sencillo, lo dice cualquier médico de atención primaria. Necesitamos una sala aislada, separada del resto del centro, en la que los enfermos con sospecha de COVID sean atendidos, y al resto se les atiende con normalidad.

Pero actualmente esa sospecha de COVID la tienen el 100% de los que acuden al centro de salud.

No, ahora se quedan en la puerta porque al no tenerlo separado, el señor que solo va a renovar su receta también se queda en la puerta.

Eso la gente no lo entiende.

La queja siempre es la misma: la atención sanitaria es deficiente. Nuestra labor como políticos es entender por qué ocurre y cómo se puede solucionar. La propuesta de Vox es destinar más recursos de personal a la situación que tenemos y hacer las obras rápidas e indispensables para poder separar a los enfermos de COVID de los demás. Es decir, aquellos con sospechas de COVID, que no son el 100%, que acudan al dispensario de urgencias propio. Esto supone muy poca inversión, pero no se ha hecho porque nadie ha previsto que esto lo necesitábamos. Eso en mayo hubiera sido razonable, ahora es una negligencia en la gestión.

El PRC busca consensuar los presupuestos con todo el arco parlamentario. ¿Se han dirigido a ustedes?

Si el PRC pretendiera consensuar los presupuestos, nos los habría comunicado. No conocemos, ni nosotros ni ningún otro partido que no esté en el Gobierno, cuáles son las pretensiones del presupuesto. A día de hoy no se busca ningún consenso, solo la adhesión sin fisuras a las cuentas que se traigan. Para nosotros sería maravilloso poder decir que apoyamos el presupuesto. El 90% no es discutible, es pago de salarios y gastos ordinarios, pero hay un 10% que es el que es políticamente discutible. No tendría que haber ninguna dificultad para ponernos de acuerdo en qué hacer con ese porcentaje en una situación de emergencia. Hay que reactivar económicamente la región y apoyar a los más desfavorecidos. Ahí no hay política, hay pura gestión. Pero hasta el 4 de noviembre no nos llega la propuesta unilateral y en bloque del Presupuesto. Su voluntad de consenso es teórica.

Con el Ingreso Mínimo Vital desincentivamos el trabajo de la clase que menos gana

¿Qué propuesta hace su partido? ¿Qué iniciativas parlamentarias más relevantes presentará?

El margen de maniobra del Gobierno es escaso, va a tener muchos menos ingresos que otros años. En cuanto a los Presupuestos, vamos a necesitar que sean expansivos en inversión, es decir, destinar dinero en aquellos sectores que generan un efecto multiplicador en la economía. Que un euro de inversión pública se convierta en cinco euros de movimiento en volumen de negocio. Y tenemos que reducir gasto corriente, algo muy complicado porque hemos creado un entramado administrativo ingobernable y sobredimensionado, y en dos meses no es posible reducir algo que consume el 90% del Presupuesto. Tenemos que destinar lo que podamos a incentivación empresarial, recuperar a nuestras empresas, que son las que crean riqueza. Atender la emergencia sanitaria como podamos y aumentar el gasto social para las familias que lo necesiten. Inevitablemente, una parte de la población entra en situación de vulnerabilidad, y el Gobierno debe dar seguridad a las familias. Pero junto a los Presupuestos va otra ley igual de relevante, que es la de Acompañamiento. Aquí implementamos la Política Fiscal para el año que viene. ¿Vamos a subir impuestos o los vamos a bajar?

¿Y Vox qué quiere, bajarlos o subirlos?

Vox quiere bajar los impuestos a familias y empresas para que se puedan recuperar.

Ustedes dicen esto mientras hay 11 millones de españoles en riesgo de pobreza extrema y Vox votado en contra del Ingreso Mínimo Vital.

