miércoles 21/10/20
TRIBUNALES

Cinco años de cárcel por violar a una niña de 13 años que conoció por Facebook y abusar de su prima

El joven de 22 años ha sido condenado por dos delitos cometidos en 2015, uno de ellos con penetración.

El grupo de cinco o seis hombres retransmitió por Facebook Live la presunta violación a una niña de 15 años
El joven contactó con la niña de 13 años por Facebook

La Sección Primera de la Audiencia de Navarra ha condenado a un acusado a un total de 5 años de prisión por dos delitos de abuso sexual -uno de ellos con penetración- cometidos sobre dos menores de edad en 2015, cuando ambas tenían 13 años.

La sentencia puede ser recurrida y el juez impone, además de prisión, la prohibición de aproximarse a ambas víctimas menos de 300 metros, además de comunicarse con ellas, durante el plazo de cinco años y de dos respectivamente. En el primero de los casos, se condena al joven de 22 años por un delito de abuso sexual con penetración perpetrado, además de otro delito de abuso sexual, según publica Navarra.com.

Deberá indemnizar a una de las víctimas, de 13 años cuando tuvieron lugar los hechos, con 30.000 euros por el daño moral.

El joven estuvo durante varias semanas hablando con una de las menores por Facebook. Las conversaciones, donde se veía un claro interés del joven por verse con ella y saber si solía beber, fueron consideradas por el Ministerio Fiscal como una "preparación del terreno" para finalmente acceder a la menor y tener relaciones sexuales con ella. 

La menor y el condenado, de nacionalidad ecuatoriana y que tenía 20 años en el momento de los hechos, sólo se conocían por Facebook aunque los hermanos pequeños del joven y la menor iban al mismo instituto.

La madrugada del 2 de mayo de 2015 la niña le dijo si podían verse y su prima, que estaba en el domicilio, se ofreció para acompañarla. Una vez se encontraron con el joven, fueron a un supermercado de 24 horas y el joven compró una botella de whisky y 1 litro de Monster, una bebida energética con alto contenido en cafeína.

Fueron a un parque y les dio varios vasos a las niñas. Al poco tiempo, las menores estaban gravemente afectadas por el alcohol y fueron hacia casa de una de ellas. Sus padres no estaban. Fue en el domicilio donde el acusado habría violado a una de las menores y habría abusado de la otra niña, dejándolas en el domicilio donde pocas horas más tarde, sobre las 4 y media de la madrugada, la madre de una de las menores encontró a hija de 13 años y a su sobrina en la habitación "sin ropa interior, vomitando, llorando y en estado semiinconsciente por la embriaguez".

"Me han violado" le dijo su hija tal y como ha declarado durante el juicio la madre de una de las menores.

Las niñas fueron examinadas. Ambas tenían chupetones, encontraron ADN del acusado en el cuerpo de las dos y una de ellas tenía signos de que había sido agredida sexualmente.