Martes 19.02.2019
JUAN JOSÉ BARRUETABEÑA

“Me imponen una multa coercitiva personal de 1.000 euros al mes”

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo de Santander ha impuesto esta cantidad al alcalde de Argoños por no poder hacer frente a la ejecución de una sentencia firme de 400.000 euros más intereses, por incumplimiento por parte del Ayuntamiento de un convenio urbanístico del Plan General (PGOU) de 2007.

El alcalde analiza la situación del Ayuntamiento, que deberá pagar más de 11 millones por ésta y otras sentencias urbanísticas que llevan aparejado el derribo de viviendas, así como su postura al respecto, afirmando que ha pensado incluso en dimitir.

El alcalde de Argoños, Juan José Barruetabeña | Foto: edc
El alcalde de Argoños, Juan José Barruetabeña | Foto: edc

El alcalde Argoños, Juan José Barruetabeña, llegó a la Alcaldía hace 12 años. Desde entonces, como él mismo confiesa, una de sus máximas prioridades ha sido dar una solución a los vecinos afectados por sentencias de derribo. El municipio registra alrededor del 70% de todas las sentencias de este tipo en Cantabria, pero muchas viviendas se encuentran en suelo urbanizable consolidado, por lo que después de derribarlas se podrá volver a construir en esas parcelas. Es por ello que Barruetabeña sigue trabajando para dar solución al problema y mejorar así la situación en la que viven decenas de vecinos y ahorrar al Ayuntamiento más de 11 millones de euros. Pero ese trabajo ha tenido también un coste personal, teniendo que responder con su propio patrimonio a multas coercitivas por un problema que se encontró cuando se convirtió en alcalde. En una entrevista en exclusiva confiesa que se ha planteado dimitir, y a pocos meses de las elecciones municipales sigue dudando si repetir candidatura una cuarta legislatura.

¿Cuál es la situación actual de las viviendas con sentencias de derribo en Argoños?

Con lo que hemos gastado desde que soy alcalde podríamos haber pagado los daños morales

La situación está igual que cuando entré, lo único con más canas, con más años, con un poco más de desilusión y con muchos mayores gastos que se han producido en este Ayuntamiento, entre abogados, procuradores y proyectos que hemos hecho. Muchas veces he dicho a los afectados que con lo que hemos gastado desde que soy alcalde podríamos haber pagado los daños morales.

Algo se tuvo que hacer mal cuando el municipio aglutina el 70% de las sentencias de derribo de Cantabria. ¿Cómo se ha podido llegar a esta situación?

Pues esa es la pregunta que yo me hago desde que entré. Porque una cosa es conocer la situación que hay, pero nunca pensé que la presión fuera tan grande. Es que hace ya 20 años que pasó esto, y de lo que me he dado cuenta es que se ha puesto parche sobre parche y que todavía no hemos llegado a ninguna solución. El problema sigue estando igual, con el mismo importe económico y no sé cuál es la mejor decisión. Los técnicos hablan del Plan General (PGOU), una vez que ya se ha aprobado el PORN.

El Supremo ha rechazado el recurso del derribo de la treintena de viviendas de ‘Las Torres’ de Escalante. Allí se apuesta por el PGOU. ¿No cree que todo son tiritas sobre una herida que no acaba de cerrar? ¿Quién tiene que dar la solución?

Llevamos 20 años intentando dar una solución al problema de las viviendas. Y en cada municipio es una situación diferente. En Argoños estamos hablando de que derribamos y construimos en el mismo sitio, porque las propias sentencias dicen que son terrenos urbanos consolidados. Es que es incoherente. Muchas veces he visitado las viviendas con expertos, sin decir nada, para ver si podían identificar cuáles eran las viviendas que tenían impacto paisajístico, y no fueron capaces.

Derribamos y construimos en el mismo sitio, porque las propias sentencias dicen que son terrenos urbanos consolidados. Es que es incoherente

Prácticamente todo está integrado. Si esas viviendas que tenemos que derribar las pudiéramos mantener, al menos una parte, los vecinos podrían arreglarlas e invertir en las mismas y se integrarían plenamente en el municipio. Ahora no lo hacen porque se las van a tirar. Lo incoherente de la situación es que el Ayuntamiento tiene que destinar 11 millones de euros a los derribos para luego tener que levantar nuevas viviendas en el mismo sitio. Si no se hiciese, imagina el dinero que podríamos ahorrar.

¿11 millones de euros es la responsabilidad que le piden al Ayuntamiento por los derribos?

