martes 12.11.2019
SANIDAD

Aumentan los casos de cáncer de orofaringe en mujeres jóvenes asociados al sexo oral

Un congreso celebrado el pasado fin de semana alerta del incremento de este tumor, que en España se asocia a las prácticas sexuales en el 20% de los casos.

El cáncer de orofaringe se asocia a la práctica del sexo oral
El cáncer de orofaringe se asocia a la práctica del sexo oral

Hasta ahora el cáncer de orofaringe se asociaba a prácticas como beber y fumar. Pero este tipo de tumor que afecta a la parte posterior de la boca puede estar asociado también a infecciones de transmisión sexual derivadas de la práctica de sexo oral.

Y precisamente el aumento de este tipo de tumores por prácticas sexuales ha despertado las alarmas en la comunidad médica. Así se desprende de lo ocurrido el pasado fin de semana en el XIV Congreso Anual de la Sociedad Española de Cirugía Bucal, que ha apuntado a un crecimiento del número de mujeres afectadas por esta enfermedad ligada al virus del papiloma humano (VPH), según publica Navarra.com. "Hay una nueva cohorte de mujeres jóvenes, no bebedoras y no fumadoras, que pueden haber contraído el VPH por la exposición a relaciones sexuales orales", ha explicado el doctor Daniel Torres Lagares, profesor de Estomatología de la Universidad de Sevilla.

Tal y como ha precisado, "se sabe que el cáncer de orofaringe por VPH es sustancialmente mayor en mujeres que en hombres". Entre los datos ofrecidos destaca que el 20% de los cánceres de orofaringe está asociado a la infección por VPH, y todo apunta a que va en aumento. En países como EE.UU. y Suecia el virus ya se identifica entre el 70 y el 90% de los casos.

Factores de riesgo

Un estudio publicado en septiembre en la revista Community Dentistry and Oral Epidemiology señala dos factores de riesgo fundamentales: las conductas sexuales como el sexo oral y el número creciente de encuentros sexuales con desconocidos, continúa el mencionado diario.

El VPH hace que las células de algunas zonas de la cavidad bucal se vuelvan anormales, si bien en el 90% de los casos el organismo combate de forma natural la infección, aunque, si persiste, suele tardar años en evolucionar a la formación de una neoplasia.

En opinión del doctor Torres, "las cifras evidencian la necesidad de impulsar acciones encaminadas a la detección temprana de la enfermedad", como la abstinencia de alcohol y tabaco y el uso de preservativos en las relaciones orales, y "promover la autoexploración y las visitas periódicas al dentista".

Por su parte, la doctora Cristiane H. Squarize, profesora de la Universidad de Michigan, ha manifestado que este tipo de afección tiene entidad propia con respecto al resto de cánceres de cabeza y cuello, tanto en el desarrollo del carcinoma como en su pronóstico y en su capacidad de respuesta a la quimioterapia y radioterapia, notablemente mejor.

Comentarios