sábado 11.07.2020
laboral

La huelga oculta de estibadores obliga a desviar barcos del Puerto de Valencia

Ritmos de trabajo lentos en los muelles de Valencia, Alicante y Cádiz están generando reducciones en la productividad que pueden alcanzar el 30%, todo ello mientras el Consejo de Ministros aprueba la reforma del sector sin un acuerdo con los trabajadores.

Los estibadores realizan una huelga encubierta en el Puerto de Valencia
Los estibadores realizan una huelga encubierta en el Puerto de Valencia

El puerto más importante de España es el de Valencia. Tanto es así que seis de cada diez contenedores llegan a nuestro país a través de sus muelles. Su importancia radica también en el hecho de que suministra a Madrid, entre otras cosas porque es el más cercano. Y por todo ello posiblemente los estibadores han redoblado esfuerzos en su lucha contra la reforma del sector que se aprobaba este viernes en Consejo de Ministros sin alcanzar un acuerdo con los afectados, que mantienen su huelga de tres semanas a partir del 6 de marzo.

Eso no quiere decir que no se estén llevando a cabo acciones para retrasar lo máximo posible la actividad. Eso es lo que han confirmado a El Confidencial empresas de transporte y fuentes portuarias, que denuncian que desde el pasado jueves los retrasos y la caída de la productividad en el Puerto de Valencia se han incrementado considerablemente.

Dichas fuentes defienden que los estibadores llevan marchas lentas en su labor diaria, lo que ha provocado una reducción de la productividad cercana en algunos casos al 30%, algo que según denuncian ha sido una iniciativa de Coordinadora de Trabajadores del Mar.

En este sentido, y según el citado medio, la Asociación Nacional de Empresas Estibadoras y Consignatarias de Buques (Anesco) ha denunciado que los trabajadores están llevando a cabo "huelgas encubiertas selectivas ilegales" a través de la implantación de "bajos ritmos coordinados", "especialmente en los puertos de Valencia, Alicante y Cádiz, que generan una reducción de la productividad del 23%".

Los efectos de estas supuestas “huelgas encubiertas” se están notando en el Puerto de Valencia. Una docena de barcos han tenido que desviar sus rutas y descargar en los muelles de Sines, Giogatauro o Barcelona, lo que conlleva, consecuentemente, pérdidas para las compañías. Pero los retrasos no se producen únicamente en la carga y la descarga. La gestión de la entrada de los barcos también se ha duplicado en tiempo.