domingo 15.12.2019
ESPAñA

Piden cese del embajador de España en Bélgica por absentismo y acoso

El Sindicato Independiente del Servicio Exterior (Sisex) ha pedido al Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación el cese cautelar del embajador de España en Bélgica por su absentismo y prácticas que pueden ser constitutivas de acoso laboral.

El embajador Ignacio Matellanes
El embajador Ignacio Matellanes

El Sindicato Independiente del Servicio Exterior (Sisex) ha pedido al Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación el cese cautelar del embajador de España en Bélgica por su absentismo y prácticas que pueden ser constitutivas de acoso laboral.

La petición se produce después de que una inspección interna a la Embajada de España en Bélgica alertara al Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación sobre "anomalías muy graves" en el funcionamiento de la misión, entre las que destaca el "absentismo" del embajador, Ignacio Matellanes, y su abuso de autoridad "a través del miedo, la amenaza y el enfrentamiento".

Ante este informe, el Sisex ha pedido en un comunicado interno al ministro José Manuel García-Margallo que cese "de manera cautelar" al embajador Matellanes y ordene la apertura del correspondiente expediente informativo para comprobar la veracidad de las "graves acusaciones formuladas contra el embajador" y, en su caso, "imponer las sanciones pertinentes".

El sindicato se ha mostrado sorprendido de que "la agilidad tantas veces demostrada por la Dirección General del Servicio Exterior a la hora de cesar sin ningún procedimiento previo a los funcionarios de nivel medio y bajo no haya sido todavía puesta en evidencia después de una inspección que ha arrojado resultados de tanta gravedad".

Denuncias del personal

El departamento que dirige en funciones José Manuel García-Margallo decidió llevar a cabo una inspección extraordinaria a la Embajada los días 9 a 11 de marzo pasados, tras las denuncias de personal de la Embajada, y ante los indicios de que algo grave pudiera estar sucediendo en la misión diplomática belga.

No parece cumplir las funciones que le son propias como representación diplomática ante las autoridades belgas

Tras las diversas entrevistas que la inspectora general mantuvo con el personal de la misión, elaboró un informe para el subsecretario del Ministerio, Cristóbal González-Aller, en el que alerta de "un conjunto de disfuncionalidades y anomalías muy graves".

En el documento, la inspectora sostiene que la Embajada "no parece cumplir las funciones que le son propias" como representación diplomática ante las autoridades belgas, situación "atribuible", dice, "al modo de gestión" del embajador Matellanes.

La gestión diaria de la Embajada está "paralizada y desactivada por el absentismo y la negativa a actuar del jefe de misión, el vaciamiento de competencias del personal diplomático, el aislamiento de la Embajada de los consejeros sectoriales y la total ausencia de coordinación interna".

El informe continúa llamando la atención sobre el clima de desconfianza que impera en la Embajada, donde hay "falta de comunicación" y se palpa la tensión "por el ejercicio de la autoridad por parte del jefe de misión a través del miedo, la amenaza y el enfrentamiento", lo que se ha visto reflejado en un "nivel inusualmente alto de bajas médicas por depresión".

La inspectora recuerda en su informe que, conforme al Protocolo de actuación frente al acoso laboral en la Administración General del Estado constituye acoso laboral "la exposición a conductas de violencia psicológica intensa, dirigidas de forma reiterada, metódica y prolongada en el tiempo hacia una o más personas, actuando desde una posición de poder, con el propósito y el efecto de crear un entorno hostil y humillante que perturbe la vida laboral y personal de la víctima".

El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación ha señalado a través de una portavoz que "los informes de la Inspección General de Servicios son confidenciales" y ha declinado hacer cualquier otro comentario.

Comentarios