Martes 14.08.2018
ENTREVISTA

Gavín: “El Gobierno de Revilla es la cara amable del anterior, del PP”

"Las propuestas aprobadas en Arronti Cantabria han sido aprobadas por los inscritos e inscritas y el proceso estaba diseñado para ser la agenda política hasta 2019, y esto no es algo del CCA, es algo de Podemos Cantabria y lo tienen que asumir tanto el CCA como el grupo parlamentario como los secretarios generales municipales como los círculos como los inscritos", destaca el coordinador del Consejo Ciudadano Autonómico de Podemos Cantabria.

Alberto Gavín, durante la entrevista
Alberto Gavín, durante la entrevista

Alberto Gavín es el coordinador del Consejo Ciudadano Autonómico (CCA) de Podemos Cantabria –órgano de dirección política del partido– y miembro de la Comisión Permanente de Podemos Cantabria, respaldada por la estructura estatal del partido tras la dimisión de Julio Revuelta como secretario general de Podemos Cantabria.

¿Qué papel desempeña Podemos en la política de Cantabria?

Podemos se ha logrado situar como la oposición real al Gobierno de [Miguel Ángel] Revilla, que lo que está haciendo es continuar con las políticas conservadoras del PP. Hoy somos un referente para toda la sociedad progresista de Cantabria y la alternativa a esas políticas.

En 2015 ustedes firmaron un pacto de investidura con Revilla y ahora efectivamente parecen los más decepcionados con las políticas de su Gobierno.

"Revilla es una absoluta decepción que se extiende al PSOE"

No teníamos muchas alternativas: era dejar gobernar al PP o a Revilla con el PSOE. Quizás no fuimos lo suficientemente duros en la negociación para el premio que iba a obtener Revilla, aunque también es verdad que él pudo pactar con Ciudadanos, como después ha hecho con los Presupuestos. Se intentó calibrar el beneficio y se decidió que valía más poner en agenda ciertos temas que no tener ninguna relevancia política. Dicho esto, PRC y PSOE en el Gobierno no han hecho prácticamente nada de lo que se les exigía y llevaba una implicación de calado. Es decir que cuando realmente había que poner recursos económicos para ejecutar alguna de las medidas que se firmaron –sobre todo dependencia y renta social básica–, no se pusieron, y entonces hay una decepción clara con el Gobierno de Revilla, que realmente ha sido más de lo mismo pero adornado con buenas palabras. Es como la cara amable del Gobierno del PP. “Vamos a hacer exactamente lo mismo pero os lo vamos a vender mucho mejor, va a parecer que estamos haciendo una política social, que nos preocupamos por los problemas de la ciudadanía…”. Bueno, ya conocemos a Miguel Ángel, la verborrea que tiene y lo bueno que es en ese sentido, cuando aparece en La Sexta explicando sus historietas y su indignación, que una vez al mes está indignado por un tema en concreto pero luego cuando se traduce a la política cántabra no significa nada. Se llena la boca hablando contra la corrupción y aquí es incapaz hasta de cumplir su propio programa electoral, que incluía la creación de una Oficina Anticorrupción, medidas que no tienen un impacto económico realmente tan elevado para una comunidad autónoma. Tenemos 2.600 millones de Presupuesto, ¿cuánto cuesta hacer una Oficina Anticorrupción? Si hablamos del porcentaje del Presupuesto, realmente es insignificante. Revilla ha hecho con todas las cuestiones lo mismo: se indigna con la precariedad del trabajo, y sin embargo no es capaz de poner una medida como la de la renta social básica, que habría dado un cierto soporte a toda esa gente precarizada. En ese sentido, una absoluta decepción que se extiende al PSOE. Al final, sabemos que el PRC de Revilla ha sido un partido muy ligado al conservadurismo de esta comunidad y sabemos que ha pactado con el PP siempre que ha sido posible o siempre que le ha convenido.

Decía que esa absoluta decepción con Revilla se extiende al PSOE.

El PSOE viene de una situación de crisis ideológica y descomposición ideológica brutal. No esperábamos nada de ellos, más o menos nos han corroborado esa percepción e incluso la han agravado un poco porque tienen una red clientelar brutal y al final es un partido que está dando de comer a sus propios, digamos, afines.

¿Prevé algún cambio en el PSOE de Cantabria tras la reciente victoria de un sanchista en las primarias a la Secretaría General del partido?

