lunes 21.10.2019
TURISMO

El boom de las casas rurales para estas vacaciones de verano

El turismo en Cantabria creció el pasado año un 15,7%
El turismo en Cantabria creció el pasado año un 15,7%

Sí, es cierto que las vacaciones de verano en la playa suelen ser lo más típico pero es precisamente por esto por el que muchas personas han empezado a barajar otras opciones como una manera de huir de las aglomeraciones y contar, de verdad, con un verano tranquilo y relajado del que volver con energías más que renovadas y aquí los alojamientos rurales tienen mucho que decir. En este caso nos hemos querido centrar en las casas rurales en Cantabria porque sí, ofrecen todo lo que se puede esperar de ellas y además también hay playas, para quienes no se puedan separar mucho de éstas.

El turismo en Cantabria creció el pasado año un 15,7% de acuerdo a los datos facilitados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y esto se debe, fundamentalmente, a la belleza de sus parajes naturales como es el caso de las marismas de Santoña, el valle de Cabuérniga o la playa del Arenal. Una vez elegidas las fechas de las vacaciones lo siguiente suele ser el transporte (algo muy sencillo para quienes residan en España, ya que el camino en coche se puede hacer sin problemas) y, por supuesto, el alojamiento. Una vez más, las viviendas rurales en Cantabria serán las más indicadas. He aquí todas sus ventajas y los motivos por el que cada vez más personas las eligen.

-    El entorno. Parece de lo más obvio pero a veces uno no se da cuenta del cambio que puede suponer el pasar de una ciudad (con su contaminación y sus ruidos) a un entorno natural donde se respira un aire más puro y donde lo primero que se oye al despertar es silencio, si acaso interrumpido por algún animal que ande cerca o el mismo agua, de haber un río cerca. Es una experiencia única que permite una desconexión real con la rutina a la que se suele estar sometido. Además, es perfecto para empezar el día con una excursión y hacer partícipes a todos los miembros de la familia (también a los más pequeños de la casa), aunque sólo sea para dar un paseo por los alrededores.

-    Total privacidad. Aunque hace unos años lo más común a la hora de viajar eran los hoteles y aquello de volver a los pueblos ya no se llevaba lo cierto es que alquilar una casa rural es perfecto cuando lo que se busca es privacidad. Es, de alguna manera, como contar con una casa propia donde más se desea sólo para el periodo en el que se va a dar uso. Y, como tal, también conlleva una serie de ahorros porque allí mismo se pueden llevar a cabo todas las comidas. Esto último, sobretodo cuando se trata de estancias más o menos prolongadas, acabará por marcar una diferencia en el presupuesto final.

-    Turismo activo. Porque ahora las vacaciones no sólo se contemplan para no hacer nada, más bien al contrario, se observa a éstas como un momento en el que poder hacer todas esas cosas para las que no se tiene tiempo y es perfecto para poder seguir manteniéndose en forma ya que los excesos, propios de los momentos de descanso, suelen traer consigo más quebraderos de cabeza que otra cosa.

Comentarios