Viernes 21.09.2018
JUSTICIA

El juez archiva la pieza de las afirmaciones de Corinna sobre el Rey emérito

El juez asegura que no hay "datos" ni "documentaciones" que aprueben las afirmaciones que hizo la empresaria Corinna sobre el Rey emérito.

Juan Carlos, Rey emérito
Juan Carlos, Rey emérito

El juez de la Audiencia Nacional Diego de Egea ha archivado la pieza denominada 'Carol', abierta tras la revelación de las conversaciones entre la princesa Corinna Larsen y el comisario jubilado José Manuel Villarejo, y asegura que no hay "datos" ni "documentaciones" que prueben las afirmaciones que hizo la empresaria germano-danesa sobre el Rey emérito.

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 ha atendido así la petición que la Fiscalía Anticorrupción había emitido esta misma mañana y, en un auto, dice que la única base de los hechos que se imputan a Don Juan Carlos es el relato que hace Corinna, "naturalmente deducidos del desarrollo de la relación de amistad" de ambos.

En la conversación grabada  en Londres con Villarejo y el empresario Juan Villalonga, relata De Egea, "aquella señora pone de manifiesto unos actos que supuestamente había llevado a cabo Don Juan Carlos, siendo Rey de España, aproximadamente entre los años 2009 a 2012".

El magistrado recuerda en su auto los requisitos que exige la jurisprudencia y la doctrina para utilizar como prueba de cargo la declaración de un testigo en el proceso penal y que son la ausencia de incredulidad subjetiva derivada de las previas relaciones entre un denunciado y víctima que pongan de relieve un posible móvil espurio, la verosimilitud del testimonio realizado o la persistencia en la incriminación que debe ser prolongada en el tiempo y reiteradamente expresada.

En el caso analizado, el magistrado estima que "la ruptura de la relación de amistad en el año 2009, según las propias manifestaciones de Corinna, pudo haber motivado el relato de hechos que contra Don Juan Carlos I realizó ante el investigado José Manuel Villarejo".

Además, según explica De Egea, no se ha encontrado ningún documento que justifique las manifestaciones de la que fuera amiga del Rey emérito, ni tampoco ella aportó documentación en la que pudiera fundamentar las alegaciones efectuadas en la conversación.

NO EXPLICA SU ACTUACIÓN COMO TESTAFERRO

El magistrado hace hincapié en que la empresaria, además de no aportar "ninguna prueba", tampoco relató de forma "detallada, concreta y concisa" los actos en los que, según ella, fue utilizada como testaferro por Don Juan Carlos.

"Corinna pone de manifiesto la entrega de cantidades de dinero que pudo recibir, así como la titularidad de algún bien inmueble, actos en los que ella tuvo que llevar a cabo necesariamente una actitud activa, entregas de dinero y de algún bien inmueble, que bien podían estar justificadas y aceptadas de mutuo acuerdo en base a su relación de amistad. Siendo destacable que Corinna vive en Mónaco, país con importantes beneficios y exenciones fiscales", explica.

A todo ello se une, añade el juez, que las cintas de la conversación con Villarejo y Vilallonga fueron grabadas en mayo de 2015 y que los hechos de los que se habla no fueron denunciados por Corinna y se conocieron tres años después cuando fueron publicadas por diversos medios de comunicación.

En todo caso, el magistrado recuerda, como ya había hecho Anticorrupción en su informe solicitando el sobre seguimiento, que Don Juan Carlos fue Rey hasta junio de 2014 y que, por tanto, "en todos sus actos y acciones hasta dicha fecha, es inviolable y no está sujeto a responsabilidad".

NI REVELACIÓN DE SECRETOS NI COHECHO

Por otro lado, De Egea también argumenta el archivo de la causa --que no ha estado abierta ni dos meses-- porque no ve "indicios racionales" de la comisión de los delitos investigados de revelación de secretos y cohecho atribuidos a Villarejo.

En lo que respecta a la presunta revelación de secretos, el juez tiene en cuenta que el comisario jubilado se encuentra en prisión provisional desde noviembre del año pasado, por lo que es "muy improbable" que hubiera sido él quien hubiera filtrado a los medios de comunicación las cintas con la conversación con Corinna.

Sobre el cohecho, referido a la supuesta petición que la empresaria hizo al comisario jubilado para que ayudase a un amigo suyo británico que tenía problemas con la Hacienda española, el magistrado destaca que Villarejo "en ningún momento acepta el encargo, ni se compromete ni siquiera a una mera proyección especulativa".

Comentarios