"Veremos si hay cambios de calado dentro del PSOE, pero no creo que los haya"

Bueno… De entrada, se supone que se acomoda a ese nuevo discurso de Pedro Sánchez, aquel que no quiso pactar con Podemos para desbancar a Rajoy, que parece ahora que Sánchez es otra persona… Evidentemente, hay que poner en cuarentena tanto a Sánchez como a [Pablo] Zuloaga. Son personas que están pregonando unos nuevos ideales que se asemejan mucho a los nuestros, al fin y al cabo han querido adoptar aquello que más o menos les encaja dentro del PSOE para hacer una especie de renovación del partido, pero hasta que no empiecen a ejecutar realmente cosas concretas y veamos realmente que hay un cambio, no podemos afirmar que es algo positivo ni para el PSOE ni para Cantabria ni para España en general. Creo que en ese sentido estamos bastante curados de espanto: no podemos pretender que Sánchez o Zuloaga vengan ahora a hacer una verdadera revolución en el PSOE. Veremos si hay cambios de calado dentro del PSOE, pero no creo que los haya: van a seguir [Eva Díaz] Tezanos, Ramón Ruiz, Juan José Sota… En cualquier caso, soy partidario de que nos sentemos cuanto antes con Zuloaga y analicemos si hay espacio ahora para impulsar conjuntamente las propuestas políticas que Podemos Cantabria propone.

¿Cree que la vicepresidenta autonómica y esos consejeros del PSOE no van a dimitir ni van a ser sustituidos?

El PSOE es un partido en el que los que están ahora mismo en las consejerías llevan muchos años en política y son especialistas en soportar vendavales agarrados a la silla sin que nadie les tire, y generar ahora una crisis de Gobierno sólo porque ha cambiado el secretario general creo que tampoco es algo que pretenda Zuloaga. Por eso creo que va a haber un cambio de discurso, que probablemente será más amable y menos hostil hacia Podemos pero que en la práctica no se va a traducir en prácticamente nada salvo en un lavado de imagen, no en un cambio profundo en el funcionamiento interno ni en el desarrollo ideológico ni en las políticas que han llevado a cabo hasta ahora.

¿Tampoco cree que vaya a haber un adelanto electoral? Todos los partidos con representación parlamentaria excepto el PRC están en crisis. ¿Qué cree que le conviene más a Revilla: agotar la legislatura o convocar elecciones antes de 2019? ¿Qué cree que acabará haciendo?

Ese cálculo seguramente el PRC lo hace muy bien. Ahora mismo tiene dos escenarios y los dos son positivos: el primer escenario sería provocar una crisis de gobierno y convocar unas elecciones en un momento de debilidad de prácticamente todos los partidos, y el segundo, extender su legislatura hasta el final con la tranquilidad de que han aprobado unos Presupuestos completamente sobredimensionados que le permitirán un amplísimo margen de maniobra si tienen que ser prorrogados. En cualquier caso, Podemos Cantabria debe estar unido en previsión de que haya un adelanto electoral. Recordemos que el clamor que salió de Vistalegre II fue “unidad y humildad”.

El CCA de Podemos Cantabria se ha reorganizado tras la dimisión de Julio Revuelta como secretario general.

"Madrid nos dice que de acuerdo pero que tenemos que garantizar el funcionamiento del CCA como dirección política"

Tras una sensación de incertidumbre lógica por la dimisión de Julio, y en un momento en el que todos habíamos puesto nuestros cargos a disposición del CCA, el CCA completa el proceso de renovación de responsables de área. Una vez reelegidos por nuestros compañeros, el responsable de Organización se pone en contacto con la estructura estatal, que nos plantea que lo lógico es que Madrid nos imponga una Gestora, pero nosotros planteamos que podemos mantener nuestra labor de dirección, dado que tenemos el quorum suficiente y hemos sido elegidos hace poco más de un año con el apoyo del 80% de los inscritos. Entonces se produce una especie de negociación con Madrid, que nos dice que de acuerdo pero que tenemos que garantizar el funcionamiento del CCA como dirección política y nos propone formar un Consejo de Coordinación, algo que nosotros ya habíamos aprobado en el anterior CCA –lo único que hacemos es aprobar que en vez de Consejo de Coordinación, se llame Comisión Permanente–, y se nos pide que elijamos un coordinador que hará las funciones de portavocía y de representación legal. Después de varias propuestas a personas del CCA que todas rechazaron, mis compañeros me eligen a mí como coordinador con esas funciones, aunque la portavocía la comparto, como habíamos aprobado, con Alicia Pérez y Mercedes González. A partir de ahí intentamos explicar la situación, hay un encuentro que algunos círculos reclaman, consideramos que no tenemos el espacio suficiente para explicarnos y convocamos a los círculos el día 13, también damos una rueda de prensa y explicamos y aclaramos la situación. Sí es cierto que se genera una cierta inquietud que deriva en una situación que no está siendo constructiva para Podemos Cantabria.

