Sábado 22.09.2018
VIVIENDA

El Estado suprime la ayuda de 200 euros para los jubilados que tengan una vivienda en propiedad

El Gobierno no destina ayudas a jubilados con una vivienda en propiedad
El Gobierno no destina ayudas a jubilados con una vivienda en propiedad

El Gobierno de España ha suprimido la ayuda de 200 euros que el Plan de Vivienda 2018-2021 pretendía dirigir a mayores con problemas económicos para hacer frente al pago de suministros básicos y otros gastos asociados a la vivienda, como mantenimiento y comunidad. La medida aparecía en el borrador presentado en 2017, pero finalmente no ha entrado en el texto aprobado el viernes pasado por el Consejo de Ministros y publicado el sábado en el BOE.

La supresión de esta ayuda deja fuera del nuevo Plan a todos los mayores que tengan una vivienda en propiedad. El borrador anterior destinaba dicha ayuda a aquellas personas con más de 65 años que no tuvieran rentas mayores de 22.558 euros al año y con un patrimonio menor a 100.000 euros. Ahora, sólo aquellos que estén en régimen de alquiler y cumplan las citadas condiciones podrán beneficiarse del Plan, que les cubrirá hasta un 50% del precio del alquiler siempre que no sea superior a 600 euros mensuales, salvo algunas excepciones.

FACUA-Consumidores en Acción ha rechazado esta decisión de no incluir esta ayuda, a la que se suma que el Gobierno sigue sin intervenir en el sector energético para frenar las excesivas tarifas que impone a los suministros básicos de luz y agua, menguando aún más la capacidad adquisitiva de los pensionistas.

Ante esto, FACUA critica la falta de empatía del Gobierno con un sector de la población que en muchos casos ha soportado lo peor de la crisis económica y se ha convertido en el sustento de muchas familias. Considera esta acción como un nuevo golpe hacia los mayores con problemas económicos, que se suma a unas pensiones claramente insuficientes y a los ataques de miembros de organismos públicos como el gobernador del Banco de España, que aseguraba que un alto porcentaje de jubilados tienen una vivienda en propiedad y que esto minimiza el problema de las bajas pensiones.

El pasado viernes, FACUA ya indicó que el Plan de Vivienda 2018-2021 es una cínica tomadura de pelo, con un acceso demasiado restringido y que no entra en reformas profundas que frenen la especulación y los abusos hipotecarios.