jueves 29/10/20
TRIBUNALES

Piden 7 años de cárcel para un hombre que contactaba con niños por redes sociales para que mantuvieran sexo delante de él

Según la Fiscalía, el acusado propuso a niños de entre 11 y 14 años ver películas porno y masturbarse.

Un vecino de Bilbao será jugado este jueves 27 de abril en Pamplona acusado de cinco delitos contra la libertad e intimidad sexuales al contactar a través de Instagram y Whatsapp con cuatro niños de entre 11 y 14 años de diferentes localidades de norte de Navarra.

El Ministerio público solicita para el acusado 7 años de prisión y una orden de alejamiento hacia cada uno de los menores por un periodo de 2 años, extendiéndola un año más para una de las víctimas, según publica Navarra.com.

Los hechos por los que se le acusa tuvieron lugar a finales del año 2015, según el escrito fiscal, cuando el acusado invitó a través de Instagram a un niño de 11 años navarro a formar parte de un grupo sobre coches. Para formar parte del grupo le pidió su número de móvil para inscribirle.

Una vez tuvo su móvil, el acusado comenzó a escribir al menor preguntándole su edad y dónde vivía entre otras cuestiones además le pidió que le enviase una foto para ver cómo era.

Tras estas preguntas comenzó a hacerle otras de tipo sexual, sobre si se masturbaba e incluso le preguntó en repetidas ocasiones si le podía mandar una foto de su pene. El niño le dijo que no. Días más tarde el acusado volvió a enviar un Whatsapp al menor. Le dijo que tenía un coche tuneado y que si quería que le fuese a buscar para dar unas vueltas.

El sábado siguiente el acusado fue a buscar al niño y lo llevó a dar unas vueltas por el valle de Sakana. Una vez en el coche el hombre volvió a sacar el tema de masturbarse. Le preguntó si quería ver una película porno "que tenía muchas" y el menor le contestó que no. Acto seguido el acusado puso la mano sobre el muslo del menor y le dijo: " Así que no te quieres hacer pajas conmigo".

Ante la negativa del menor, el hombre volvió dejarlo en su casa aunque volvió a proponerle "en muchas ocasiones" a través de Whatsapp tanto ver las películas porno como "ir a hacerse pajas". 

Tres menores más

El menor de 11 años introdujo en el grupo de Whatsapp del pueblo al acusado que encontró allí los contactos de otros tantos menores para ofrecerles dar vueltas con su coche del que solía mandar fotos al grupo. Mediante el gancho del coche consiguió tener acceso a otros tres menores. A estos también les sugirió masturbarse delante de él o ver películas porno llamándoles "hermano", "hermanito" o "tato". Ninguno de ellos superaba los 14 años.

A uno de ellos le llegó a proponer ir a una casa que el acusado tenía en La Rioja "para ver porno". El menor le dijo que no le interesaba y que se iba a dormir, a lo que el acusado le dijo que se hiciese una paja y le hablara después.