Hace seis meses entrevisté a Revuelta y me aseguró que Podemos Cantabria había superado su división. Sin embargo…

Julio es una persona de consenso, un apaciguador que siempre buscó la paz y el diálogo para resolver los conflictos. Con ese talante consiguió que hayamos tenido un año de cierta calma y estabilidad, pero no ha habido una resolución de los conflictos latentes. Cuando el CCA intenta resolver esos conflictos, se producen algunas dimisiones, a los cuatro días nos sorprende la de Julio y después una reacción en cadena de ciertas personas. Creo que parte de la organización no está de acuerdo con las medidas que ya hemos puesto en marcha para ajustar el funcionamiento del CCA y del grupo parlamentario, que ha sido el origen de las tensiones del último año.

¿Qué está pasando entre el partido y el grupo parlamentario?

El funcionamiento del grupo parlamentario viene lastrado por la descomposición del anterior CCA, que deja un cierto vacío y el grupo parlamentario se ve obligado a asumir la dirección política y la gestión de los recursos, lo que le lleva a marcar la línea política del partido. A lo largo de este año no se han tomado las medidas necesarias para reconducir eso y que el CCA tome la dirección de forma menos reactiva y más de marcar la línea al grupo parlamentario. No se ha hecho, se ha intentado solucionar de una manera informal y eso ha generado tensiones y una disfunción del CCA a la hora de marcar la pauta del grupo parlamentario.

gavin03

¿Pero cuál ha sido el detonante de esta última crisis?

En el último CCA en el que Julio participa como secretario general se toman esas decisiones, auspiciadas por el propio Julio, y el CCA determina cómo se gestionarán a partir de ahora los recursos del CCA para marcar la línea política y las iniciativas del grupo parlamentario y también se intenta corregir las faltas de organización en el CCA, que es cierto que existían. Se toma esa decisión, hay alguna dimisión y a los cuatro días dimite Julio y nos traslada su responsabilidad al CCA tanto en esa última reunión que él preside como en la nota de prensa de su dimisión.

¿Pero cuál ha sido el detonante último? ¿Alguien se ha negado a que sea el partido y no el grupo parlamentario el que marque la línea y gestione los recursos?

"Hacer esa gestión de los recursos no le corresponde al grupo parlamentario sino al CCA"

Ha sido un proceso informal, no es que haya habido una petición formal del CCA para que se le otorguen los recursos que según los documentos organizativos le corresponden, sino que ha habido una petición informal, y el ejemplo más claro es la asamblea Arronti Cantabria, proceso de participación ciudadana que requiere recursos de personal, por lo que se plantea al grupo parlamentario la necesidad de ceder esos recursos y el grupo parlamentario dice que no, que no hay recursos disponibles. Creo que ése fue el detonante último que evidenció que el CCA no tenía ninguna capacidad de gestionar sus propios recursos, como establecen los documentos organizativos. Esos recursos pertenecen al CCA, que puede distribuirlos según las necesidades del grupo parlamentario, pero hacer esa gestión de los recursos le corresponde al CCA, y esa es la evidencia de que eso no se estaba produciendo. El grupo parlamentario ha absorbido más del 85% de los recursos del partido y esa tendencia debe invertirse.

¿Por eso el CCA ha dicho basta?

Lo que Julio señala en ese último CCA que él preside y el CCA aprueba son fundamentalmente tres cosas: que la dirección política tiene que marcarla el CCA, que los recursos tiene que gestionarlos el CCA y que el CCA tiene que articularse mejor para llevar la iniciativa no sólo en la actividad del partido sino también en la actividad parlamentaria. Esto se ha intentado hacer de una manera informal y no ha resultado, por lo que hemos aplicado los documentos organizativos, algo que parece que no a todo el mundo le gusta.

¿El grupo parlamentario ha ido más allá de sus competencias?

Ha habido una concepción equivocada de cuáles son las competencias del grupo parlamentario. Tenemos tres diputados y una mayoría de ellos entiende que la gestión de los recursos humanos es competencia del grupo parlamentario. Los diputados han dicho a los trabajadores, a los asalariados, de Podemos que la jerarquía se la deben al grupo parlamentario, no al partido, y como no hay una organización clara o una definición clara sobre a quién compete la gestión de esos recursos, los propios trabajadores tampoco la conocen. Y es entonces cuando…

Se produce el choque.