Sí, eso es lo que me he encontrado. Y si soy sincero, en los 12 años que llevo al frente del Ayuntamiento nunca había sacado los números, no quería verlos. Mi ilusión siempre ha sido dar una solución a los afectados, porque estén o no empadronados en el municipio pagan sus impuestos y aportan riqueza. Y voy a seguir luchando para dar una solución, porque creo que cumplen con la legalidad. Por eso quise poner en claro ante el Pleno del Ayuntamiento cuál era la situación real, y hablamos exactamente de 11.032.000 euros.

¿Y el Consistorio puede afrontar esta cantidad?

No. Nuestro presupuesto es de 1.700.000 euros, y matemáticamente es imposible ejecutar las sentencias sin dejar de atender las mínimas necesidades municipales.

El alcalde de Argoños, Juan José Barruetabeña, a la entrada del Ayuntamiento | Foto: edc

¿Cómo está afectando esto a su vida personal?

Esto viene ya de varios años atrás. Me estoy dejando prácticamente media vida, estoy pagando la tensión en mi familia. La verdad es que llevo unos días desde que me notificaron el auto con la multa que no levanto cabeza. Llego a casa y estoy ausente, dando vueltas a la cabeza de dónde sacar el dinero, si voy a presentarme, …

Mi ilusión siempre ha sido dar una solución a los afectados, porque estén o no empadronados en el municipio pagan sus impuestos y aportan riqueza

¿No le parece injusto que usted pague esas multas personales y el anterior alcalde, que generó esta situación, no tenga encima ninguna medida judicial?

Sí, me parece injusto, pero han pasado 20 años y no me corresponde valorar las medidas judiciales que se deberían haber tomado al respecto. Si llego a saber que esto es tan brutal no estaría aquí, eso te lo aseguro. Mi idea no era presentarme a alcalde, yo estaba muy bien de concejal de Deportes y Festejos, disfrutaba. Pero cuando se fue el anterior alcalde nadie quiso ocupar el puesto, y me puse de cabeza. Y muchas cosas las hemos hecho con ilusión, porque creo que hemos dado un gran cambio al municipio, tanto en cultura, deporte, patrimonio, como en sanear todo lo posible. Y yo estoy tirando de todo ello. Las familias que están aquí viviendo no se merecen esto. Mi lucha en estos 12 años es cambiar. Que Argoños no sea conocida por los derribos, y creo que lo hemos conseguido, porque nadie habla de eso en la calle, y la gente quiere venir a vivir aquí porque la calidad de vida es buena.

¿Se ha planteado dimitir?

Es tal la presión judicial que la semana pasada pensé en presentar la carta de dimisión e irme. Mi cabeza estaba en marcharme, lo de los 1.000 euros coercitivos no lo entiendo. Y hay que depositar otras cantidades muy importantes que el juez dice que hay que pagar ya. Con las denunciantes de este convenio urbanístico me he sentado tres veces, les he puesto todas las facilidades, pero no quiere escuchar nada y solo cobrar.  Esta sentencia es la última y deberían ser los últimos en cobrar, y lo que he tenido que hacer por primera vez en mi vida política es dejar los presupuestos sobre la mesa en el Pleno y decir que yo no los apruebo hasta que el juez nos diga cómo hacer frente con nuestros escasos recursos a la ejecución de las sentencias. No obstante se está redactando una moción de todos los partidos municipales para solicitar cooperación económica al Gobierno de Cantabria, a través de un convenio.

Mi cabeza estaba en marcharme, lo de los 1.000 euros coercitivos no lo entiendo

¿Se ha puesto en contacto con Presidencia o Vicepresidencia para intentar buscar una solución como, por ejemplo, la del Alto del Cuco?

A mí me gustaría que no miraran las siglas de cada municipio, sino que vieran la problemática de cada uno. En 2018 he pagado 115.000 euros de los daños morales, en este 2019 tocan 120.000 euros, y nos queda por devolver al Gobierno de Cantabria otros dos años más del anticipo que nos hicieron, que asciende a medio millón de euros. Pido lo mismo que el Ayuntamiento de Piélagos, que nos den un dinero que devolveríamos gradualmente al Gobierno de Cantabria, y así poder hacer frente a nuestras obligaciones.

Ahora mismo tengo miedo de realizar cualquier actuación en el pueblo y que venga un juez y me diga que por qué la afronto si tengo que pagar esas cantidades. Y no puedo reducir gastos de otras partidas. La gente que no tiene culpa en Argoños no tiene que pagar la mala gestión de tiempo atrás.

¿En 2018 aportó medio millón de euros en daños morales?