Claro, porque el Ingreso Mínimo Vital ha duplicado el que ya existía. Cuando el Gobierno socialista se plantea esto partíamos de una situación en la que ya existía. Todas las comunidades tenían una Renta Básica, y esto es lo mismo. Pero en cada comunidad esta cantidad cambiaba, y el Estado lo que ha hecho es crear el Ingreso Mínimo Vital como concepto de política nacional que excluye las Rentas Básicas. Al final se está sustituyendo una cosa por otra, y me parece bien, porque es una forma de reordenar. E igualamos a todos los españoles. Pero lo hemos multiplicado por dos. Con el IMV una familia cobra 1.100 euros, y el Salario Mínimo de un trabajador es de 950 euros. Con eso desincentivamos el trabajo de la clase que menos gana. Este verano no había forma de encontrar los trabajadores no cualificados en hostelería. Tengo constancia de que muchas personas a las que se les ofrecía un trabajo mal pagado lo rechazaban ante la posibilidad de que eso les impidiera acceder al IMV, que como ellos te decían es lo mismo pero durante todo el año y sin trabajar, y se ofrecían a trabajar en negro. Y eso no nos gusta.

El resto de grupos se apropian de nuestras ideas por no tener las suyas. Nos pasa como con la bandera

¿Usted cree que la clase trabajadora de este país ‘maneja en negro’?

El invento de los salarios públicos se ha desarrollado hasta su máxima extensión en Andalucía. Lo que se ha puesto de manifiesto es que ese tipo de ingresos viene muy bien para fijar la población rural, pero lo que se conseguía son pueblos en los que la mayor parte de la población percibía esos ingresos y al mismo tiempo realizaban ‘trabajos en negro’.

Sr. Palacio, ¿es usted machista? Se lo pregunto porque es lo que dice la portavoz del PSOE en el Parlamento de Cantabria. Su grupo votó en contra de la Declaración Institucional de la Adhesión a la Agenda 2030.

Cuando el PSOE tiene que acudir a un exabrupto de ese tipo, y acusarme a mí o cualquiera de mis compañeros de ser machista, está definiendo su capacidad de oposición a nosotros. Si el único pecado que podemos cometer es ser machista cuando es evidente que no lo somos, y es evidente que la sociedad española en su conjunto no es machista, lo que quiere decir es que no tiene ningún argumento válido para atacarnos. Lo que está diciendo es que sus argumentos son endebles. Respecto a la Agenda 2030, es una agenda general, y el PSOE presentó una traducción a terminología progre de lo que la Agenda 2030 dice. Si hay algún punto de la Agenda que es discutible, y si el PSOE lo redacta para ser programa electoral, evidentemente no vamos a estar de acuerdo.

A nivel nacional, Vox quiere liderar la oposición al Gobierno PSOE-Unidas Podemos, silenciando al segundo partido más votado, el PP. ¿En Cantabria por qué Vox no es oposición ni en ayuntamientos ni en el Parlamento? De hecho, Cs presenta más iniciativas.

Somos el grupo parlamentario que más PNL y más mociones presenta, y somos la verdadera oposición al Gobierno. Si pregunta a los ciudadanos quién es el líder de la oposición, le dirá que somos nosotros. Somos el grupo más pequeño, y sin embargo, en cantidad y en calidad somos los mejores, no hay color, hasta el punto de que estamos empezando a denunciar que el resto de grupos se apropian de nuestras ideas por no tener las suyas. Nos pasa como con la bandera. Nos encanta utilizar la bandera, y nos encantaría que el resto nos copiase e hiciese caravanas con banderas. Tenemos ideas muy claras para Cantabria, no tenemos ningún complejo para defenderlas, y sabemos que las lideramos. No hay un liderazgo alternativo a Vox.

La Ley de Memoria Histórica es, según su partido, la Ley de Mentira Histórica. ¿Es cierto que esta ley molesta a Vox?

La única diferencia entre ese golpe de Estado y el del ’34 es que en el del '36 se logró el objetivo

Ahora ya no se llama Ley de Memoria Histórica, sino Ley de Memoria Democrática. De la misma forma que el PSOE ha sustituido el eslogan ‘140 años de honradez’ por ‘140 años de historia’. El cambio es mucho más profundo de lo que indican esos dos conceptos. Es especialmente significativo porque estamos acotando lo que queremos recordar. Todo el mundo tiene derecho a recordar lo que quiera, y al decir que no queremos una ley de Memoria de nuestra Historia, sino solo en la Democrática, nos podemos circunscribir a lo que no es democrático. En España ha habido una Guerra Civil y una Dictadura que no han sido democráticas.