…se produce una tensión que no se tendría que haber producido si hubiera habido más flexibilidad por ambas partes, que entiendo que desde el CCA la ha habido toda, pero se produce un desencuentro final y Julio dice que no puede continuar en esa senda.

¿Por qué, porque se considera desautorizado?

Bueno, a Julio se le ha discutido la autoridad en varias ocasiones por parte del grupo parlamentario. Es algo que Julio si quiere podrá explicar, pero creo que el grupo parlamentario cogió un peso por las circunstancias que he explicado, que vienen del pasado y que este CCA tampoco ha sabido resolver, asumamos también esa parte de culpa que tenemos como órgano. Pero se han sentado las bases para que eso cambie.

¿Considera entonces que la culpa es compartida?

Creo que es una responsabilidad compartida entre el CCA y el grupo parlamentario. El objetivo claro es que tengamos una agenda política, que tengamos claro cuáles son las iniciativas que vamos a ir lanzando a lo largo del próximo curso legislativo y de aquí a 2019 y en ese sentido tenemos el camino marcado: las propuestas aprobadas en Arronti Cantabria han sido aprobadas por los inscritos e inscritas y el proceso estaba diseñado para ser la agenda política hasta 2019, y esto no es algo del CCA, es algo de Podemos Cantabria. Esas propuestas y esos objetivos los tienen que asumir tanto el CCA como el grupo parlamentario como los secretarios generales municipales como los círculos como los inscritos, eso es lo que hemos aprobado entre todos y eso es lo que desde Podemos Cantabria tenemos que exigir a cada uno de los miembros de nuestra organización.

¿Se abrió una carrera por la sucesión cuando hace seis meses Revuelta desveló que en 2019 dejaría la política?

"Yo no puedo tener una constante pelea para ver quién va a estar en una foto o quién va a estar en una rueda de prensa"

Yo a Julio se lo he dicho muchas veces. Creo que ese fue el mayor error que cometió en este tiempo, un error curiosamente producto de su honestidad y de su falta de ambición política, así que realmente no es un error sino una expresión sincera de lo que eran sus pretensiones, pero sí detonó una carrera no tanto determinada a un objetivo concreto como de presencia mediática. Yo como responsable de Comunicación lo he sufrido durante los últimos meses, yo no puedo tener una constante pelea para ver quién va a estar en una foto o quién va a estar en una rueda de prensa o quién va a intervenir y cuánto tiempo y medir los tiempos de intervención de unos y otros y que haya personas que intenten saltarse al área de Comunicación para aparecer significadas con una u otra causa. Ese proceso se inició cuando Julio dijo que no iba a ser candidato en 2019, y ahí no hemos sabido lidiar con ciertos egos, pero ha llegado el momento de que todo el mundo tenga claro que este es un partido de todos, que es un partido coral. Yo estoy encantado de dar explicaciones, como en esta entrevista, pero no me gustaría que este periodo de transición hasta las primarias se centrara en una única persona, tenemos que intentar, y por eso elegimos una portavocía compartida y que esto deje de ser un partido de personas individuales y que sea lo que queremos ser: un partido de la gente y de la ciudadanía y que se reconozcan unos valores y no unas personas.

Hablando de personas, usted en Vistalegre II apoyó e incluso integró la lista de Pablo Iglesias, mientras que algunos de los más críticos con el CCA que usted coordina apoyaron y en algunos casos integraron la lista de Íñigo Errejón…

A mí la división entre pablismo y errejonismo siempre me ha parecido más un asunto de Madrid. Lo que ha sucedido en otros territorios, como Cantabria, es que gente que ha ostentado ciertos cargos orgánicos en un momento dado se ha visto más respaldada por un sector que por otro. Es evidente que algunas personas del anterior CCA luego han hecho campaña por Errejón y…

¿Esta segunda crisis es en realidad una reapertura de la primera?

