miércoles 18.09.2019
INCENDIOS

El fuego arrasa 60.908,04 hectáreas hasta el 18 de agosto de 2019, casi cuatro veces más que hace un año

Imagen de incendios | Foto de archivo
Imagen de incendios | Foto de archivo

El fuego ha arrasado un total de 60.908,04 hectáreas de superficie hasta el 18 de agosto, lo que supone más del triple que en el mismo periodo de 2018 y que sitúan ya a 2019 como el quinto peor año del decenio en cuanto a incendios forestales.

Los datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación indican que durante la última semana se han quemado 1.193 hectáreas en 254 fuegos. En cualquier caso, los datos no contemplan en su totalidad el fuego originado el pasado sábado 17 de agosto en el término municipal de Valleseco (Gran Canaria) que, hasta este jueves 22 de agosto, cuando ha logrado ser estabilizado, supera las 12.000 hectáreas calcinadas y miles de evacuados.

De este modo, el fuego de Valleseco cuadriplica al que era el mayor incendio en España en lo que se lleva de año, el de La Torre del Español (con 4.072,24 hectáreas calcinadas), que se inició el pasado 26 de junio a Tarragona y Lérida, e iguala por el momento al fuego de 2005 en Riba de Saélices (Guadalajara), que se cobró la vida de 11 agentes forestales. Además, como explicó esta semana a Europa Press el técnico helitransportado y responsable de extinción del sector Yankee, Javier Blanco, el fuego en la isla podría tardar al menos un mes en ser declarado totalmente extinguido mientras que la recuperación completa de la vasta extensión afectada, desde Valleseco hasta el Parque Natural de Tamadaba, podría prolongarse "al menos 20 años" una vez que logre ser controlado y extinguido por completo, según añadió el decano del Colegio de Ingenieros de Montes, Eduardo Rojas Briales. Asimismo, este incendio ha quemando áreas que ya fueron afectadas por anteriores fuegos, algunos de ellos históricos, en municipios como Tejeda, Mogán o San Bartolomé de Tirajana, que tienen el deshonor de haber albergado los peores incendios históricos en el archipiélago. Por ello, desde Greenpeace lamentan este incendio, que se ha convertido ya en "el peor" del año, pero además pide se depuren responsabilidades, se actúe urgentemente para combatir la emergencia provocada por el cambio climático y se implanten de una vez o mejoren los planes de prevención de incendios. El responsable de la campaña de bosques de Greenpeace, Miguel Ángel Soto, ha reflexionado en declaraciones a Europa Press que este incendio, uno de los peores de los últimos años en España, es "un aviso de la crisis climática".

En este sentido, 2019 avanza posiciones y se ha colocado como el quinto peor año de los últimos diez en materia de incendios, por detrás de 2012, cuando se quemaron 168.709,11 hectáreas; 2009, con 101.586,56 hectáreas; 2017, 80.522,84 hectáreas y 2015, con 70.747,35 hectáreas afectadas hasta el 18 de agosto. En cualquier caso, la cifra quemada este año es mínimamente inferior a la media del decenio, que a estas alturas del ejercicio se sitúa en 62.487,24 hectáreas arrasadas.

Por número de incendios, por el contrario, la cifra de este año (8.572 fuegos) es superior a los 8.318 de media, pero duplica los 4.421 siniestros del mismo plazo de 2018. De estos, 5.574 fueron conatos, ya que afectaron a menos de una hectárea; 2.998 fueron incendios y de ellos, 13 superaron la barrera de las 500 hectáreas y pasan a engrosar la categoría de grandes incendios forestales (GIF), frente a los 3 GIF del año pasado.

En cuanto al tipo de vegetación, de las 57.697 hectáreas quemadas, 18.137,96 hectáreas eran superficie arbolada y más de la mitad, 34.473,40 hectáreas, eran de matorral y monte abierto; mientras que 8.296,68 hectáreas eran pastos y dehesas.

En total, el fuego ha afectado al 0,219% de la superficie nacional, lo que evidencia el claro repunte respecto al mismo periodo de 2018, cuando las llamas alcanzaron al 0,060 por ciento del total.

 CANARIAS

De estos, el 43,34% de los incendios se produjeron en el noroeste, el 39,57% en las comunidades interiores; el 16,62% en el Mediterráneo y el 0,48%, en Canarias. En concreto, el 33,22% de la superficie arbolada quemada ardió en el noroeste; el 28,04% en el Mediterráneo; el 38,67% en las comunidades interiores y el 0,06% en Canarias.

Por último, los datos del Ministerio destacan que poco más de la mitad del total, el 50,44% se quemó en el noroeste; el 34,02 % en las comunidades interiores; el 15,36% en el Mediterráneo y el 0,18% en Canarias.

Precisamente, Canarias no fue la comunidad autónoma con mayor número de Grandes Incendios Forestales (GIF) --aquellos en los que arden más de 500 hectáreas-- entre 2016 y 2015, sino que ese puesto lo ocupan Galicia y Castilla y León, con 69 y 50 GIF respectivamente. Sin embargo, en Canarias, el 96,25% de los fuegos que se produjo fueron grandes fuegos.

Comentarios