Sí, llegamos a un convenio con el Gobierno de Cantabria para que en cuatro años devolvamos esa cantidad. Estamos intentando que nos aporte la cantidad para poder hacer frente a varias de estas sentencias. Ahora estamos considerando de dónde recortar algunas cantidades, que tendrá que ser de obras, de cultura, … Entonces, ¿qué hago yo la próxima legislatura? ¿Me presento o no? Si no hay una solución aquí, en Argoños, lo mejor es quitar a todos los políticos y poner a técnicos.

A nivel personal 1.000 euros es una cantidad que afecta bastante.

Afecta mucho. Porque estamos aquí con mucha ilusión… Estamos logrando sacar adelante proyectos como el campo de fútbol 7, a través de un convenio urbanístico que supondría una inversión de 300.000 euros y que aportaría una entidad privada. Pero no tengo ilusión. Desde que estoy de alcalde el patrimonio municipal ha crecido en casi 2 millones de euros, y me duele que ahora venga un juez y me embargue varias parcelas para pagar sentencias. He luchado para que este Ayuntamiento tenga este patrimonio para, en el futuro, podamos por ejemplo ampliar el Centro Cultural.

El alcalde de Argoños, Juan José Barruetabeña | Foto: edc

¿Ha trasladado al partido autonómico su situación? ¿Se va a presentar entonces a las elecciones?

Ahora estoy entre sí y no. Y sí, he hablado ya con María José y me ha dicho que ni se me ocurra no presentarme, que el partido está para lo que necesite. Mi equipo también me ha pedido que repita, y ese es un problema que tengo, porque si me marcho sé que se marchan todos, y no quiero que después de lo que hemos logrado en 12 años se quede todo en manos de Dios. Además tengo en mi orgullo personal lo de los derribos. Mi ilusión es solucionar este problema antes de irme.

El problema es que hay que pagar a los propietarios por derribarlas, y a ver de dónde sacamos el dinero, y luego construir las nuevas

Ahora mismo al PGOU le faltan los informes de Medio Natural y de Costas. ¿Cuáles son los siguientes pasos?

Sí, lo hemos aprobado y solo nos falta un informe de Medio Natural, entonces haré un Pleno urgente, lo aprobamos y se lo enviaremos al Gobierno de Cantabria para su aprobación definitiva. Es una obligación mandar el PGOU a todos los estamentos, y habitualmente todos lo devuelven con un informe favorable o poniendo de manifiesto pequeños defectos que hay que subsanar.

¿Qué le trasladan el resto de los vecinos del municipio, aquellos que no están afectados por las sentencias?

No nos trasladan la problemática, pero sí el mérito que tengo por aguantar lo que estoy aguantando. Sin necesidad, porque yo no tengo necesidad de estar aquí, tengo mi negocio y mi mujer su trabajo. No saben cómo tengo el humor y la paciencia para estar aquí. Muchos vecinos también me piden que no me marche, pero la presión es mucha.

Muchas de las viviendas afectadas están en suelo urbano consolidado. ¿No debería ser esto algo que facilitara el proceso?

Es lo que siempre he dicho. A veces he pensado poner mi coche a disposición de jueces y técnicos para llevarles hasta las viviendas y que me digan qué es lo que hay ilegal. Hace años le pregunté a un técnico cuántas viviendas se podrían construir en el Camino del Portillo, donde se van a tirar 16 casas, y me habla de 18 viviendas. Resulta que tiramos 16 y con el nuevo Plan salen 18. Es incongruente.

El problema es que hay que pagar a los propietarios por derribarlas, y a ver de dónde sacamos el dinero, y luego construir las nuevas. Además, he cogido cariño a estos vecinos. Con ellos me he ido a Bruselas, a Madrid, a manifestaciones, y son como una familia. Son personas educadas y jamás han levantado la voz cuando han querido reivindicar. Yo siempre he estado con la puerta abierta de par en par para todos.

¿Cómo se reparten los concejales en el Ayuntamiento? ¿Cuál es la relación con la oposición?

El PP tiene 6, el PRC 2 y el PSOE 1. Y con los diferentes grupos me llevo bien. Existe bastante consenso en muchos de los asuntos que tratamos. Yo estoy aquí porque me gusta hacer cosas para Argoños y disfruto. Si alguien tiene alguna pega se habla y muchas veces se llega a un acuerdo. Ellos pueden aportar propuestas y, porque sean suyas, yo no las voy a rechazar si me parecen buenas.

Este Ayuntamiento es un Ayuntamiento transparente, al igual que mi gestión al frente del mismo, y esto ayuda en las relaciones con los otros grupos políticos.

Comentarios