"Tenemos que conjugar la libertad de expresión con el cuidado y respeto al compañero"

Es evidente que algunas heridas no están bien curadas, si no, no se explica la hostilidad en las manifestaciones de algunas personas. No quiero generalizar porque no ha sido general, pero sí ha habido algunas personas que formaban parte del anterior CCA y probablemente se fueron a su pesar y quizás no han curado esas heridas. Es cierto que hay conflictos que no se han resuelto y probablemente no se resuelvan. Una de las cosas que he aprendido en este tiempo es que en política las relaciones personales tienen mucho que ver con los procesos y dinámicas internas, y en este sentido sólo tienes que ver las reacciones de ciertas personas cuando mis propios compañeros del CCA me nombran coordinador y desde Madrid me ratifican: que si he sido el colocado por Madrid, que si soy el usurpador de Julio… Un montón de calificativos sin siquiera sentarse a hablar conmigo o con alguien del CCA que les explique cuál ha sido el proceso. Hay una intención clara de ciertas personas de aprovechar ciertos momentos para intentar castigar o desprestigiar a alguien y en este caso algunos de los calificativos han recaído en mi figura, pero esto se debe más a cuestiones personales, no tanto a cuestiones ideológicas ni políticas ni siquiera de corrientes, es un tema de animadversión personal, de falta de afinidad. Lo que sí me gustaría es que en este momento todo el mundo dejara esas cuestiones personales al margen. Creo que se puede criticar sin faltar, se puede poner en cuestión decisiones sin que haya descalificativos por medio… Creo que todos deberíamos hacer un ejercicio de responsabilidad política y pensar si nuestras acciones individuales están ayudando a construir un Podemos mejor o estamos espantando a ciertos simpatizantes. Si queremos crecer, no caben en la organización ese tipo de actitudes que hemos visto recientemente y creo que ninguno de nuestros votantes estará orgulloso de haberlas visto ni en redes sociales ni en alguno de los encuentros que se han dado. Podemos es un proyecto común en el que estamos con personas que nos gustan más o nos gustan menos pero a las que no podemos descalificar públicamente por el hecho de no compartir ideas, formas de ser o comportamientos. Si tenemos algo que reclamar, existen vías orgánicas para hacerlo, si detectamos comportamientos que creemos que se saltan el código ético, tenemos una Comisión de Garantías donde poder reclamarlo, pero un encuentro no es un espacio para descalificar o denunciar con descalificativos y palabras gruesas. Tenemos que recuperar el origen y la esencia de Podemos y de sus círculos, tenemos que conjugar la libertad de expresión con el cuidado y respeto al compañero, no podemos entrar en discusiones fuera del marco de las ideas.

gavin04

Podemos es un partido de ámbito estatal y tanto el CCA como la Comisión Permanente como usted mismo cuentan con el respaldo de la estructura estatal del partido. ¿Eso es una ventaja?

Contar con el respaldo de la estructura estatal es una ventaja

Evidentemente. Contar con el respaldo de la estructura estatal es una ventaja y creo que ese respaldo se debe a que la estructura estatal confía en que este CCA mantenga una dirección política, como habíamos trazado en los documentos políticos con los que nos presentamos a las primarias. Pero todos teníamos clarísimo que había que mantener la independencia y la soberanía de Podemos Cantabria, no habríamos aceptado una estructura tutelada. Madrid ha respetado nuestra autonomía, pero tenemos que trabajar más con las estructuras estatales. No nos engañemos: cuando se presentaron nuestros diputados, nadie los conocía, aquí se votó a Pablo Iglesias.

Y los documentos organizativos de Podemos determinan que la estructura estatal es la que decide la fecha de las primarias.

Soy partidario de que la dirección política de Podemos Cantabria se regularice cuanto antes y de que haya un secretario general cuanto antes, por lo que cuanto antes haya primarias, mejor. Ahora, ¿vamos a trabajar desde el CCA pensando en que haya unas primarias que pueden celebrarse a finales de este año o el que viene? No, no vamos a perder ni un minuto en esto. Soy partidario de no perder ni un minuto en las primarias y además efectivamente esa decisión no está en nuestras manos.

Además, según los documentos organizativos esas primarias tampoco podrían celebrarse antes de que se cumplan 18 meses desde la celebración de las anteriores, es decir antes del próximo mes de noviembre…