Si se quiere hacer eso, hay que dejar claro si es como Historia o como Memoria. Y el resto de la historia, ¿la contextualizamos? La historia de España del siglo XIX es guerracivilista y que va enfrentando a dos Españas durante 118 años, desde Fernando VII hasta el final de la Guerra Civil. Intentar coger una parte del todo y confundirlas es un error histórico brutal. Si solo cogemos esa parte y la vemos con los ojos de hoy, vamos a dar una versión irreal de la Historia de España. Lo fundamental que quiero trasladar a los jóvenes que están estudiando es que la Democracia actual es la consecuencia de 150 años de luchas civilistas entre españoles. Durante esa época los nombres de los contendientes han ido cambiando, pero los conceptos no. Y durante esos 150 años, los diferentes bandos se iban imponiendo. En la Guerra Civil, de forma simplificada, fue entre extrema izquierda y extrema derecha. Ha habido momentos gloriosos y momentos abominables. En las guerras fratricidas es imposible controlar cómo evolucionan las cosas. Lo que tenemos que trasladar es la historia tal y como ocurrió, con sus luces y sus sombras.

Pero partimos de la base de que hubo un golpe de Estado en 1936.

Y en el ’34. Y en el ’32. Y tres o cuatro guerras civiles en el siglo XIX. ¿Por qué fijarnos solo en el último? ¿Porque es el que triunfa?

Fue una guerra que nos enfrentó durante tres años.

La única diferencia entre ese golpe de Estado y el del ’34 es que en el del '36 se logró el objetivo.

El golpe de Estado del '36 es un golpe de militares republicanos que lo que pretenden es una restauración democrática

Pero en 1934 no hubo levantamiento de armas.

En el ’34 hubo un intento de golpe de Estado propugnado por el PSOE y apoyado por Largo Caballero en el que llegan armas desde Rusia a través de un barco a Asturias, y en el que se pretende instrumentalizar a los sindicatos obreros de la minería para levantarse. Consiguen el alzamiento en Asturias y Cataluña, pero en el resto de España no prospera. El golpe de Estado del '36 es un golpe de militares republicanos que lo que pretenden es una restauración democrática que luego deriva en otra cosa. Los ideales que propugnan ese golpe de Estado eran republicanos y no monárquicos. Solo se pretendía enderezar una República que se había salido de madre.

Cuando lo concebimos como Memoria, una parte de la población va a querer imponer a la otra su concepto de la Historia como la única verdad inapelable. Eso es lo que no nos gusta a Vox. La Historia es la que es. Vamos a dar libertad de cátedra para que los historiadores decidan qué es lo que ocurrió, pero no impongamos por Ley. Tenemos una resolución de la UE que prohíbe la defensa del comunismo y del fascismo en toda Europa. Si queremos una Ley que propugne el olvido selectivo, que es lo que se propone aquí, tendríamos que reprobar en esa visión oficialista todos aquellos actos realizados por comunistas, nazis y fascistas. En esa resolución europea el franquismo no está proscrito, por lo que tendríamos que decirles a los españoles que el franquismo no es una opción política válida, pero conforme a las normas europeas no podríamos hacerlo. Tendríamos que explicar que La Pasionaria era una terrorista, que Carrillo es un asesino. En España queremos hacer lo contrario, exaltar como héroes a una parte y como delincuentes a la otra. Y mi opinión es que en las dos partes eran legítimas en unas cosas e ilegítimas en otras. Una película en blanco y negro en pleno siglo XXI no tiene sentido, y eso es lo que es la Ley de Memoria Democrática.

¿Qué cree que va a ocurrir con la moción de censura al Gobierno de PSOE-Unidas Podemos?

En esa resolución europea el franquismo no está proscrito, por lo que no podríamos decirles a los españoles, conforme a las normas europeas, que está proscrito

El objetivo de la moción de censura no es hacer presidente a Santiago Abascal, sino poner ante el espejo de lo que está ocurriendo realmente en la sociedad, y servir de escenario a todas las cosas que están yendo mal. Tenemos claro que la sociedad española quiere un cambio de Gobierno, que está preocupada por la falta de liderazgo en la crisis sanitaria y económica, y por esa forma de ejercer la política del Presidente del Gobierno, que le lleva a pactar lo que sea por mantener el poder. En lugar de consensuar con las fuerzas que quieren el bien de España, lo busca con formaciones periféricas que quieren romper el país. Se alían con Podemos, que quiere destruir nuestro sistema institucional para crear un sistema que es copia del chavismo, y se alía con partidos independentistas que solo propugnan sus proyectos regionales que excluyen el proyecto nacional. Lo que buscamos con la moción de censura es que el Gobierno se vea obligado a retratarse. La sociedad apoyaría esa moción y el cambio de Gobierno mayoritariamente.

