domingo 28/2/21
ZORAIDA HIJOSA

“Queremos que la Memoria Histórica entre a los colegios y a los institutos de Cantabria”

La directora general de Patrimonio Cultural y Memoria Histórica de Cantabria, Zoraida Hijosa, en su despacho
La directora general de Patrimonio Cultural y Memoria Histórica de Cantabria, Zoraida Hijosa, en su despacho

Se suele decir que el pueblo que olvida su historia está condenado a repetirla, y España desconoce gran parte de lo que ocurrió durante el pasado siglo XX. Ahora, en 2021, Zoraida Hijosa, directora general de Patrimonio Cultural y Memoria Histórica pretende arrojar luz sobre todo aquello que se ha mantenido oculto tras la Guerra Civil, y que, en muchas ocasiones, como consecuencia de la censura y del miedo provocado, la sociedad ha callado.

Pero para poder vivir el presente y el futuro hay que conocer el pasado, conocer la verdad. Eso pretende hacer Hijosa a través del proyecto de ley de Memoria Histórica en Cantabria, donde busca dignificar a aquellos que cayeron por defender la libertad en España.
 
- ¿Cómo cree que se ha actuado en la comunidad en los últimos años en materia de Memoria Histórica?

En Cantabria lo que había de Memoria Histórica lo hicieron las consejerías socialistas. Todo comenzó con Lola Gorostiaga, quien, junto a su equipo, comenzó a hacer algún tipo de investigación y hubo varios contratos para establecer el mapa de fosas de la comunidad. Este ha sido el germen que hemos tenido cuando hemos llegado a la dirección. 

Teníamos dos proyectos empezados. Uno era el mapa de fosas, que ahora vamos a actualizar. El otro comenzó en la legislatura anterior, donde la Consejería de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Cantabria empezó a hacer el anteproyecto de ley de Memoria Histórica y Democrática de Cantabria. 

Nos pusimos a trabajar en el anteproyecto, que era el hito importante, y les dijimos a todas las consejerías que tenían que informar porque los anteproyectos de Ley tienen que estar informados por todas las consejerías el Gobierno de Cantabria para que digan si tienen algún tipo de competencia que pueda ser parecida a la suya. Nos faltaban dos o tres consejerías y, cuando ya lo hicieron, en diciembre de 2019 aprobamos el anteproyecto de Ley de Memoria Democrática en el Consejo de Gobierno y lo mandamos al Parlamento de Cantabria. 

“Sería importante que el trámite parlamentario de las leyes comience y que se dediquen los señores diputados a legislar” 

- Ahora el proyecto de Ley de Memoria Histórica y Democrática ya va a ser una realidad, ¿no?

Sí, pero lo que nos ha pasado ha sido que nos ha pillado la COVID-19. El proyecto de ley entró en el Parlamento en enero del año pasado, pero como este está parado hasta finales de mes, el trámite parlamentario no pudo empezar hasta febrero, y en marzo nos fuimos para casa, por lo que se paró completamente toda la tramitación. 

Ahora, cuando hemos vuelto a trabajar y el Parlamento de Cantabria ha vuelto a estar activo, me he puesto en contacto con la portavoz socialista para volver a tramitar esa ley. De hecho, esperamos que a finales de febrero o principios de marzo comiencen las comparecencias para que vengan expertos en Memoria Histórica, o en materias similares, para hablar de la ley. 

Sería importante que el trámite parlamentario de las leyes comience y que se dediquen los señores diputados a legislar. Por supuesto que la labor de control al Gobierno es muy importante, pero la labor legislativa lo es aún más.

- En rasgos generales, ¿cómo va a ser esta Ley de Memoria Histórica?

La ley tiene varios títulos. Uno de ellos es de lo Lugares de Memoria Histórica. Es muy interesante y tiene muchas sinergias con Patrimonio Cultural. Estos espacios van a ser un instrumento para poder declarar ese lugar como un espacio que estuvo relacionado con la Guerra Civil o con la dictadura. Va a ser parecido a un Bien de Interés Cultural, y se va a declarar, se va a proteger, difundir, poner en valor… 

- ¿Qué proyectos se plantean en un futuro?

Estamos esperando a que se apruebe la ley para poder tener un instrumento con el que contar porque ahora mismo en Cantabria estamos un poco atados. Me parece muy importante comenzar a trabajar con la consejería de Educación, y queremos que la Memoria Histórica entre a los colegios y a los institutos de Cantabria. 

Todos conocemos la Prehistoria, siempre empezamos por ahí, pero no llegamos a la Historia Moderna. Jamás en Cantabria se ha llegado a estudiar la Guerra Civil, y el que lo sabe es porque se ha interesado por ello, lo ha visto en algún medio de comunicación o se lo han contado en casa. 