Efectivamente. Es que no podemos estar trabajando en eso y sólo en eso mientras la ciudadanía nos demanda otras cosas: que Podemos Cantabria dé respuesta al desempleo, a la precariedad, al estancamiento económico, a la dependencia o a las colas en la Sanidad. Nuestro foco tiene que ser ese, y las primarias cuando vengan, vendrán. Si vienen antes que después, mejor, pero ahora mismo hay un reconocimiento de nuestra opción política, mantenemos la autonomía y la soberanía con respecto a la estructura estatal, tenemos recién aprobado el proyecto Arronti Cantabria y una serie de problemas organizativos detectados y a los que se está poniendo solución. Creo que el hacer de eso una situación de crisis no tiene sentido ni lleva a ningún lugar mejor. Planteamos hacer un ejercicio de reflexión colectiva. Hemos escuchado a los círculos, pero hay círculos que aún no han hablado, así que vamos a hacer una ronda por todos ellos para escuchar sus opiniones y hacer con ellos un ejercicio de reflexión colectivo para intentar mejorar el funcionamiento de Podemos, pero esto tiene que ser respetado por todos. Sólo hay dos opciones: la de abandonar como CCA y que Madrid imponga una Gestora que tendrá que determinar el trabajo del grupo parlamentario y el trabajo futuro de Podemos Cantabria hasta que haya unas primarias o la de encontrar una vía de convivencia en la que todos encontremos nuestro espacio y cuando lleguen las primarias el equipo que gane asuma los compromisos que ha adquirido Podemos Cantabria con la asamblea Arronti Cantabria.

¿Dentro de Podemos Cantabria hay gente que hasta que lleguen las primarias prefiere una Gestora impuesta por Madrid que la continuidad del actual CCA?

Parece que hay gente que prefiere la opción de una Gestora y que Podemos Cantabria sea tutelado por Madrid

Parece que hay gente que prefiere esa opción, la de una Gestora y que Podemos Cantabria sea tutelado por Madrid. Yo desde luego no estaré para eso… Esto es un intento de llegar a las primarias con normalidad y de ejecutar esas medidas para mejorar el funcionamiento de Podemos, pero es cierto que hay gente que parece que prefiere una Gestora a que sigamos los que estamos, que fuimos legitimados como estructura hace un año. No acabo de entender a quienes están reclamando que nos disolvamos como CCA, porque cuando tensionas una organización hasta el punto de que dimita la dirección política, ahondas la crisis, y si ahondas esa crisis, quien venga aquí a imponer una Gestora probablemente va a tener una percepción no muy positiva de aquellos que están tensionando a la organización para llevarla a esa situación y es probable que las consecuencias de que se instale aquí una Gestora sean más negativas que positivas no para nosotros sino para todo Podemos Cantabria e incluso para aquellos que están demandando esa Gestora. Quizás hay gente que cree que a río revuelto, ganancia de pescadores, pero no sé si desconocen que convocar las primarias no es competencia de Podemos Cantabria.

Hay quien reduce la crisis de Podemos Cantabria a un enfrentamiento entre “los de Castro” y “los de Santander”.

Es completamente simplista. Esa construcción de que hay un frente castreño es interesada y se ha hecho con mala intención: la de construir un enemigo para aunar a mucha gente a tu alrededor, y por eso este CCA ha empezado a tener ciertos conflictos. La construcción de ese enemigo ha generado mucho daño y ha sido una de las causas de las dimisiones. En Podemos conocemos muy bien la construcción de relatos y nuestra competencia en primarias ha fomentado esa construcción de relatos intencionados que no generan nada positivo dentro de las organizaciones. Nosotros confrontaremos ideas y debatiremos sobre ellas, queremos intentar construir espacios donde todos podamos aportar.

¿Por qué ha decidido usted abandonar su puesto de asesor de Argumentario del grupo parlamentario?

Compaginar la labor de asesor con la de coordinador era posible, pero no quiero que haya dudas sobre cuáles son mis intereses o sobre si lo que defiendo y propongo tiene algún interés oculto. No quiero que nadie en Podemos tenga esa duda. No tengo ningún interés ni económico ni personal, mi único interés es que esto funcione mejor y para eso renuncio a mi puesto de asesor y a partir de septiembre ya veré a que me dedico y demás. Quiero preservar mi independencia y mi capacidad de poder proponer libremente sin que se cuestione si hay algún interés en preservar mis intereses como asalariado. Es una decisión personal y me siento más a gusto así. Y más libre para poder opinar y decir sin que nadie piense que tengo ninguna agenda oculta.

¿Cómo ve el futuro?

Tenemos una agenda de trabajo muy intensa que incluye desarrollar todas las propuestas aprobadas en la asamblea ciudadana Arronti Cantabria, entre ellas la Marea Cántabra o el plan de modelo productivo, y seguir y emprender de verdad una labor de extensión del partido a todos los municipios de Cantabria que nos permita a futuro tener esa mayoría social necesaria para gobernar esta comunidad.

Comentarios