No digo que la sociedad quiere que Vox sea el partido más votado en las elecciones, sino que quiere un cambio en el Gobierno. Cuando se presentó la moción de censura, Vox no tenía un candidato y ha ofrecido ser candidato a cualquier otro, buscando apoyo en el resto de las fuerzas. Uno de los problemas que tiene España es que la oposición al PSOE está muy fragmentada, y habrá que unir todas esas fuerzas. Lo que queremos es una persona de consenso que dé confianza.

No creo que Vox logre el apoyo de Cs o de PP. Lo triste no es que no lo consiga porque esos partidos no coincidan en el análisis, sino por el miedo de que su apoyo a Vox sea entendido como que somos una opción razonable. Necesitan estigmatizar a Vox como un partido antidemocrático y escasamente moderado.

¿Vox se siente bien tratado por los medios de comunicación en Cantabria?

No he hecho un análisis. A nosotros nos gustaría salir más en prensa y que nuestros mensajes llegaran mucho más a la población, pero no llegan.

Hay mensajes que la sociedad no entiende, como votar en contra de abolir la prostitución, algo que hizo su partido.

Podemos quiere destruir nuestro sistema institucional para crear un sistema que es copia del chavismo

El único que ha utilizado esos servicios, y de forma confesa, es el presidente del Gobierno de Cantabria. Yo no los uso. Pero inevitablemente hay un margen de población muy grande que sí los usa, y hay un colectivo de personas, sobre todo mujeres, que se dedican a la prostitución. Si las ilegalizamos, estamos convirtiéndolas en delincuentes. En la prostitución el problema no es el ejercicio voluntario, sino el proxenetismo. Es un delito en España y es una lacra social contra la que hay que luchar. Estamos en contra de esto, pero no en contra de la prostitución voluntaria. Y hay un problema práctico enorme. Si dejamos claro que la prostitución voluntaria es legal y el proxenetismo es ilegal, automáticamente legalizamos esa actividad, estarán dados de alta y cotizando en la Seguridad Social. Y los que no son voluntarios estarán en situación irregular, por lo que será más fácil perseguir lo ilegal. Si metemos todo en el mismo saco será imposible sacar del colectivo el proxenetismo. Un sistema de abolición completa nos lleva a todos delincuentes y todos tolerados. Es algo muy parecido a la legalización de la droga.

Llegamos al Parlamento y hay que votar. Y el PSOE, con un ejemplo más cercano a los curas del siglo XIX que a un mundo progresista, dice “prostitutas fuera”. El PSOE, que aspira a ser moderno, avanzado y progresista. Y el resto de grupos se pone de perfil. Vox dice que no se puede.

¿Cómo se puede defender el puesto de diputado en un Parlamento autonómico cuando Vox lo considera un reino de taifas?

Lo que creemos es que el Estado de las Autonomías, que ha tenido cosas muy buenas, en la práctica está generando muchos problemas. La cesión de Educación y Sanidad ha creado 17 reinos de taifas. Creemos que hay más armonización en la legislación de los países europeos derivada del derecho comunitario que dentro de España entre las comunidades. Es absurdo. El sistema autonómico ha propugnado desarmonización y ha favorecido la desigualdad entre españoles. Esta deriva ha permitido que Cataluña, País Vasco o Madrid sean más ricas, y el resto seamos más pobres. Eso es un problema del Sistema Autonómico. Ahora no podemos abolir el sistema de comunidades, pero en un mundo ideal habría que reorganizar España, pero el sistema institucional que tenemos tiene gran parte de las competencias de servicio al ciudadano en las comunidades autónomas, y hay que ejercerlas. Vox está en los parlamentos porque es donde hay que defender el ideal de españoles libres e iguales.

Comentarios