lunes 21.10.2019
SUCESOS

El nuevo y mortal juego de moda entre los jóvenes: ‘La ballena azul’

La Policía investiga el último reto viral entre los adolescentes, que consiste en superar pruebas cada vez más peligrosas. El último nivel 'obliga' a quitarse la vida.

La Policía ha alertado de la última moda entre los jóvenes que, por ahora, solo se ha registrado entre adolescentes de Rusia. Un juego de varios niveles que aumentan la dificultad hasta, literalmente, inducir al suicidio. Se trata de ‘La ballena azul’, y ha despertado todas las alarmas tras los recientes casos de dos jóvenes de 15 y 16 años que han fallecido.

El juego se ha vuelto viral en poco tiempo al proponer diferentes pruebas que, a medida que se sube de nivel, son cada vez más siniestras. Según se avanza en los niveles del juego, promovido en la web rusa Vkontakte, la dificultad va creciendo, pero también el riesgo. Según la Policía, estas pruebas pueden ser inofensivas, como ver películas de terror todo el día, o dañinas, como autolesionarse. Incluso se llega a “obligar” a saltar desde grandes alturas al vacío (uno de los últimos niveles) o permanecer despierto durante largos periodos de tiempo.

Una de las pruebas más espeluznantes es la de grabarse con un cuchillo en la piel el dibujo de una ballena, representando al juego. Todas las pruebas tienen como único objetivo llegar al último nivel, el 50, en el que el jugador tiene que suicidarse, según cuenta The Siberian Times.

La investigación ha comenzado tras el fallecimiento de Yulia Konstantinova y Veronika Volkova, de 15 y 16 años respectivamente. La proximidad de las fechas de sus fallecimientos y las circunstancias en las que ocurrieron, ambas saltando desde el tejado de un edificio de 14 plantas, llevaron a las autoridades a investigar lo ocurrido.

Los suicidios de Yulia y Veronika han echado luz a las investigaciones. La primera publicó un mensaje en Instagram en el que decía 'fin' junto a la fotografía de una ballena azul. Algo que ha permitido practicar las primeras detenciones. De todos modos, las cifras alarman, la Policía cree que al menos 130 jóvenes se han quitado la vida con el macabro reto y, lejos de desaparecer, se teme que la práctica vaya a más.