Es muy importante que se sepa lo que ha pasado en España durante el siglo pasado. Y si no se pueden dar clases, al menos charlas, incluso de la gente que lo vivió, porque al final te pones en la piel de aquellos que sufrieron las consecuencias de la Guerra Civil y la represión.

“Hemos mandado ya al Gobierno nuestro proyecto de las fosas que se pudieran exhumar”

- Actualmente en España hay 114.226 personas desaparecidas como consecuencia del Franquismo. ¿Se va a tomar algún tipo de media?

La semana pasada tuvimos una reunión con la Secretaría de Estado de Memoria Democrática del Gobierno de España con Carmen Calvo, ministra de Presidencia, y Fernando Martínez, secretario de Estado. 

Además, la Memoria Democrática tiene por fin partida en los Presupuestos Generales de Estado, que con los gobiernos del Partido Popular (PP) no se eliminó la ley, pero se eliminó el presupuesto, con lo cual no se podía hacer nada.

Hemos tenido una reunión porque todas las comunidades autónomas le hemos pedido al Gobierno que nos ayude. Entonces lo que se va a hacer es un plan cuatrienal de fosas. En Cantabria hemos mandado ya al Gobierno nuestro proyecto de las fosas que se pudieran exhumar, por lo que ya están localizados tanto los espacios como las familias de las víctimas. También hemos adjuntado algunos proyectos más que queremos hacer de difusión y de creación de lugares de Memoria Histórica

El Gobierno tiene dos criterios de reparto de presupuesto. El primero es para la localización, búsqueda e identificación, y el segundo para actividades de dignificación de lugares de enterramiento y promoción de lugares de Memoria. 

De esta forma, el Gobierno nos va a dar a todas las comunidades autónomas 20.000 euros para exhumación como fijo y luego 1.600 euros en función del número de fosas pendientes de exhumar. Esto se ha hecho sobre todo porque las comunidades del norte hemos estado muy fuertes para que no se repartiera  el dinero por número de fosas y por número de víctimas, porque en este caso Cantabria y las comunidades del norte no se llevarían ni un euro porque todo lo que fue la sublevación militar entró desde el sur, y allí mataban a pueblos enteros.

Si haces este reparto por número de víctimas, en las comunidades del norte la Guerra Civil y la represión posterior fueron muy diferentes. Aquí hubo una represión más de los maquis, de los emboscados… Entonces hay muchas fosas pequeñas de una, de dos, de cuatro personas… Y muchas fosas por el monte también. Es muy diferente lo que fue la sublevación y la represión en el sur de lo que fue aquí en el norte, que además llegó a final de la Guerra Civil y no fue igual.

Lo que hemos conseguido es que se haga un reparto igualitario y justo para todas las comunidades autónomas. En las próximas semanas sabremos más o menos cuántas fosas se van a exhumar en toda España. 

“En Cantabria, donde los pueblos son muy pequeños, sigue habiendo miedo después de 45 años de la muerte del dictador”

- En los últimos años ha incrementado el interés por la Memoria Histórica, ese sentimiento de querer saber más. ¿Qué supone esto para una comunidad como Cantabria?

Supone conocer la verdad, llegar a la justicia. Los medios de comunicación están haciendo un ímprobo trabajo en dar voz y que la gente conozca la verdad. En Cantabria, donde los pueblos son muy pequeños, sigue habiendo miedo después de 45 años de la muerte del dictador. 

La gente todavía no habla de lo que pasó en la Guerra Civil y de todo lo que ocurrió después. Creo que es muy importante conocer la verdad. La única manera de dignificar a los muertos, a las víctimas de la sublevación militar y de la represión posterior es saber lo que ocurrió, y después hacer justicia, que es lo que estamos haciendo ahora. Y si ya no se puede hacer justicia, al menos dignificar los restos de la gente que murió asesinada por la sublevación militar y la represión posterior.

- Hay una serie de personajes enterrados en Cantabria relacionados con la Guerra Civil y la represión de la dictadura Franquista. Un ejemplo es Rafael Rodríguez Rapún, el último amante de Lorca, cuyo cuerpo está enterrado en Ciriego. Sin embargo, gran parte de la sociedad cántabra desconoce este hecho. ¿Se va a hacer algún tipo de reconocimiento?

En el cementerio de Ciriego se encuentra una de las pocas fosas en Cantabria que ya está más o menos dignificada. Ese cementerio es donde todos vamos el día de la República para recordar a las víctimas. Tenemos que hacer un plan, actualizar bien el mapa de fosas para conocer todas y descubrir quién está ahí enterrado. Quiero que en cada sitio en el que haya una fosa, aunque no sepamos quién era, dignificar el espacio y que se sepa que hay unos restos de alguien que cayó por defender la libertad en España.

Comentarios