sábado 30.05.2020
laboral

Los funcionarios del País Vasco tendrán 18 semanas de permiso por paternidad

Los permisos serán 100% remunerados e intransferibles
Los permisos serán 100% remunerados e intransferibles

El portavoz del Gobierno Vasco y consejero de Gobernanza Pública y Autogobierno, Josu Erkoreka, ha anunciado este viernes que la futura Ley de Empleo Público Vasco equiparará, por primera vez en un texto normativo, la duración de los permisos por parentalidad entre las dos personas que integran la pareja, con unos permisos que serán 100% remunerados e intransferibles.

Erkoreka ha realizado este anuncio en el pleno de control al Gobierno Vasco que se ha celebrado celebrando en el Parlamento en respuesta a una pregunta de la parlamentaria jeltzale Estíbaliz Larrauri sobre los permisos parentales que incorpora el anteproyecto de Ley de Empleo Público vasco que se encuentra, en estos momentos, en fase de negociación con las centrales sindicales.

El consejero ha destacado que se trata de una decisión "pionera" en el marco legal comparado que regula los permisos parentales del personal funcionario. Con esta medida, el Gobierno Vasco persigue favorecer la conciliación de las personas que trabajan en la Administración Pública Vasca y "dar un salto cualitativo" en materia de igualdad plena de mujeres y hombres.

Asimismo, cree que esta medida va a contribuir a corregir el desequilibrio que supone el reparto desigual de tareas de cuidado de hijos e hijas entre hombres y mujeres, ya que en la actualidad el 96% de los permisos parentales los cogen las mujeres y el cuidado de los niños es asumido en un 90% por las mujeres.

IGUALES E INSTRANSFERIBLES

En estos momentos, estos permisos, regulados por decreto, son de un mínimo de 18 semanas ininterrumpidas desde el parto, adopción, acogimiento o subrogación, y cuatro semanas por "paternidad", que sí son transferibles a la otra persona de la pareja.

La propuesta que hace el Gobierno Vasco en la Ley de Empleo Público Vasco es equiparar la duración de los permisos por parentalidad de las dos personas que integran la pareja, independientemente de su sexo. Serán permisos 100% remunerados y, además, intransferibles porque su objetivo es promover la igualdad y que los hombres puedan corresponsabilizarse del trabajo doméstico.

"Está demostrado que la implicación de los hombres en el cuidado de hijos e hijas es un elemento clave para el empoderamiento de las mujeres para su desarrollo y bienestar, para el fomento de la natalidad y para el bienestar emocional de los propios hombres, además de ser un elemento clave en la prevención de la violencia de género", ha indicado.